Sin Educación no hay futuro

El Ministerio y las principales patronales y sindicatos a nivel estatal constituyen
una “Mesa de Diálogo Social” sobre enseñanza

El Ministerio de Educación ha constituido una mesa de negociación con las patronales CEOE y CEPYME, y con los sindicatos CC OO y UGT, para tratar sobre políticas educativas de carácter general, y buscar nuevas fórmulas de formación ligadas a la productividad y el empleo. El ministro Ángel Gabilondo ha manifestado que el futuro de este país pasa por la educación, que “tiene que estar en el corazón mismo de la economía, mientras que los sindicatos han pedido “un sistema educativo público de interés social”, y que el gasto en enseñanza llegue al 7% del PIB.

El ministro Ángel Gabilondo ha iniciado formalmente las reuniones con los representantes
de la CEOE, CEPYME, CC OO y UGT, recordando que “sin una formación cualificada difícilmente
se podrá acceder al mercado laboral”.

(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. ARIANES
El Ministerio de Educación ha constituido una Mesa de Diálogo Social sobre temas educativos con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME) y las confederaciones sindicales de CC OO y de UGT. El propio ministro Ángel Gabilondo se reunió por primera vez el pasado 22 de enero con los máximos dirigentes de esas patronales, José María Lacasa y José Manuel Vilar, respectivamente, y con los secretarios generales de los mencionados citados, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, estos últimos acompañados por los responsables de sus respectivas federaciones de Enseñanza, José Campos y Carlos López Cortiñas.
Antes de comenzar esta primera reunión formal de la nueva mesa, el ministro manifestaba que “el hecho de que estemos juntos significa que estamos dispuestos a trabajar oyendo la demanda de la sociedad, que está expresada también en una convocatoria general de diálogo social a todos los niveles, que tiene en cuenta el modo de abordar el empleo, la formación, la competitividad y su vinculación con la productividad”. También recordaba que su Departamento ya estaba trabajando en distintos foros que tienen que ver con la Formación Profesional (reglada y para el empleo), y ha creído que “era necesario constituir una mesa que tuviera que ver con políticas educativas de carácter general”.

Negociaciones paralelas

Ángel Gabilondo ha recordado que “estamos trabajando en una dimensión política con todos los partidos del ámbito parlamentario, y tenemos también otra mesa con una dimensión más territorial, en la que participan todas las comunidades autónomas”. Y ha añadido que, además, hay otra mesa “social” con una doble dimensión: “por un lado la que hoy constituimos para tratar de políticas educativas de carácter general dentro del diálogo social, y también el encuentro en el marco del Consejo Escolar del Estado, donde están representadas todas las fuerzas y todos los agentes que representan a toda la pluralidad del sistema educativo”.
El ministro ha afirmado que “de esta mesa yo espero absolutamente todo, porque  en caso contrario no me reuniría”. Y ha resaltado que “para quienes creemos que la educación tiene que estar en el corazón mismo de la economía, para quienes estamos convencidos de que sin educación y sin información no hay ninguna posibilidad de futuro para este país, hoy es un día muy importante”. Ha advertido que “sin una formación cualificada difícilmente se podrá acceder al mercado laboral”, Y ha dicho que “esta reunión demuestra que estamos dispuestos a hablar y trabajar, dando respuesta a la demanda ciudadana de abordar nuevos modos de formación, ligados a la productividad y el empleo”.
Por su parte, los responsables de CC OO y UGT han pedido que “en este nuevo foro se negocie un amplio acuerdo en materia de Formación Profesional, encaminado a la reconversión del actual sistema productivo, y que obligue a los grupos políticos a sentar las bases de un pacto de mayor alcance”. También han vuelto la exigir que “el incremento del gasto público en educación pase del actual 4,9% del Producto Interior Bruto (PIB) al 7%, para monologar al sistema educativo español con los más avanzados de la Unión Europea.

Más calidad y equidad

Por todo ello, estos sindicatos han planteado al Ministerio la necesidad de articular “políticas educativas para una mejora real en la calidad y equidad de la enseñanza”; y para “garantizar el derecho a una educación en todo el Estado, con políticas de compensación de las desigualdades interterritoriales y mediante una planificación de la oferta educativa que tenga como eje fundamental la infraestructura de la red pública”. También han pedido que se amplíen las medidas de compensación educativa y de atención a la diversidad”. Y han reclamado un plan de implantación de las nuevas tecnologías y de la mejora de la información en idiomas comunitarios; y otro programa “de apoyo al éxito en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y de reducción del abandono educativo temprano.
Además, quieren que se impulse el desarrollo de la formación a lo largo de la vida; que se fomente “una enseñanza laica, de tal forma que la educación religiosa no tenga cabida dentro del currículo y del horario lectivo”; y que se reconozca “un servicio educativo público y de interés social, que ofrezca a todo el alumnado una amplia oferta de servicios y actividades complementarias y extraescolares de reconocido carácter educativo, fuera del horario lectivo, y con la incorporación de nuevos perfiles profesionales”. Por último, piden que se garantice “la escolarización del alumnado en todos los centros sostenidos con fondos públicos con criterios idénticos, mediante procedimientos de matriculación transparentes y únicos, sin ningún tipo de selección ni exclusión".

Protestas

Por su parte, los sindicatos ANPE, CSI-F y STES-i han dirigido una carta conjunta al ministro, en el que le hacen llegar su extrañeza por apertura de esta mesa “en la que no hemos sido llamados a participar a pesar de reunir, colectivamente, la mayoría de la representación del profesorado en el ámbito del Estado”. También muestran su preocupación porque se prescinda “de una parte sustancial de la comunidad educativa, toda vez que la totalidad de la misma se encuentra perfectamente representada en al Consejo Escolar del Estado”.
Además, manifiestan su “profundo desacuerdo con el hecho de que, desde el Gobierno, se abran formalmente foros de debate y participación al margen de los órganos legalmente constituidos para dicha finalidad”. Reclaman para el conjunto de la comunidad educativa “el derecho a participar en cualquier ámbito de diálogo” que se abra sobre temas relacionados con la enseñanza, Y destacan “el papel que deben jugar al respecto tanto el citado Consejo Escolar del Estado como la Mesa de negociación del Ministerio de Educación.


arriba