Un modelo de educación para una sociedad cada vez más inclusiva

Seiscientos expertos españoles y extranjeros participan en una conferencia mundial sobre personas con discapacidad

Evaluar los progresos en el ámbito de los derechos humanos de las personas con discapacidades intelectuales era el objetivo de la Conferencia Mundial sobre Educación Inclusiva, en la que participaron 600 expertos internacionales. Ángel Gabilondo, ministro de Educación, y José Gómez Asencio, rector de la Universidad de Salamanca, durante la inauguración de la Conferencia Mundial.
(Foto: EFE)

Madrid.
Los participantes en la Conferencia Mundial sobre Educación Inclusiva apuestan porque todos los niños discapacitados estén en las escuelas ordinarias, “independientemente de su discapacidad”. Bajo el lema “Afrontando el reto: derechos, retórica y situación actual”, 600 expertos de 58 países han participado en este encuentro, organizado por el Instituto Universitario de Integración en la Comunidad (INICO) de la Universidad de Salamanca, que se ha desarrollado del 21 al 23 de octubre en la capital salmantina. En el transcurso de las sesiones se abordó el progreso de la Declaración de Salamanca en 1994, que confirmó la necesidad de actuar sobre las necesidades educativas especiales; evaluar los progresos dentro del esquema de la Convención de la Organización de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidades; y diseñar una agenda de gestión de acciones concretas para los próximos años.
El programa incluía conferencias, paneles de sesiones simultáneas, exposición de pósters y talleres temáticos, además tuvo lugar la presentación del Informe Global sobre el Estado de la Educación Inclusiva. En este foro también han intervenido Diane Richler, presidenta de Inclusión Internacional, Ingrid Körner, presidenta de Inclusión Europa, Mia Farah, miembro del Consejo de Inclusión Internacional, y Gordon Porter, presidente del Comité Organizador del Congreso.

Conclusiones

Miguel Ángel Verdugo, director de INICO, ha revelado que los grupos de trabajo han presentado una propuesta “en la que se hace una crítica a los excesos de teoría y a la falta de práctica en general en las comunidades autónomas”. Además, se han demandado que tanto los gobiernos autonómicos españoles como los de otros países “elaboren una plan de acción a tres o cinco años con objetivos evaluables y específicos” contando siempre, ha añadido, con “los agentes educativos, organizaciones no gubernamentales y las familias de las personas con discapacidad”.
En referencia a la implicación de las comunidades autónomas, Verdugo ha señalado la existencia de “un problema global real de no ser prioritaria políticamente la educación inclusiva”, aunque ha reconocido que el País Vasco y Murcia son las autonómicas con más iniciativas.
Mientras que los países del norte de Europa destacan como los más implicados, Francia y Alemania son “muy segregadores”.
Por último, ha concluido que a los estados iberoamericanos “les ha costado mucho iniciar procesos y que ahora tienen que materializar”, una circunstancia que se ha debido a “la influencia de los políticos y a la falta de estabilidad en los planes”.

Incorporación laboral

Durante el acto de inauguración de este foro internacional, Angel Gabilondo, ministro de Educación, valoró como muy importante “que se tenga no sólo una idea inclusiva de la educación, sino incluyente” y por ese motivo abogó por “trabajar para no solo no haya discriminación, sino porque haya una verdadera incorporación de las personas que tienen incapacidad u otras capacidades, en el mundo en el que viven y muy singularmente en el mundo de la educación” y subrayó que esta cuestión “es determinante para que se formen ciudadanos en una sociedad diversa”. Para el Ministro, es muy importante que las personas con discapacidad se incorporen al ámbito laboral, porque “tiene que haber una formación cualificada específica que lo permita”. Así como, afirmó que este tipo de actos son decisivos “en el concepto general de educación, ya que no es sólo una actividad escolar, sino que abarca todas las dimensiones de la vida en una sociedad de convivencia plural, de diversidad y que asume las capacidades de cada uno”.
De igual modo, hizo referencia al Pacto por la Educación que, según sus propias palabras, “tiene muy presente la necesidad de atender las necesidades educativas especiales que tienen las personas con discapacidad, si queremos conseguir una educación de calidad para todos”
.

arriba