Una escuela de alimentación saludable y actividad física

Más de 13.000 escolares, 600 educadores y
500 sanitarios desarrollan el Programa Perseo

Los hábitos de vida se forman durante los primeros años de vida y la escuela constituye un lugar óptimo para desarrollar actuaciones en educación y promoción de la salud. El Programa Perseo se centra en aumentar el consumo de frutas y verduras, reducir la ingesta de grasas, aumentar los niveles de actividad física y reducir el sedentarismo tanto en el colegio como en el ámbito familiar.
Este programa intenta aumentar el consumo de frutas y verduras y reducir la ingesta de grasas. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
La obesidad infantil es un problema sanitario creciente  para la sociedad española, ya que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2 e hipertensión arterial y, en este sentido, la escuela es un lugar idóneo para promover una mejora de hábitos y actitudes saludables. Por ello, los Ministerios de Sanidad y Consumo y de Educación desarrollan el Programa Perseo, un proyecto piloto escolar de referencia para la salud y el ejercicio contra la obesidad, que consiste en un conjunto de intervenciones sencillas en los centros escolares que pretenden promover hábitos de vida saludables.
Esta iniciativa se enmarca en la estrategia NAOS (Nutrición, Actividad física, prevención de la Obesidad y Salud), que ha nacido con el objetivo de sensibilizar a la población del problema que la obesidad representa para la salud y de impulsar todas aquellas iniciativas que contribuyan a lograr que la población, y especialmente la infantil y juvenil, adopte hábitos básicos de vida saludables.

Seis autonomías

En el desarrollo del programa también participan las Consejerías de Sanidad y de Educación de Andalucía, Canarias, Castilla y León, Extremadura, Galicia y Murcia, las Comunidades Autónomas con mayor prevalencia de obesidad infantil. Profesores y alumnos de 6 a 10 años de 67 centros escolares de esas autonomías, además de Ceuta y Melilla profundizan en la alimentación saludable y la actividad física y las familias reciben información específica y asisten a reuniones impartidas por profesionales sanitarios. En la mitad de los centros se han puesto en marcha las medidas que constituyen la intervención y la otra mitad ha servido como control. En total, se estima que la población escolar implicada es de cerca de 13.000 alumnos.

Material didáctico

El programa incluye material didáctico y de formación propio, una página web en la que están disponibles los materiales elaborados y actividades de sensibilización, incluyendo la distribución de material de promoción para las familias como combas, kit dentales y pirámides NAOS magnéticas, y la distribución de información a través de más de 300 farmacias. Los materiales han sido editados con la financiación del Ministerio de Sanidad y facilitados de forma gratuita a las familias y los centros.
Además, para la valoración antropométrica se facilitaron tallímetros, balanzas, lipocalibres, básculas, guantes, calculadoras, tensiómetros y manguitos pediátricos y se formó a más de 120 profesionales sanitarios para realizar las encuestas y valoraciones antropométricas, mediante seminarios de formación complementados con actividades de evaluación y seguimiento.
También se dotó a los colegios de material para la evaluación de los aspectos relativos a la actividad física, como básculas, barras extensibles, conos, cajas de flexibilidad y podómetros.
El programa Perseo supone la coordinación de dos Ministerios y sus Direcciones Territoriales y Provinciales en Ceuta y Melilla, seis comunidades autónomas, doce consejerías, 67 centros escolares y, al menos, 67 centros de atención primaria. Además de editar más de 100.000 documentos, incluyendo cuestionarios, trípticos y dípticos, carteles, guías y libros de texto, la comunicación con los padres ha supuesto la distribución de más de 25.000 cartas. En total participan más de 640 profesionales de la educación y más de 500 de la sanidad.

Evaluación

El programa ha cumplido su primer objetivo, que se concreta en la evaluación de la situación respecto a la obesidad infantil en los centros seleccionados. La evaluación se ha realizado de forma confidencial y sólo las familias han recibido los datos correspondientes a sus hijos, de manera que ningún escolar pueda sentirse señalado por su situación con respecto a la obesidad. En los casos en los que se detectaron problemas de salud en los escolares, se indicó a las familias la conveniencia de acudir a su médico para una valoración de su estado.
Paralelamente a ello, los profesionales sanitarios de los Centros de Salud localizados en las áreas cercanas a los centros escolares recibieron una Guía sobre obesidad infantil elaborada en colaboración con la Asociación Española de Pediatría.
Por lo que se refiere a la respuesta de las distintas administraciones y de los profesionales de la educación, sanitarios y familias ha sido extraordinaria y se ha  conseguido una gran implicación de todos ellos, siendo una prueba de la importancia que, para la sociedad española, tiene este problema y sus posibles soluciones. Los cambios de hábitos y actitudes no son inmediatos, sino que requieren una labor continuada.

Actividad física

El Programa aporta datos actuales de prevalencia de obesidad, que se ha estimado en la zona Perseo del 19,8% en los niños y 15% en las niñas. No obstante, es necesario recordar que estos datos no son extrapolables a nivel nacional, ya que en el proyecto participan aquellas comunidades que presentaban una mayor prevalencia.
También ha proporcionado datos relativos a la actividad física de los escolares evaluados. Mientras que la mayor parte de los alumnos participantes se desplaza habitualmente caminando hasta el colegio, un 35% lo hace en coche, el 52% realiza actividades deportivas, fútbol y natación, fundamentalmente, y el 13% nunca.
De los datos de esta evaluación se desprende que un 38% de los escolares sólo participa en actividades deportivas vinculadas al colegio. Según las recomendaciones actuales, los alumnos deberían realizar actividad física durante al menos 60 minutos diariamente, pero el 33% pasa 3 horas al día delante del televisor y un 29% dedica 2 horas diarias. Sin embargo, para cerca de la mitad del colectivo analizado, el 45%, los videojuegos y juegos con el ordenador no suponen una actividad sedentaria habitual.
Por lo que se refiere a los comedores escolares, en el 50% la calidad nutricional de los menús obtiene la calificación de aceptable o buena; así como, la mayor parte de los usuarios reconoce que la cantidad en las raciones es adecuada. “Porque no me gusta” es la  principal razón por la que los comensales no consumen toda la ración, en segundo lugar “Porque me sirven mucha cantidad” y cerca del 20% afirma “Siempre como todo lo que me sirven”.

 

arriba