Crónica Universal

La magna obra General Estoria de Alfonso X el Sabio es por primera vez transcrita y editada en su totalidad

Ochocientos años después de su gestación la Fundación José Antonio de Castro edita en nuestro país la más importante y ambiciosa obra del rey Sabio: la General Estoria, una crónica universal que pretendió relatar el devenir de la humanidad desde el principio de los tiempos hasta el de su propio reinado.

JULIA FERNÁNDEZ
“Onde por todas estas cosas, yo don Alfonso, por la gracia de Dios rey de Castiella, de Toledo, de León, de Ga-

 
 

llizia, de Sevilla, de Córdova, de Murcia, de Jaén e del Algarbe, fijo del muy noble rey don Fernando e de la muy noble reína doña Beatriz, después que ove fecho ayuntar muchos escritos e muchas estorias de los fechos antiguos escogí d’ellos los más verdaderos e los mejores que ý sope e fiz ende fazer este libro. E mandé ý poner todos los fechos señalados tan bien de las estorias de la Biblia como de las otras grandes cosas que acaecieron por el mundo desde que fue començado fasta’l nuestro tiempo”. Este memorandum que Alfonso X escribió en el prólogo de la General Estoria nos da completa información de qué empresa intelectual abordó este monarca decisivo en la modernización de los reinos hispanos del siglo XIII: un completo relato del curso de la Humanidad, desde el origen del hombre hasta su propio reinado, condensado en su Corte de Toledo por gentes capaces de aunar conocimientos expurgando de entre los textos bíblicos; de entre historias, leyendas, mitos y descripciones geográficas del mundo entonces conocido; y  seleccionando textos de autores clásicos y coetáneos como Flavio Josefo, Lucano, Ovidio, Pedro Coméstor o Geofroi de Montmouth.

Las seis Edades

Escrita en romance en la segunda mitad del siglo XIII y nacida de una visión integradora de la historiografía, la General Estoria está estructurada según el criterio agustiniano de dividir en seis “Edades” el curso de la Humanidad: la primera Edad abarcaba desde la creación hasta el Diluvio; la segunda, desde el Diluvio hasta el nacimiento de Abraham; la tercera, comprendía el tiempo transcurrido desde Abraham hasta el rey David; la cuarta, desde el rey David hasta la transmigración de babilonia, que supuso la deportación masiva de judíos a dicha ciudad ordenada por Nabucodonosor; la quinta Edad abarcaba desde ese momento hasta el nacimiento de Jesucristo y, finalmente, la sexta Edad sería la última y se extendería hasta el final de los tiempos.
Los redactores de la General Estoria pretendieron distribuir su obra en seis Partes paralelas a las citadas seis Edades, aunque prontamente comprendieron que el muy diferente acervo de conocimientos de todo tipo, crecientes con el transcurso del tiempo, no les permitía ajustar exactamente el contenido de las seis Partes en que dividieron su obra a las correspondientes seis edades del Mundo: muchas de sus fuentes eran de naturaleza no bíblica (Lucano, Plinio, Pedro Coméstor…) y en sus seis mil páginas se pasa del Génesis a las Heroidas, de Moisés a Ovidio, de David a Alejandro Magno…, desvelándose a través de sus entradas el conocimiento que sus autores tenían de la Antigüedad clásica.
Tampoco fue posible que el relato histórico se extendiese hasta el reinado del propio Alfonso X. Los manuscritos hasta ahora conocidos que se conservan de la sexta Parte se truncan en la biografía de los padres de la Virgen María y, en la parte gentil, en César Augusto y Marco Antonio.

Brillante iniciativa

Ochocientos años después, de la mano de la Fundación José Antonio de Castro, los textos que íntegros de la General Estoria han sido presentados por vez primera en sociedad bajo el sello editorial de la Biblioteca Castro. Sus diez volúmenes, agrupados en cinco estuches, han sido completados con minuciosos textos introductorios a cada Parte en que se divide la obra y con unos correspondientes aparatos críticos que aportan un valor añadido de carácter científico a la propia obra medieval.
“Resulta sorprendente que en los casi 800 años transcurridos, ninguna institución pública o privada haya sentido la necesidad de afrontar la transcripción y publicación de esta magna obra medieval cuyo contenido enciclopédico le otorga el valor de ser, sin duda alguna, la más importante aportación histórica de la cultura europea”, dice el catedrático Pedro Sánchez-Prieto, director del equipo de profesores medievalistas, entre ellos la académica Inés Fernández-Ordóñez, que durante doce años han estado trabajando en el proyecto General Estoria. “Esta edición”, continúa, “recupera la totalidad de los textos de los manuscritos conservados en las bibliotecas Pontificia de El Vaticano, Nacional de España, El Escorial y Universidad de Évora. Hemos concluido años de trabajo con la satisfacción de poder ofrecer al lector esta obra magna de la Edad Media europea y de recuperar la figura de un rey cuya curiosidad sin límites le llevó a promover la creación de una historia universal que superara las limitaciones de su propia época”. El logro de una empresa que es riqueza para toda la sociedad. 

 

arriba