Formación para un nuevo modelo productivo

CC.OO organiza unas jornadas para debatir sobre las fórmulas para mejorar la cualificación de los trabajadores y los jóvenes con escasa preparación

El cambio de modelo productivo que necesita España para salir de la actual crisis económica pasa por una Formación Profesional “potente, sólida, social y académicamente prestigiada”, y con una oferta suficiente de especialidades vinculadas al mercado laboral, según se ha puesto de manifiesto en unas jornadas organizadas recientemente por CC.OO. También habrá que fomentar la cualificación a lo largo de la vida de los trabajadores y de los sectores sociales más desfavorecidos, como jóvenes con escasa preparación, inmigrantes y parados.

José Campos (en
el centro de la imagen), ha manifestado que tenemos que atender a los trabajadores con menor
cualificación y atajar el elevado índice de
abandono escolar.

Madrid. G. A.
La Federación de Enseñanza de CC.OO ha organizado unas Jornadas sobre “la Formación  Profesional, el modelo productivo y el profesorado”,  que han reunido en Madrid a reconocidos expertos para debatir sobre el modelo más adecuado para mejorar la calidad de este nivel educativo, garantizar una oferta suficiente de especialidades y vincularlas con el mercado laboral. Porque, según han manifestado el secretario general de esta organización, José Campos, “estamos convencidos de que en el actual contexto de crisis económica, el cambio de modelo productivo en España pasa forzosamente por una FP potente y con una oferta actualizada de ciclos formativos de grado medio y superior, que responda a las necesidades de un sistema productivo renovado y tecnológicamente innovador”.
También ha recordado que todos los informes internacionales vinculan la crisis económica en España con unas tasas elevadas de desempleo, “que probablemente aumentarán en los próximos meses”. Por ello, cree que es prioritario incrementar la cualificación de los trabajadores y promover “una Formación Profesional sólida y social y académicamente prestigiada”. Porque, según sus palabras, “la FP supone, ahora más que nunca, gran parte del presente y del futuro de nuestro país, y debe constituir una parte primordial de una necesaria nueva estructura productiva fundamentada en el capital humano, que incluye especialmente los asalariados y ha de acoger a los segmentos sociales menos favorecidos, como jóvenes de escasa formación e inmigrantes”.

Nuevas exigencias

Estas Jornadas han comenzado con una conferencia de la catedrática y ex decana de  la Facultad de Formación del Profesorado de Barcelona, Gema Tribó, sobre la importancia y conveniencia de una formación didáctica para los profesores, que actualmente se  materializa en un Master de Secundaria que se está impartiendo por primera vez este curso. Posteriormente, el técnico de la patronal CEOE Juan Menéndez-Valdés, se ha referido a la demanda de Formación Profesional por parte de las empresas ante el cambio de modelo productivo, debido a factores como “la globalización, la influencia  de la tecnología, el envejecimiento de la población y la transformación de la economía”. En ese marco, considera que “el desafío para las empresas es la flexibilidad y para los trabajadores la empleabilidad” y, por ello, “se necesitará más cualificación para atender a la polivalencia y las nuevas exigencias”.
El director general de Formación Profesional del Ministerio de Educación, Miguel Soler, ha impartido la tercera conferencia, sobre “la reforma prevista de la FP, el anteproyecto de  la Ley de Economía Sostenible y sus implicaciones en el profesorado”, y ha advertido que el gran reto para la presente década será pasar del 60% de la población activa al 85% por necesidades del país y de los jóvenes, en un mundo donde el cambio va a ser constante y acelerado”. Ha aceptado la posibilidad de instaurar itinerarios en 4º de la ESO como curso de iniciación al Bachillerato o la FP de Grado Medio, pero evitando que se produzcan “desigualdades sociales”, y se ha referido a la necesidad de acreditar las competencias básicas adquiridas a los que abandonan el sistema educativo sin obtener ningún título.
Además, se han celebrado tres mesas redondas en las que diversos expertos han abordado temas referidos al papel de los docentes ante los cambios que está experimentando la sociedad y el sistema educativo, o sobre la organización y gestión de los recursos humanos y materiales en los centros, la formación del profesor de FP y su perfil, los nuevos modelos organizativos en este nivel y las funciones y responsabilidades nuevas para su profesorado. Y también sobre el funcionamiento de los Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI).

Reto formativo

El máximo responsable de enseñanza de CC.OO ha clausurado estas jornadas, advirtiendo que “en Europa diversos estudios apuntan a que en sólo diez años la mitad de todos los empleos requerirán, al menos, una formación secundaria postobligatoria, fundamentalmente de FP, lo que supondrá el final del trabajo de baja cualificación”. Ha advertido que “tenemos un serio reto formativo”: atender a los trabajadores con niveles más bajos de la cualificación, y atajar “nuestro elevado índice de abandono escolar”, elementos ambos que considera esenciales para hacer posible una “economía sostenible más estable”. Y ha afirmado categóricamente que las actuales cifras de desempleo juvenil que se registran en España “son especialmente inasumibles”.
Por eso, CC.OO comparte el criterio de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) al establecer cinco “prioridades esenciales” en el aprendizaje a lo largo de la vida y en la FP: igualdad en el acceso a la formación; reconocimiento y validación de las aptitudes y competencias, “sea cual sea la forma de aprendizaje”, y su reconocimiento en la empresa; financiación de la formación y responsabilidad de dichas empresas en la misma; anticipación a las necesidades futuras en materia de competencias; y participación de los interlocutores sociales.  Y todo ello con “una mayor financiación, más recursos y medios, mayores incentivos a la docencia, y más adecuación de la educación y la formación al sistema productivo”.

Planes de choque

En consecuencia, este sindicato defiende la potenciación de los Programas de Cualificación Profesional, la diversificación de la oferta de ciclos de Grado Medio, y la adaptación de los certificados de profesionalidad, junto a los títulos de la FP reglada, al Sistema Nacional de las Cualificaciones. Además, reclama una red pública de centros integrados de FP, el “reconocimiento de la cualificación y la formación en la negociación colectiva”, y que se favorezca la formación de los trabajadores con más dificultades para encontrar empleo.
Finalmente, José Campos ha manifestado que ampliar y mejorar la oferta de FP supone contemplar planes de choque para los jóvenes que abandonaron  el sistema educativo y ahora están en paro, “estableciendo mecanismos para su acceso a los ciclos formativos de grado medio”. Y también ofrecer “planes de actuación urgentes” para los trabajadores en situación de desempleo, diversificar la oferta y adaptar los horarios de los planes dirigidos a la población trabajadora, ampliar la oferta de PCPIs, favorecer la actualización permanente del profesorado de FP, desarrollar la formación en el ámbito productivo e incentivar el uso de los contratos formativos. Porque “la educación y la formación de calidad son claves del futuro de esa sociedad próspera, libre y cohesionada que queremos”.

 

arriba