La salud del profesorado

El 44,5% de los docentes ha consultado al médico en el último año por alguna dolencia relacionada con el trabajo

Madrid.
Un 44,5% de los docentes ha consultado al médico en los últimos doce meses por alguna enfermedad relacionada con el trabajo y un 11,39% por problemas de relacionados con la voz. Así lo demuestran los datos más significativos de un estudio epidemiológico realizado entre 1.027 trabajadores (el 70,8% profesoras y el 26% profesores),  de  80  colegios  de  titularidad

Foto: Rafael Martínez

privada ubicados en doce comunidades autónomas y de todas las etapas educativas. La edad media de estos docentes era de 41 años y su antigüedad en el trabajo de 16 años. El 47,2 % trabajaba entre 25 y 34 horas lectivas a la semana y el 5% más de 35 horas.
Presentado por los doctores Guillermo Soriano Tarín y Juan Antonio Gómez del Amo, el estudio ha sido promovido por la Federación de Enseñanza de CCOO, y financiado por la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, con la colaboración de FETE-UGT y la patronal CECE.
El 45,7% de los docentes que participaron en el estudio reconoce que el trabajo le afecta a su salud, siendo los de Educación Infantil y Especial y los que tenían más antigüedad los profesores más afectados. Un 55,7% toma medicamentos de forma habitual.

La voz

Por lo que respecta a las enfermedades relacionadas con la voz, una de las patologías de mayor incidencia en este sector profesional, los profesores de Música y los de educación globalizada, las profesoras y una acústica y una ventilación deficientes son elementos comunes en el estudio epidemiológico. Los nódulos de cuerdas vocales no son la patología más frecuente. Esta dolencia fue reconocida como enfermedad profesional en enero de 2007. Asimismo, las condiciones medioambientales relacionadas con la acústica y la calidad del aire en el interior de las aulas son factores directamente relacionados con estas dolencias. Sin embargo, un factor decisivo es la falta de formación del profesorado en cuanto al uso de la voz durante su actividad docente. Otro dato significativo que se desprende del estudio es que el 32,8% de los trabajadores con problemas de voz desea cambiar de profesión. Por todo ello, los autores del estudio proponen ampliar el cuadro de enfermedades profesionales a otras patologías relacionadas con el uso profesional de la voz.
Por lo que respecta a las condiciones estructurales y ambientales de los centros que participaron en el estudio, los autores del informe muestran su extrañeza por que en las aulas de ninguno de ellos hubiese ventilación mecánica, un factor que contribuye a amplificar la presencia de las bacterias, como se detectó en más del 60% de las aulas, además de dificultar la labor docente y de dispersar la atención del alumnado. La ausencia de ventilación mecánica supone el incumplimiento del real decreto 486/97 sobre ventilación.
Por otra parte, los trastornos músculoesqueléticos, las enfermedades infectocontagiosas y, sobre todo, las enfermedades psicosociales tienen una elevada prevalencia e incidencia en el sector docente.
Asimismo, el 41,5% de los profesores y profesoras con más de 19 años de antigüedad en la profesión manifiesta su deseo de cambiar de oficio, un porcentaje muy inferior -un 13%- en los que llevan entre 15 y 19 años ejerciendo la docencia.
Un 2,3% reconoció haber sido objeto de violencia física en el último año y un 8,5% violencia psicológica.

 

arriba