El Plan Director de Transferencia
de Conocimiento, ante el reto de conectar
desarrollo científico y sector productivo

Dentro de la Estrategia Universidad 2015, el plan promueve la mejora de la transformación de los resultados de la investigación en valor de mercado

El avance que el sistema científico español ha experimentado en los últimos treinta años es tan evidente como los datos que soportan esta afirmación: nuestro país ocupa el quinto puesto mundial en cuanto a inversión pública en I+D+i. Y por número de publicaciones, España se sitúa desde hace tiempo entre los diez primeros países a nivel mundial. Sin embargo, nuestro sistema adolece de una desconexión entre el sector productivo y las instituciones que lideran el desarrollo científico, a cuya cabeza están las universidades.
El Plan director para la valorización y la transferencia del conocimiento tiene como uno de sus objetivos prioritarios acortar los plazos que median entre la generación del conocimiento y su aplicación específica.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
La desconexión entre el sector productivo y las instituciones que lideran el desarrollo científico conlleva unos desajustes de cuya existencia se advierte repetidamente en los informes y recomendaciones externas, como los de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
A este respecto, desde los poderes públicos viene significándose que “es una prioridad de este Gobierno el establecer mecanismos que faciliten la transferencia entre el conocimiento generado en nuestros centros públicos de investigación y las empresas, atrayendo inversión privada al sistema de I+D+i”. En este ámbito de actuación, se  trabaja para acortar los plazos que median entre la generación de conocimiento y su aplicación específica a partir de un modelo bidireccional, que favorece el contacto de las ideas a la práctica y de las necesidades empresariales a su sustanciación científica y técnica en el marco de un código de buenas prácticas.
La Unión Europea, en una Directiva de.2008, insiste en que “la transferencia de conocimiento es una herramienta esencial en el desarrollo de la estrategia de Lisboa en tanto se relaciona directamente con una mejora de la innovación y la productividad de las empresas”.
El Gobierno de España, para responder a los requerimientos a los estados de la Directiva, elaboró el Programa Nacional de Reformas, y en él se identificó que “la clave para conseguir la convergencia real de nuestra sociedad era el aumento de productividad y que la innovación en las empresas, era uno de sus motores junto con la necesidad de aumentar el espíritu emprendedor”.

Estrategia Universidad 2015

En ese contexto se sitúa la Estrategia Universidad 2015, y dentro de ella se encuadra el Plan director para la valorización y la transferencia del conocimiento, a modo de plan de acción que contempla distintas actuaciones y programa.
Con el fin de dar respuesta a una de las principales cuestiones indicadas por los informes de COTEC y CYD, que complementan las preocupaciones de los rectores, desde el Ministerio de Educación se ha dado prioridad, dentro de la Estrategia Universidad 2015, a la mejora de la transformación de los resultados de la investigación en valor de mercado, en mejora de la competitividad empresarial y aportación de conocimiento para el cambio de modelo económico en España que de respuesta a la negativa coyuntura económica internacional.
A este respecto, se precisa en los citados informes que “la necesidad de incrementar la innovación del sistema productivo y los servicios, y por ello de acelerar la transferencia de conocimiento generado por el sistema público de investigación y las universidades, no es pues una moda o una tendencia promovida por la dinámica de la “cadena del conocimiento” y no es tampoco una forma de alcanzar mayores beneficios por parte del sistema productivo”, y se concluye que “la necesidad de promover la transferencia de conocimiento es una de las consecuencias de las reflexiones y diagnósticos realizados tanto a nivel europeo como nacional”.
Para impulsar la transferencia, en las Universidades y el sistema público de investigación se necesitan nuevas estructuras y baremos de valoración, además de toda una serie de medidas que es necesario identificar y que constituyen el Plan director para la valorización y la transferencia de tecnología  como referente director para la elaboración de Programas específicos en el Pan Nacional 2008-2011.
Según se precisa desde el Ministerio de Educación en referencia a este Plan Nacional “se necesitan nuevos modelos sociales en todos los ámbitos de la existencia humana y de la conservación del medio ambiente; solo con un cambio del patrón del sistema productivo, nuestro país encontrará las dinámicas de desarrollo sostenible para las próximas décadas que no comprometan la prosperidad de las siguientes generaciones”, y se añade que “si nuestro país quiere situarse en el contexto que le corresponde por su desarrollo económico, deberá acometer las reformas necesarias en su Universidad para promover un cambio de cultura integral que promueva la formación de emprendedores”.

Objetivos

El Plan director para la valorización y la transferencia de tecnología tiene como principales objetivos identificar las directrices necesarias para una potenciación de la valorización y transferencia de conocimiento y tecnología y proponer los programas y medidas para su incorporación a las Líneas Instrumentales de actuación del Plan Nacional de Investigación 2008-2011.
Estos objetivos permitirán valorizar correctamente los resultados de la investigación generada tanto por el sector público como por el privado y acortar los plazos que median entre la generación del conocimiento y su aplicación específica, así como concienciar y formar a los agentes del sistema, facilitar y promover las estructuras que faciliten la valorización y la transferencia y eliminar las barreras existentes en la legislación actual
El Plan director contempla como programas básicos:
1. Programa sobre RRHH, para la formación, contratación y estimulo a la movilidad de personal especializado en transferencia.
2. Programa para potenciar Alianzas público-privadas Responsables
3. Reconocer en CV’s los méritos tecnológicos y cambiar los baremos en la selección creando incentivos para la transferencia.
4. Fortalecer en Universidades y OPIs las Unidades de interfaz, fundamentalmente promover la creación de Oficinas de Gestión de la Propiedad Intelectual (OGPI) y Parques científicos y Tecnológicos.

Programas

Estos programas se están desarrollando como programas específicos del Plan Nacional y en particular a través de los que se incorporen a la LIA nº5 de Utilización y Valorización del Conocimiento.
Actualmente, la vigente orden de bases por la que se desarrolla la Línea Instrumental de Actuación de Utilización del Conocimiento y Transferencia Tecnológica (LIA 5) del Plan Nacional de I+D+i, establece tres tipos de ayudas: para las Jóvenes Empresas Investigadoras, en función de los fondos destinados a la I+D+i en ejercicios anteriores; para que las empresas de base tecnológica se instalen en los Parques Científicos y Tecnológicos; y para que las Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRIS) puedan realizar proyectos y sufragar parte de sus gastos.
Además, al margen de la LIA 5, la Dirección General de Programas y Transferencia del Conocimiento también gestiona otras ayudas dirigidas a la transferencia, son básicamente las ayudas Torres Quevedo, para que las empresas contraten investigadores y tecnólogos para incorporarlos a un proyecto concreto de investigación; las ayudas TRACE para que una empresa y un centro público de investigación realicen un proyecto de desarrollo tecnológico, cofinanciado por la empresa, a partir de unos conocimientos desarrollados por el centro público, con vistas a la puesta en el mercado de un producto; las ayudas de investigación aplicada colaborativa, para que empresas y centros públicos de investigación realicen conjuntamente un proyecto de I+D+i, y las ayudas a Parques Científicos y Tecnológicos, para que se instalen en los mismos los centros de I+D+i de entidades privadas, Universidades y OPI´s.
Esos instrumentos, aunque adecuados, resultan insuficientes para un proyecto ambicioso de política de transferencia, y el Ministerio se ha planteado incrementar las actuaciones y herramientas destinadas a tal fin.
Para ello, se constituyó un Grupo de Trabajo de Transferencia y Valorización, compuesto por los principales expertos del país en la materia, que ya ha aportado las primeras ideas para la puesta en marcha de una política de transferencia lo más eficaz posible.
Los trabajos de este grupo han identificado la necesidad de insistir en la etapa de valorización del conocimiento, a la que se ha dedicado muy poca atención estos últimos años.

 

arriba