Iñaki Urdangarín durante la presentación del informe, acompañado
de los autores del mismo.
(Foto: Fundación Telefónica)

Internet supera ya a la televisión y al móvil
en las preferencias de niños y adolescentes

El 40% de los jóvenes tiene página web propia y el 70% utiliza las redes sociales, según la investigación realizada por el Foro Generaciones Interactivas

Además de precoces consumidores de nuevas tecnologías, la “generación interactiva” se distingue también por su autonomía ante las pantallas. El 65% de los niños utiliza los videojuegos sin compañía y el 61% navega solo por Internet. En el caso de los adolescentes, el porcentaje asciende al 85’5%. Así lo demuestra del primer trabajo de investigación realizado en España por el Foro Generaciones Interactivas.

Madrid. M. GIRON
El 88% de los adolescentes y casi el 71% de los niños son usuarios de Internet. Lo más habitual es que naveguen desde casa, lo que explica la alta penetración de Internet en los hogares con menores de nuestro país. Además, el 61% de los niños de entre 6 y 9 años navega solo por Internet, un porcentaje que aumenta hasta el 85’5% en el caso de los adolescentes de entre 10 y 18 años. Así lo demuestra del primer trabajo de investigación realizado en España por el Foro Generaciones Interactivas, editado por Fundación Telefónica.
Durante la presentación de los datos, sus autores, Xavier Bringué y Charo Sádaba, de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, llamaron también la atención sobre el uso de los teléfonos móviles, asegurando que estamos ante una “generación movilizada”, ya que “lo más frecuente es que consigan su primer móvil entre los 10 y los 12 años”, aunque hay mayores diferencias por edad. Así, mientras que el 29% de los niños declara tener móvil propio, la cifra se eleva al 83% en el caso de los adolescentes, siendo prácticamente del 100% a partir de los 17 años.
De esta forma, según Sádaba, el móvil se convierte en el “gestor de su propia vida”, debido a que tanto su reloj como su agenda se unen en el mismo dispositivo. Además, el estudio muestra que la utilidad del aparato móvil evoluciona con la edad. Los más pequeños lo utilizan para hablar (72%) y jugar (61%), mientras que los mayores incluyen otros usos como escuchar música, ver y hacer fotos y videos, entre otros.

Internet, líder

El estudio refleja que Internet, con una alta presencia en los hogares españoles con niños, supera ya a la televisión y al móvil en las preferencias de niños y adolescentes. El 89% de los adolescentes y el 87% de los niños aseguran navegar desde casa.
Según explicó el vicepresidente del Foro, Manuel Echanove, el estudio, realizado mediante 13.000 encuestas en 113 centros educativos de toda España, “muestra y caracteriza a los niños y adolescentes españoles como una generación que hace un uso intensivo de las nuevas tecnologías” y, además, “pone de manifiesto los numerosos retos educativos y sociales que se plantean y la necesidad e un compromiso global para fomentar un uso adecuado de las pantallas por parte de los jóvenes”.
Por su parte, el presidente de honor del Foro, Iñaki Urdangarín, pide “retos globales” para afrontar la “formación de una generación interactiva que sea dueña de las grandes oportunidades que le ofrecen las pantallas y no esclava de sus rincones más oscuros”. Además, añadió que “en un marco en el que el futuro y ya casi el presente dibujan millones de menores con una pantalla en el bolsillo que les permitirá tener un acceso global e interactivo a multitud de contenidos” el Foro tiene como objetivo “generar una respuesta educativa que implique a los menores, a sus padres y a los educadores”.

Jóvenes creativos

Además de precoces consumidores de nuevas tecnologías, la generación interactiva de distingue también por su carácter creador. Casi un 40% de los menores internautas tienen página web propia o son generadores de contenidos digitales (blog, fotoblog, espacio para difundir vídeos). Las temáticas más frecuentes son la música, los deportes y los juegos. Además, se puede considerar a esta generación como “emancipada” ya que uno de cada tres adolescentes tiene ordenador y televisión en su propio cuarto y aseguran que aprenden a utilizar las nuevas tecnologías de forma autodidacta.
Por su parte, la televisión sigue siendo una de las pantallas más presentes en los hogares. De hecho, el 48% de los niños y el 56’5% de los adolescentes tienen tres o más televisores en su hogar, y una de las características de esta generación es que el televisor se concibe como un aparato multitarea, es decir, es un medio de acompañamiento para otras actividades (comidas, convivencia familiar, ratos de juego, navegación).
En cuanto al tiempo que dedicado a cada pantalla, lo más habitual es que se sitúe entre una y dos horas los días lectivos y se incremente los fines de semana, cuando más de un tercio supera las dos horas, el 34% en el caso de la televisión y el 34’5% en el de Internet.

Diferencias entre sexos

Por otro lado, las preferencias por sexo muestran que las chicas optan más por la virtualidad comunicativa de las pantallas: enviar mensajes, hablar y chatear; mientras que ellos lo hacen por el ocio y el entretenimiento: jugar, descargar, música y películas.
Los autores se refirieron también a las oportunidades y retos que plantean las conclusiones del informe. Por un lado señalan a la escuela como el mejor ejemplo de la integración de las nuevas tecnologías al ser “más de la mitad de los profesores los que utilizan Internet a la hora de dar clase”. Además, indican que el 90% de los jóvenes lo utiliza para estudiar o realizar tareas escolares.
Por otra parte, el estudio denuncia que el 8% de los encuestados reconoce haber recibido imágenes y mensajes ofensivos a través de la Red. De la misma forma, muchos jóvenes aseguran estar “enganchados” a las tecnologías y un 38% de los usuarios de móvil reconoce no apagarlo nunca.
Otro riesgo del que advierten los autores del estudio es el uso extendido de los antivirus en lugar de los filtros para menores. Achacan esto que los padres “se preocupan más de que el niño no rompa el ordenador que de que no se rompa a si mismo” y concluyen que “a partir de todas estas evidencias, todos deberíamos ponernos a trabajar para que esta generación sea la mejor generación interactiva”.

 

arriba