La formación continua de los profesores españoles no tiene impacto en la calidad de la enseñanza

La Comisión Europea presenta la Encuesta International sobre Enseñanza
y Aprendizaje 2009 (TALIS), realizada en 23 países

La OCDE y la Comisión Europea han presentado su nuevo informe sobre el desarrollo profesional de los profesores en Europa en comparación con otras partes del mundo (Teachers’ Professional Development: Europe in international comparison). Su conclusión es que los profesores necesitan información de
retorno efectiva sobre su trabajo para poder beneficiarse plenamente de las oportunidades de formación, pero añade que la variedad de experiencias de formación y un mejor ambiente en los colegios son fundamentales para un buen desarrollo profesional.
Foto: Rafael Martínez

Madrid.
La formación continua que el 100% de los profesores españoles de Secundaria dicen haber recibido durante los últimos 18 meses “no ha tenido impacto” en la calidad de la enseñanza y, además, la demanda del profesorado no queda satisfecha, según el informe sobre desarrollo profesional de los profesores en Europa publicado el pasado 24 de  noviembre por la Comisión Europea y la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).
Durante la presentación del informe, Michael Davidson, el coordinador de la Encuesta Internacional sobre Enseñanza y Aprendizaje (TALIS) de la OCDE en la que se ha basado este estudio, admitió que el caso español es un “enigma” y que resulta difícil explicar esos datos “misteriosos”.
Davidson resaltó que “hay una fuerte demanda de los profesores para participar en actividades de formación, pero éstas parecen sin impacto”.
El 60% de los profesores españoles encuestados se muestran insatisfechos y les gustaría tener una mayor oferta para aumentar su formación. Estas circunstancias hacen pensar que las actividades que se ofrecen al profesorado “no son las adecuadas”, pero también denotan la “falta de feedback", es decir, de evaluación y diálogo con el centro para evaluar los logros y las necesidades.
En estudios anteriores, la Comisión ha insistido en la importancia de supervisar y evaluar en cada centro la eficacia de los programas educativos y la labor de los profesores, entre otras cuestiones. Una política escolar en la que se informe a los profesores sobre su rendimiento está “fuertemente ligada” a su desarrollo profesional y al efecto percibido de este último, según defiende Bruselas. Sin embargo, el proceso de evaluación español es “el menos desarrollado” de los 23 países europeos y terceros que se han estudiado.

Más formación

Según el informe, casi nueve de cada diez profesores (89%) participan en algún tipo de formación profesional en el trabajo y más de la mitad desean recibir más formación. El informe, basado en la Encuesta International sobre Enseñanza y Aprendizaje (TALIS) de este año realizada en 23 países, ofrece por primera vez datos comparables a nivel internacional sobre el desarrollo profesional de los profesores.
Según Maroš Šefčovič, Comisario Europeo de Educación, Formación, Cultura y Juventud, “tenemos más de seis millones de profesores en la UE y su capacidad de inspirar a todos los alumnos en su aprendizaje es fundamental para el futuro de nuestras sociedades. Si queremos tener una enseñanza de calidad es esencial que nuestros profesores tengan las mejores oportunidades de desarrollar sus capacidades, tanto al principio como a lo largo de sus carreras. Animándolos a que se desarrollen desde un punto de vista profesional contribuimos a elevar el estatus y la capacidad de atracción de su profesión”.
Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, añade a este respecto que “los profesores son el elemento vital de la educación, y su desarrollo profesional es un factor decisivo para mantener la calidad de los sistemas educativos. Los resultados de la encuesta TALIS que figuran en este informe reflejan las ansias de aprender y de mejorar que tienen los profesores, pero también ponen de manifiesto que el desarrollo profesional en servicio debe estar mejor orientado a las necesidades del profesora do”.
La principal conclusión del citado informe es que el desarrollo profesional de los profesores forma parte integrante de su vida. Por tanto, ofrece grandes posibilidades como instrumento de mejora de la enseñanza. Sin embargo, los profesores entienden que la “incompatibilidad con el calendario de trabajo” es la principal barrera a su participación en las actividades de desarrollo profesional, de lo que se deduce que resultaría beneficiosa la aplicación de políticas destinadas a integrar más eficazmente el desarrollo profesional de los profesores en el conjunto de su actividad laboral y en el funcionamiento de los centros de enseñanza.
En conjunto, los resultados indican que una política escolar en la que se informe a los profesores sobre su rendimiento está fuertemente ligada a su desarrollo profesional y al efecto percibido de este último.

Ambiente escolar

El ambiente escolar es también importante. Los profesores que se sienten satisfechos del trabajo que realizan en su centro de enseñanza tienen una actitud positiva sobre su desarrollo profesional. Los responsables políticos pueden deducir de estas conclusiones que una mayor atención a aspectos como la evaluación, la información de retorno sobre el trabajo de los profesores y un ambiente escolar positivo pueden contribuir al desarrollo de los centros de enseñanza como “organizaciones de aprendizaje”, fomentando el aprendizaje profesional continuo y, por tanto, mejorando la calidad de la enseñanza.
Este informe temático fue elaborado por un equipo de investigadores de la Universidad de Twente, en los Países Bajos, y supervisado por el profesor Jaap Scheerens, que es también el revisor del informe.
TALIS es la nueva Encuesta Internacional sobre Enseñanza y Aprendizaje de la OCDE, la primera encuesta internacional que se centra en el entorno del aprendizaje y en las condiciones de trabajo de los profesores en los centros de enseñanza.La encuesta está centrada en los problemas que afectan al profesorado y su rendimiento, desde el punto de vista de los directores de los centros y de los propios profesores. Su finalidad es colmar los importantes vacíos informativos que afectan a las comparaciones internacionales de los sistemas educativos.La encuesta se realizó con el apoyo de la Comisión Europea y abarca veintitrés países: Australia, Austria, Bélgica (Comunidad Flamenca), Brasil, Bulgaria, Corea, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Hungría, Islandia, Irlanda, Italia, Lituania, Malasia, Malta, México, Noruega, Polonia, Portugal y Turquía.Para su realización se seleccionaron al azar unos 200 centros de enseñanza en cada país, y en cada centro cumplimentaron los cuestionarios el director y veinte profesores seleccionados al azar.

arriba