Los accidentes de tráfico, primera causa de mortalidad infantil en niños y adolescentes

Conclusiones del II Informe Cebra: Atlas de movilidad en familia, elaborado por la Fundación Mapfre

En 2008, el 19’7% de las víctimas en accidentes de tráfico fueron niños y jóvenes menores de 24 años. Muchos de ellos murieron por no llevar los sistemas de protección adecuados. Además, el 50% de los niños españoles menores de trece años asegura que sus padres hablan por teléfono móvil mientras conducen, a la vez que reconocen que a veces son ellos mismos los que les distraen “dando guerra” en el coche.

Una de las ilustraciones del informe realizado por la Fundación Mapfre.

Madrid. M. GIRÓN
Estos son algunos de las conclusiones y datos del II Informe Cebra: Atlas de movilidad en familia, elaborado por la Fundación Mapfre, entre un total de 3.000 familias de todo el país. Convertidos en “Agentes Cebra” los menores relatan lo que, en su opinión, hacen bien y mal los adultos en materia de seguridad vial a través de un informe cuyo objetivo es, según el presidente del Instituto de Seguridad Vial de la Fundación, Miguel Muñoz, recopilar opiniones, sugerencias, miedos y hábitos ante esta cuestión. Asimismo, recuerda la necesidad de concienciarles desde pequeños sobre la importancia de ser precavidos ante cualquier tema vial, como mirar con atención antes de cruzar la calle o conocer el significado de las señales de tráfico, porque “educar en valores significa inculcar virtudes cívicas en las nuevas generaciones”.
Otra de las conclusiones del informe hace referencia a que al 95% de los niños les gusta viajar y conocer sitios nuevos, principalmente porque les parece divertido. Más de la mitad viaja más de tres veces al año, aunque no llega a la mitad la proporción de quienes han salido de España. Pensar en los viajes antes de hacerlos, ayudar a los padres a elegir los lugares de destino y participar en la preparación del viaje, son factores que contribuyen a que el viaje en conjunto les parezca más divertido y apetecible.

Viajan en coche

Según el informe, el medio de transporte más utilizado para viajar es el coche (99%), seguido del autobús (85%), el tren (66%), el avión (47%), el barco (38%) y la moto (22%). De los medios de transporte menos usados, los que les resultan más atractivos para viajar son el avión y el barco.
Los niños manifiestan no tener miedo cuando usan los medios de transporte, aunque algunos señalan cierto temor ante el avión (34%), el barco (26%) y la moto (26%). Sin embargo, prefieren los medios de transporte que van rápido que los que van despacio. El autobús es el único medio de transporte en el que han viajado solos más de la mitad de los menores. El resto lo han usado solos una pequeña minoría.
El 97% de los niños usa el cinturón de seguridad siempre que viaja en coche. Además, la sensibilización respecto a este tema parece bastante superior a la que existía hace años, pues sus padres usaban mucho menos el cinturón cuando tenían la edad de sus hijos. Pero existen otros aspectos relacionados con la seguridad a la hora de viajar en coche que no se cuidan tanto: más de la mitad de los niños dice haber visto con frecuencia al conductor hablando por el móvil mientras conducía, y más de la mitad reconoce protestar cuando viaja en coche, con la distracción que ello supone para la atención de la persona que conduce. En este sentido, en la mayoría de las ocasiones el conductor es el padre, que casi siempre revisa el vehículo antes de emprender un viaje.

Cruzar la calle

Un porcentaje muy alto de niños (90%) dice seguir las instrucciones de seguridad en los transportes públicos y, además, se muestran pendientes a la hora de cruzar la calle, aunque un preocupante 28% dice que son sus padres quienes están pendientes por ellos. En sus localidad de origen, la mayoría (70%) ha salido alguna vez a la calle sin la presencia o vigilancia de adultos, proporción que se reduce bastante cuando se encuentran de viaje, situación en la que los padres parecen estar más atentos. Los niños que se muestran más prudentes y atentos a la hora de cruzar son quienes salen solos a la calle con mayor frecuencia.
Por otro lado, a medida que aumenta la edad de los menores, desciende el miedo a los desplazamientos y modos de hacerlo, aumenta la proporción de quienes viajan solos en algunos medios de transporte, disminuye el porcentaje de los que protestan cuando viajan y baja el número de los que dicen que los viajes les resultan cansados. Además, aumenta el número de los que ayudan a preparar el viaje (incluyendo hacerse su propia maleta), y aumenta el porcentaje de quienes están pendientes de su propia seguridad a la hora de cruzar la calle.
En general, los chicos prefieren, en mayor proporción que las chicas, que los medios de transporte vayan rápido. También viajan más solo en algunos medios de transporte y salen solos a la calle en mayor medida. A la chicas les gusta más participar y contribuir en lo que sea, a la hora de planificar y preparar los viajes.

 

arriba