La educación, eje del Tratado de Lisboa

Gabilondo establece las prioridades de su Departamento durante la presidencia española de la UE

Según el ministro, “Europa no saldrá de la crisis si no hace de la educación y la formación un gran centro de actividad”. (Foto: Rafael Martínez)

Situar la educación en el corazón del Tratado de Lisboa es el objetivo para la presidencia española de la UE, según ha manifestado Ángel Gabilondo. Durante este semestre, tendrán lugar un Consejo de Ministros de Educación en Bruselas y la Conferencia ministerial europea en Viena y Budapest.

Madrid. R.C.
Además de la creación de un Observatorio de Becas y ayudas al estudio, el ministro de Educación apuesta por la potenciación de la Formación Profesional y por la apertura de Europa hacia Iberoamérica, el espacio Mediterráneo, Rusia o China. También ha especificado que la propuesta española durante la presidencia española de la UE se centrará en la dimensión social de la educación en Europa. Gabilondo ha puntualizado que “tenemos que garantizar la movilidad de verdad, no sólo para aquellos que tienen posibilidades; la igualdad de oportunidades y la efectiva equiparación de sistemas. En definitiva, la generación de un Espacio Europeo de Educación Superior de verdad”.
Para el ministro, “la dimensión social de la educación debe ser una vértebra para Europa, orientada hacia la creación de una Europa innovadora, que no viva a rastras, detrás de los modelos más innovadores del mundo”. Asimismo afirmó que “Europa no saldrá de la crisis si no hace de la educación y la formación un gran centro de actividad, y aquí hay mucha capacidad”.

Retos

La lucha contra la crisis, el fomento del empleo y el impulso de un nuevo modelo de crecimiento más sostenible en lo social, lo económico y lo ambiental constituyen los retos fundamentales de este semestre.
En este contexto, la educación, la formación, la innovación, la generación y la transferencia de conocimiento van a ser fundamentales en la consecución de la nueva economía basada en el conocimiento en toda Europa.  Más educación de calidad y para todos es la ambición del Gobierno de España y representa el eje sobre el que se asentará el trabajo de Gobierno en esta materia, durante la Presidencia española.
“Ahora es más evidente que nunca que la estrategia, que de respuesta tanto a las necesidades inmediatas de relanzamiento económico como a la sostenibilidad en el desarrollo económico y social con vistas de una perspectiva superior, pasa por la consideración de que la educación y la formación son los factores clave para desarrollar la competitividad y la cohesión social de la Unión Europea”, señala el Ministro, que considera de capital importancia dar un gran impulso a esta misión de la educación y la formación como motores del desarrollo y el bienestar social europeo y “así lo hemos acordado, en nuestra agenda política”.

Dimensión social

Dar respuesta a los grandes retos globales a los que se enfrentan nuestras sociedades, energía, cambio climático, alimentación, agua, migración, lucha contra la pobreza, pasa también por situar a la educación y a la formación como fundamentos de la sociedad del conocimiento de esta nueva era. La investigación y la innovación constituyen asimismo pilares básicos de la sociedad del conocimiento, pero la Presidencia española ha de añadir un nuevo pilar, el de la dimensión social y la responsabilidad social de la educación en todos sus niveles, especialmente en la educación superior.
“Para alcanzar estos objetivos es necesario incrementar de manera sostenida las inversiones en educación y formación y también hacerlo de manera más eficiente. Y esta tarea hemos de promoverla conjuntamente como sociedad”, concluye Gabilondo.
La agenda durante este primer semestre incluye un Consejo de Ministros de Educación en Bruselas los días 15 y 16 de febrero, la Conferencia ministerial Europea en Viena y Budapest los días 11 y 12 de marzo y un Consejo informal de Ministros de Educación del 12 al 14 de abril próximos.

 

arriba