Las Escuelas Católicas abogan por un Bachillerato gratuito en los centros concertados

El nuevo secretario general, Juan Antonio Ojeda, apoya el pacto por la Educación pero aboga por un acuerdo global entre los agentes implicados

Madrid. M. GIRON
El nuevo secretario general de Escuelas Católicas (EC), Juan Antonio Ojeda, ha pedido al Ministerio de Educación que incluya el Bachillerato en el sistema de concierto, para que los padres no tengan que cambiar a sus hijos de los colegios llegada esta etapa educativa. Ojeda ha realizado esta petición durante una rueda de prensa en la que ha presentado sus  principales líneas de acción para los

próximos cuatro años, según ha informado EC, integrada por las patronales FERE-CECE y Educación y Gestión.
Según la organización, el nuevo reglamento de conciertos que prepara el Ministerio debería “mejorarse y ampliarse al Bachillerato”, que tendría que ser gratuito también en los centros concertados.
Asimismo, Ojeda se refirió también a la “imperiosa necesidad” de que el Estado adapte “de una vez por todas” el conste del puesto escolar a la realidad, tal y como se aprobó en la LOE, ya que la subvención por aula concertada es inferior al precio real.
Respecto a las actuales negociaciones promovidas por el Ministerio de Educación para alcanzar un pacto educativo, indicó que su impresión es que “más que un acuerdo global, lo que se van a conseguir son acuerdos puntuales”, aunque “serán bienvenidos si sirven como un comienzo hacia un modelo educativo definitivo en nuestro país”, añadió.

Derechos constitucionales

En sentido, Ojeda reclamó un Pacto de Estado político y social por la educación, que reconozca los derechos constitucionales y las libertades educativas, que supere el actual estancamiento de la educación y ayude a disminuir el fracaso escolar.
Por otro lado, tras agradecer a Manuel de Castro, secretario saliente de Escuelas Católicas, su labor y confianza depositada en él, indicó que su trabajo al frente de la institución se caracterizará, entre otras, cosas, por la continuidad, la mejora y una actitud emprendedora; así como el mantenimiento del diálogo, la independencia política, la defensa de los intereses de las escuelas católicas y la colaboración con las instituciones de Iglesia.
Por su parte, Manuel de Castro hizo balance de sus ocho años al frente de este organismo, que calificó de “intensos, apasionantes y no exentos de dificultades”. También se mostró satisfecho y agradecido: “creo que es posible afirmar que hoy FERE-CECA y Educación y Gestión están más unidas como instituciones hermanas, más prestigiadas socialmente como organizaciones de Iglesia y más reconocidas por nuestro asociados, por lo que me siento muy satisfecho de ello”.

 

El nuevo secretario general de Escuelas Católicas, Juan Antonio Ojeda, junto a su antecesor en el cargo, Manuel
de Castro.

arriba