CSI-F reclama estabilidad para el sistema educativo

Este sindicato pide más apoyo a la escuela pública y plantea reformas en todos los niveles de enseñanza

CSI-F reclama un pacto de todas las fuerzas sociales para dar más estabilidad al sistema educativo y garantizar una enseñanza de calidad, y pide una “apuesta sin complejos” por la escuela pública, aumentando su inver- sión y dotaciones. También plantea cambios entre los que desatacan el establecimiento de itinerarios en 3º y 4º de la ESO y un Bachillerato de tres años, y quiere pruebas extraordinarias en septiembre.

CSI-F pide que se potencie la Educación Infantil con el refuerzo de las materias instrumentales y los desdobles de los grupos, la creación
de los departamentos de orientación y el aumento de plazas públicas.

(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. ARIANES
El Sector Nacional de Enseñanza de la Confederación Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) ha puesto en marcha la segunda fase de su campaña “por una educación de calidad”, que inició el pasado curso reclamando medidas para dignificar la profesión docente. Ahora ha planteado varias propuestas generales para la “recuperación y mejora” del sistema educativo, porque, según afirman los responsables de esta organización, “desde hace varios años la educación en España se encuentra en una situación muy difícil”, y hay que situarla “en el lugar que le debería corresponder en el concierto de los países de la Unión Europea”.
El máximo responsable de Enseñanza de CSI-F, Eliseo Moreno, ha presentado dichas propuestas en una rueda de prensa, durante la que ha insistido en que “nuestro sistema educativo no termina de ponerse a la altura de las necesidades de una sociedad que continuamente está cambiando y que, a pesar de la gravísima crisis económica que padecemos, es una sociedad moderna, dinámica y con altos niveles de industrialización”. Y ha denunciado “el escaso reconocimiento social de la labor docente, la insuficiente inversión educativa, la inestabilidad del sistema, muy poco flexible, nada preparado para la excelencia y con un ínfimo nivel de exigencia, que ha provocado un alarmante descenso de conocimientos entre los alumnos y un elevado porcentaje de abandono y fracaso escolar”.
Según CSI-F el sistema educativo necesita “cambios profundos”, ya que durante las dos últimas décadas “ha estado sumido en un continuo cambio, en una incertidumbre para todos sus miembros, y en un debate perpetuo donde los intereses partidistas han estado por encima de los intereses generales”, como lo demuestran las cinco leyes orgánicas de educación que se han promulgado durante dicho periodo. Por ello, vuelve a reclamar un pacto de todas las fuerzas sociales para conseguir estabilidad y consenso a la hora de legislar y garantizar una enseñanza de calidad.

Más inversión

También pide a todas las administraciones educativas “una apuesta sin complejos por la escuela pública, aumentando su inversión hasta alcanzar el 7% del PIB”. Además, exige la “distribución equitativa” de alumnos con necesidades educativas especiales entre todos los centros sostenidos con fondos públicos, y un incremento de plantillas, apoyos y desdobles que permitan la atención a la diversidad y favorezcan una enseñanza individualizada. Y solicita un mayor reconocimiento e impulso de “los valores y principios necesarios para mejorar la educación”, como el respeto al profesor, la consideración del esfuerzo como valor necesario, la recuperación del ejercicio de la memoria como factor positivo, y la valoración de los contenidos como base de la formación académica.
Junto a todo ello, CSI-F reivindica el “reconocimiento de la autoridad del profesorado, que reactive su motivación para el ejercicio de la docencia”. Y quiere que se acometan medidas para mejorar la convivencia en los centros, como apostar por la tolerancia cero, reducir las ratios alumno-profesor, implantar “medidas ágiles” que resuelvan las conductas conflictivas, catalogar las conductas violentas, y promover una mayor implicación de las familias en la educación de sus hijos y en la vida de los centros”.

Cambios

Esta organización quiere que se potencie la Educación Infantil y la Primaria, a través del refuerzo de las materias instrumentales, los desdobles de los grupos, la creación de los departamentos de orientación y la “oferta suficiente” de plazas públicas de cero a tres años. Y plantea una reforma de la Enseñanza Secundaria que implique el establecimiento de itinerarios en 3º y 4º, una oferta obligatoria de Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPIs) y prediversificación para alumnos de 14 años en adelante que cuenten con informe favorable, pruebas extraordinarias en septiembre, promoción de curso con un máximo de dos asignaturas suspensas, e imposibilidad de graduarse en ESO para los alumnos que no superen todas las materias.
También propone un Bachillerato de tres años que permita “preparar a los alumnos para enfrentarse a ciclos formativos de grado superior o acceder a la universidad, con base suficiente para afrontar dichos estudios con garantías”. Y que contemple asimismo la promoción de curso con un máximo de dos suspensos y el mantenimiento de las pruebas extraordinarias en septiembre. Por último, reclama un mayor impulso a la Formación Profesional, incrementando la oferta formativa de ciclos de grado medio y superior, la creación de un curso de acceso entre ellos, y el reconocimiento de créditos entre la FP y la Universidad.

 

arriba