El Congreso pide al Gobierno la retirada de los crucifijos de las aulas

Con ello se aplica una sentencia del Tribunal de Estrasburgo donde se señala que estos símbolos vulneran la libertad religiosa

La Comisión de Educación del Congreso de los Diputados insta al Gobierno a que se retiren los símbolos religiosos de los centros, tras la aprobación de una propuesta de ERC, respaldada por el PSOE. Según una sentencia del Tribunal de Estrasburgo los crucifijos vulneran el derecho a la libertad de pensamiento.

Madrid. R.C.
El Congreso de los Diputados ha aprobado una proposición no de ley en la que se insta al Gobierno a aplicar en todos los centros escolares la jurisprudencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo que determina que los crucifijos en las aulas son “una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones” y de la libertad de religión de los alumnos.
Esta sentencia, que se hizo pública el pasado 3 de noviembre, establece que la presencia de crucifijos en los centros públicos vulnera el artículo 9 de la Convención Europea de Derechos Humanos, y respondía al recurso presentado por Soile Lautsi, una ciudadana italiana de origen finlandés, que en 2002 había pedido al instituto estatal italiano en el que estudiaban sus dos hijos que quitara los crucifijos de las clases.

Propuesta de ERC

La iniciativa, aprobada en la Comisión de Educación y Deporte por 20 votos a favor y 16 en contra, ha surgido de una propuesta de Esquerra Republicana de Catalunya, que posteriormente fue modificada y pactada con el PSOE. La proposición no de ley ha contado con el apoyo del BNG y ha sido rechazada por PP y CiU.
En el texto inicial, ERC solicitaba al Gobierno llevar a cabo “las modificaciones oportunas para impulsar y garantizar” la retirada de los crucifijos de las escuelas públicas, pero este grupo parlamentario ya había advertido que era un paso previo para eliminar la simbología religiosa de los colegios concertados.
Por su parte, el PSOE ofreció a ERC un acuerdo donde no hay un llamamiento expreso a retirar la simbología religiosa, pero sí reclama al Gobierno que “traslade la jurisprudencia establecida por el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo” sobre libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, “especialmente en lo relativo a centros escolares”, sin especificar la titularidad de los centros.
Según el representante de ERC Joan Tardá, el acuerdo alcanzado muestra que los socialistas tienen “verdadera voluntad política” de cumplir su compromiso de modificar la Ley de libertad religiosa. “No tenían ninguna necesidad de llegar a un acuerdo con los republicanos, con la que está cayendo y podrían haber despachado la iniciativa con una enmienda a la baja o con un voto en contra”, afirmó.

Reacciones

Luis Tomás, portavoz del PSOE, ha manifestado que España suscribió el Convenio Europeo de Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, lo que obliga a incorporar a su ordenamiento jurídico esta sentencia. También, anticipó que el Gobierno quiere dar pasos para alcanzar “la condición de laicidad que la Constitución otorga al Estado, una laicidad que respeta el hecho religioso, pero que exige igualdad ante la ley y que ninguna confesión goce de trato de favor en sus relaciones con el poder”.
Por otra parte, el portavoz de Educación del PP, Juan Antonio Gómez Trinidad, denunció que con esta proposición el PSOE “está generando un problema, un conflicto social y educativo innecesario” y que el hecho de que el Estado sea aconfesional “no significa que sea confesionalmente laicista y beligerante contra cualquier símbolo religioso” y advirtió que “la inmensa mayoría de los españoles se siente creyente”.

La doctrina del Tribunal de Estrasburgo determina que los crucifijos en las aulas son "una violación de los derechos de los padres". (Foto: Rafael Martínez)
arriba