España apuesta por la dimensión social de la educación

Gabilondo expone en el Parlamento Europeo los objetivos de la presidencia española de la UE

“La educación encarna los grandes valores europeos de la libertad, la equidad y la cohesión. Por tanto, la ambición de la presidencia española en los próximos meses será más educación, de calidad y para todos”, ha afirmado el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, durante su
comparencia en la Comisión de Educación y Cultura del Parla-mento Europeo para exponer las prioridades en materia educativa del Gobierno durante este semestre de presidencia de la UE.

En su intervención, el ministro hizo hincapié en la importancia de los estduios tecnico-profesionales. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
Según el ministro, la situación económica, el impulso de un nuevo modelo de crecimiento más sostenible en lo social, lo económico y lo ambiental son los principales retos a abordar en los próximos seis meses. “Por eso –dijo- el Gobierno español apuesta por que la educación la educación, el conocimiento, la innovación y la transferencia a la sociedad, sean los motores del nuevo patrón económico”.
Asimismo, enumeró las cuatro líneas prioritarias en materia de educación: situar la educación el corazón de la Estrategia UE 2020, reforzar la dimensión social de la educación, promover la implantación de las competencias clave en apoyo de nuevas capacidades para nuevos empleos, e impulsar el Espacio Europeo del Conocimiento como convergencia de los dos grandes espacios en construcción en Europa, es decir, el Espacio Europeo de Enseñanza Superior y el Espacio Europeo de Investigación, modernizando e internacionalizando nuestras universidades.
Según ha explicado Gabilondo a los parlamentarios europeos, la investigación y la innovación constituyen los pilares básicos de la nueva sociedad del conocimiento, pero la presidencia española quiere añadir un nuevo elemento: la dimensión social y la responsabilidad social de la educación en todos sus niveles.
Asimismo, afirmó que el Gobierno español va a apostar por incrementar de manera sostenida las inversiones en educación con modelos de financiación “suficientes, transparente, eficiente y de equidad”.

Estrategia de cooperación

Durante los próximos seis meses se quiere redefinir la estrategia de cooperación en materia de educación y formación entre los Estados Miembros y la Comisión que tiene como horizonte el año 2020. Estas iniciativas se articularán en torno a los cuatro objetivos acordados por los Estados Miembros en el Marco Estratégico para la cooperación europea en el ámbito de la educación: hacer realidad el aprendizaje permanente y la movilidad; mejorar la calidad y la eficacia de la educación y la formación; promover la equidad, la cohesión social y la ciudadanía activa; y reforzar la creatividad, la innovación y el espíritu empresarial en todos los niveles educativos.
Otros aspectos que se pretenden potenciar su la inclusión y la diversidad. En este sentido, se pretende realizar un esfuerzo adicional por la integración de las personas que vienen de otros países para evitar situaciones conflictivas sociales y para asegurar también el bienestar económico y social futuro ante la perspectiva de envejecimiento de la población europea. “El futuro va a exigir políticas de acceso y de eliminación de barreras para que todos los ciudadanos europeos puedan lograr una educación de calidad”, dijo Gabilondo.
Al reforzar la dimensión social de la construcción del EEES para que las Universidades, además de generar y transmitir conocimiento e investigación, se quiere también garantizar el retorno a la sociedad a través de la innovación y la transferencia del resultado de sus actividades

FP, fundamental

La Formación Profesional es un elemento fundamental para el desarrollo socio-económico y el progreso de la sociedad. “El nuevo modelo económico exige una formación profesional que se adecue a las necesidades de una economía sostenible y del mercado laboral, que potencie los sectores emergentes, que integre la formación en el ámbito educativo y empresarial, es decir, que acredite, reconozca e integre la experiencia laboral”, según el ministro. Así, durante la presidencia española se van a analizar y renovar las prioridades de las políticas comunitarias en FP. Y para ello se va a proponer avanzar en la implantación del Sistema Europeo de Créditos de Formación Profesional y el Marco de Referencia de la Garantía de Calidad para Formación Profesional, para incrementar la movilidad y facilitar el acceso a nuevos tipos de aprendizaje.
Asimismo, el ministro dijo que el EEES exige la sintonía en las políticas universitarias de los países que integran este proyecto, lo que supone más autonomía para las universidades; sistemas de evaluación exigentes; incremento y diversificación de las fuentes de financiación universitaria; gestión universitaria más transparente; más movilidad de estudiantes y profesores; mayor equidad del sistema y apertura de las universidades a la sociedad. Desde este punto de vista, la profundización en el Espacio Europeo de Educación Superior, una vez finalizado el proceso de Bolonia, será objeto de especial seguimiento y desarrollo, así como la definición de un nuevo marco en línea con la construcción del Estado Europeo del Conocimiento.

 

arriba