Nuevo manifiesto a favor de la escuela pública

Organizaciones de carácter laico piden que el futuro pacto incluya a todos los estamentos de la comunidad educativa

Diversas organizaciones educativas de carácter laico han suscrito una declaración en favor de la escuela pública, y han pedido que de cara al futuro pacto se tenga en cuenta a todos los estamentos de la comunidad escolar. Creen que hasta ahora el Ministerio sólo está negociando realmente con el PP, y sólo ha recogido en su documento las propuestas de la derecha, lo que podría derivar en una contrarreforma que relegue a los centros públicos a un papel subsidiario para favorecer a los concertados.

Los representantes de los MRPs, IU, CEAPA, STES-i, El y SE creen que el si Ministerio sólo admite las propuestas del PP no podría hablarse de pacto social y político por la educación. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. ARIANES
La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), la Confederación de Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanza-intersindical (STES-i), Izquierda Unida (IU), el Sindicato de Estudiantes (SE), la Confederación de Movimientos de Renovación Pedagógica (MRPs) y Europa Laica (EL), encabezan a una serie de instituciones del ámbito educativo que han redactado una declaración conjunta ante el documento “Propuestas para un Pacto Social y Político por la Educación”, elaborado por el Ministerio. Antes de nada, han reiterado su compromiso “por una escuela pública, laica, gratuita, democrática y de calidad”, y han recordado que “en el contexto de grave crisis económica que vivimos, se contempla la educación y la formación de las personas a lo largo de la vida como un importante factor estratégico para hacer frente a la recesión económica”.
Pedro Rascón (presidente de CEAPA), Callos Sanz (STES-i), Loles Dolz (IU), Tohil Delgado (SE), Julio Rogero (MRPs) y Fermín Rodríguez (EL),  han informado sobre esta iniciativa en rueda de prensa, y han reconocido que ante tal situación “no es de extrañar que la posibilidad de un acuerdo que intente dar estabilidad al sistema educativo, y buscar soluciones a los problemas de la educación en España, haya suscitado simpatías en amplios sectores sociales”. Pero también han advertido  que tanto el documento ministerial como “algunas de las propuestas realizadas desde otros ámbitos políticos y sociales, dibujan un escenario regresivo para el futuro de la escuela pública”.

Ataque

En concreto, han denunciado que el documento del Ministerio “propone la equiparación de la escuela privada concertada con la de titularidad pública, incorporando los centros concertados, mayoritariamente confesionales, a un único servicio Público de Enseñanza”. Por ello, consideran que el Departamento “renuncia a garantizar, para el conjunto de la ciudadanía, el derecho universal a la educación en condiciones de igualdad, a la pluralidad ideológica, a la inclusión y la calidad con equidad, lo que representa un fuerte ataque al modelo de escuela pública, que con tantos esfuerzos hemos ido construyendo en la última etapa democrática de nuestro país”.
También advierten que los actuales problemas del sistema educativo “tampoco se abordan adecuadamente” con propuestas de “itinerarios segregadores”, con la reducción de una “escolaridad obligatoria básicamente común”, ni con “apelaciones a la autoridad del profesorado, que simplifican los problemas de convivencia en los centros, al tiempo que los enmascaran”. Los responsables de estas organizaciones creen que hasta ahora el Ministerio sólo está negociando realmente con el Partido Popular, y únicamente ha recogido algunos de sus planteamientos, lo que supone un “peligro de regresión y privatización de la escuela pública, renunciando a conquistas democráticas logradas durante los últimos años y asumidas por la práctica totalidad de la comunidad educativa”.

Contrareforma

Por ello, insisten en que aunque el ministro Ángel Gabilondo habla de un pacto “social y político” por la educación, hasta ahora sólo se está promoviendo un acuerdo entre los dos partidos mayoritarios, excluyendo a los demás grupos del arco parlamentario y a los representantes de la comunidad educativa. En su opinión, todo ello podría originar un convenio con “la derecha que representa el PP”, y derivar en “una contrarreforma que relegue a la escuela pública a un papel subsidiario, privatizando el sistema educativo para favorecer a los colegios concertados, y olvidando que sólo la escuela pública garantiza el derecho de todos a una enseñanza en condiciones de igualdad”.
En consecuencia, estas organizaciones se ratifican en su defensa de una escuela pública y laica, vertebradora del sistema educativo, “que respete la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión”; una escuela de calidad “que reconozca y respete la diversidad como un hecho enriquecedor”; y una escuela inclusiva “para todos”. Y también una escuela pública igualitaria “en la que todos se reconozcan mutuamente como iguales en dignidad, derechos y deberes”; una escuela gratuita “que cuente con todos los medios necesarios” para que los ciudadanos puedan seguir aprendiendo durante toda la vida; y una escuela democrática “que utiliza el diálogo y la negociación para resolver los problemas o conflictos que puedan surgir”.

 

arriba