La mitad de los profesores tienen miedo de ser agredidos por alumnos

FETE-UGT realiza un estudio sobre “la violencia como factor de riesgo psicosocial en los trabajadores de la enseñanza"

El 50,2% de los profesores tienen miedo de ser agredidos por los alumnos, y el 7,4% aseguran haberlo sido alguna vez, mientras que el 32,4% declaran haber sido intimidados de forma esporádica y el 5,7% con frecuencia, según los resultados de un estudio realizado por FETE-UGT. Además, el 24% dicen haber recibido insultos por parte de familiares de estudiantes y el 4% alguna agresión física. Por todo
ello, el 37,5% de los docentes se consideran “bastante estresados”.

El 34,1% de los profesores afirman que los comportamientos disruptivos impiden “con mucha frecuencia” el normal desarrollo de su tarea docente.(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. A.
La Federación de Trabajadores de la Enseñanza de UGT (FETE-UGT) ha realizado una encuesta, con el fin de “abordar las distintas situaciones de violencia que se dan en los centros escolares, y constatar que suponen un factor de riesgo psicosocial” para la salud de los docentes. Este trabajo recoge los resultados de un cuestionario dirigido a 1.300 trabajadores, de grupos de discusión y de entrevistas a directores y profesores de colegios de 14 comunidades autónomas, y pone de manifiesto que uno de cada tres profesores sufre niveles elevados de estrés en su relación con el alumnado, y más de la mitad padecen comportamientos disruptivos en el aula que les impiden el desarrollo normal de su labor”.
Esta encuesta sobre “la violencia como factor de riesgo psicosocial en los trabajadores de la enseñanza” ha contado con el apoyo institucional de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras (FE-CCOO) y de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE). Revela que el 37,5%  de los docentes se consideran “bastante estresados” por la interacción con los alumnos, frente a un 5% que afirman no sentir ningún grado de estrés en su relación cotidiana con los chicos, mientras que las mujeres sufren niveles de estrés más elevados que sus compañeros masculinos. Además, un 7,4% del profesorado aseguran haber sido agredidos alguna vez por algún alumno y casi un 2% admiten serlo, al menos, una vez al mes, el 32,4% declaran haber sido intimidados alguna vez y el 5,7% confiesan serlo con frecuencia.

Comportamientos disruptivos

Especialmente significativo es el hecho de que el 34,1% de los docentes afirman que los comportamientos disruptivos (interrupciones constantes o hablar continuadamente en clase, gamberradas, malas contestaciones, etc.) que impiden el normal desarrollo de la tarea docente, se producen “con mucha frecuencia”, mientras que para el 56,5% se registran “con cierta frecuencia, al menos una vez al mes. No menos preocupante es que el 50,2% tienen miedo de ser agredido por algún alumno, lo que revela que una proporción “muy alta” del colectivo “se sienten amenazados por el ambiente que existe en los centros escolares”.
En lo referente a su relación con los familiares de los estudiantes, el 24% de los profesores dicen haber recibido insultos “alguna vez”, el 19,3% confiesan ser víctima “en alguna ocasión” de maltrato psicológico y un 4% han sufrido “alguna vez” una “agresión física” por parte de los padres o responsables de sus alumnos. Por lo que respecta a las relaciones entre compañeros de trabajo, el 16,8% reconocen sufrir insultos “de forma puntual” y el 0,4% con “cierta frecuencia”, mientras que sólo en un 1,7% de los casos se admite la existencia de agresiones físicas. Además, un 15,3% afirman haber sufrido maltrato psicológico por parte de otros docentes, aunque sólo el 0,3% dicen padecerlo frecuentemente, y un 5,1% confiesan haberse sentido acosados sexualmente en el trabajo al menos alguna vez, y un 0,4% de manera continuada. Por todo ello, el 14,3% sienten valores elevados” de estrés por el trato con sus colegas.

Equipos directivos

Las relaciones de los profesores con los equipos directivos de sus centros también pueden ser motivo de tensión, aunque el estudio revela que, en general, pueden considerarse “bastante” buenas ya que el 90% de los consultados afirman no tener problemas en este sentido. De forma puntual, sólo el 8,2% admiten sufrir insultos y el 9,8 maltrato psicológico, mientras que el 2,4% se han sentido “alguna vez” hostigados sexualmente por parte de algún superior. En consecuencia, el 50% no se sienten especialmente estresados por su relación con sus dirigentes, y sólo el 11% admiten niveles altos de estrés.
Para prevenir todos estos problemas y los comportamientos considerados como violencia escolar, FETE-UGT reclama medidas para garantizar la atención a la diversidad, disminución de las ratios, ampliación de las plantillas, dotación de nuevos perfiles profesionales que permitan reforzar la labor docente, formación en habilidades sociales, favorecer la mediación como metodología para la solución pacífica de los conflictos en los centros, etc. Todo ello junto a una mayor participación de los padres y a un mayor reconocimiento social de la labor docente, para lo que esta organización reclama “una ley estatal que reconozca la autoridad pública del profesorado”.

 

arriba