Francisco José Ortín, profesor de Psicología de la Actividad Física y el Deporte

“Hacer deporte es una maravillosa forma de madurar”

Madrid. D. PEREZ SANZ
¿Qué pretende con el libro Los padres y el deporte de sus hijos?
El objetivo de este libro es transmitir a padres y madres la importancia de su papel en el deporte

“Es esencial que los adultos transmitamos a los más jóvenes la importancia de un paseo,
del contacto físico, la comunicación,
y en de los numerosos beneficios de la actividad física”

“Estas actividades no solo enseñan el valor del esfuerzo sino que la recompensa no siempre es inmediata”

“Cuanto más orientado esté el deporte hacia el disfrute, menos abandono tendremos y sobre todo menos frustración


Francisco José Ortín es profesor de Psicología y director de la Unidad de Psicología del Deporte de la Universidad de Murcia. Recientemente ha publicado el libro Los padres y el deporte de sus hijos (Pirámide), una guía en la que sostiene que las familias, con una buena comunicación y asesoramiento adecuado, pueden ayudar a sus hijos para crear en ellos hábitos saludables como la práctica de actividades físicas. Es un texto que pretende que los padres orienten y al mismo tiempo comprenden a sus hijos como deportistas, que entiendan sus inquietudes, esfuerzos y motivaciones.

de los jóvenes, desde un punto de vista positivo, pues el deporte es una herramienta no solo para la salud sino también para establecer una óptima relación entre los miembros de una familia.

¿Qué mensaje quiere enviar a las familias?
El mensaje fundamental es la importancia de llevar a cabo una autoevaluación para, desde ésta, poder mejorar en aquellas cuestiones que consideremos más deficitarias. Nuestras actuaciones en el deporte infantil se pueden planificar de alguna manera, pero para esto debemos conocernos bien como padres/madres en el contexto de la actividad física y el deporte.

¿Por qué se ha descuidado la práctica deportiva y la actividad física de los niños en los últimos años?
Vivimos en una sociedad donde casi todo lo nuevo, fundamentalmente lo tecnológico, se realiza acompañado de un tremendo sedentarismo. Es esencial que los adultos, junto con estos avances, transmitamos a los más jóvenes la importancia de un paseo, del contacto físico, la comunicación, y en definitiva de los numerosos beneficios del deporte.

¿Qué tipo de valores ayuda a desarrollar la educación deportiva entre niños y adolescentes? ¿Es un buen punto de partida para educar en el esfuerzo?
El deporte bien estructurado enseña que para conseguir una meta, hay que recorrer un camino. Pero en mi opinión, lo que debemos enseñar es a disfrutar del propio camino, es decir, del aprendizaje y de las relaciones. La actividad física no solo enseña el valor del esfuerzo sino que la recompensa no siempre es inmediata, la cooperación, la existencia de éxitos y caídas…la vida.

¿Cuáles son las aportaciones o las aplicaciones de la psicología al deporte? ¿Cómo influye el deporte en aspectos como la sociabilidad?
El buen funcionamiento psicológico del deportista es clave tanto para su rendimiento como para conseguir objetivos relacionados con la salud o el aprendizaje. En este sentido, la psicología aporta herramientas para la evaluación y sobre todo estrategias y técnicas para la mejora de las variables más importantes como la motivación, el control de la activación, la concentración etc. Los psicólogos del deporte utilizamos continuamente la expresión “entrenamiento psicológico” pues para mejorar algo, como en las otras parcelas del deporte (técnica, física, etc.) hay que entrenarlo.
La práctica deportiva sin duda influye de manera directa en la sociabilidad de las personas, y no solo en los deportes de equipo. En cualquier escuela, los niños y niñas comparten ilusiones, objetivos, inquietudes, sueños, etc. Hacer deporte, insisto de manera bien estructurada y con profesionales adecuados, es una maravillosa forma de madurar.

¿Cómo lograr el equilibrio entre una práctica deportiva adecuada y una sana competencia?
Ciertamente, la línea entre ambas cuestiones es muy delgada y por tanto muy fácil de romper. Debemos enseñar que se pueden conseguir objetivos de manera limpia, con respeto a los demás e incluso aprendiendo de los rivales. Pero para que esto ocurra, los adultos tenemos que dar ejemplo y en ocasiones es complicado. Nos gusta que nuestro pequeño gane y sea el mejor, y puede ser entendible, pero no debemos descuidar nunca a la persona, su estado de ánimo, sus emociones. Pocas veces se pregunta al deportista ¿Cómo estás?, pero escucha muchas veces ¿has ganado? ¿qué tiempo has marcado?, ¿irás al campeonato?.

¿Por qué muchos adolescentes y jóvenes dejan de practicar deporte? ¿Cuáles son las causas?
El abandono deportivo responde a diferentes cuestiones. Unas veces es por desmotivación al no conseguir objetivos, otras por incompatibilidad con estudios al alcanzar determinado nivel… Lo más importante es que la persona siga cerca de la práctica deportiva, aunque sea disminuyendo su nivel, o cambiando de deporte.
También es cierto que hay que ser cauteloso a la hora de valorar los estudios sobre abandono, pues en ocasiones la persona deja la práctica durante un tiempo, o cambia de deporte y lo leemos como abandono. Cuanto más orientado esté el deporte hacia el disfrute, menos abandono tendremos y sobre todo menos frustración. Esto no quiere decir que la competición sea siempre insana, pero sin duda hay que saber gestionar la adversidad y los adultos podemos transmitir los valores necesarios para que esto sirva a los más jóvenes.

 

arriba