Gabilondo plantea extender la enseñanza obligatoria hasta los 18 años

Padres y profesores apoyan la iniciativa, pero demandan financiación y reforma del Bachillerato

Ángel Gabilondo ha planteado la posibilidad de prolongar la enseñanza obligatoria hasta los 18 años. Según la normativa vigente, la escolarización obligatoria finaliza a los 16 años, en 4º de la ESO. Representantes políticos, sindicales y de padres de alumnos apoyan la iniciativa, pero reclaman la reforma del Bachillerato y una mayor inversión.

Madrid. R.C.
En una entrevista en Radio Nacional de España, el ministro de Educación ha manifestado que el sistema educativo español es “demasiado rígido, no es transversal” y que “dentro de esa rigidez es buenos que analicemos el alcance del Bachillerato y que incluso esbocemos la posibilidad de que haya una enseñanza obligatoria hasta los 18 años”. No obstante, Ángel Gabilondo precisó que no estaba diciendo que eso fuera a ocurrir de forma inmediata y, seguidamente, citó el ejemplo de Portugal, donde la enseñanza obligatoria se extiende hasta los 18 años. Los estudiantes, tras obtener el título de graduado en Educación Secundaria Obligatoria, pueden acceder al Bachillerato que consta de dos cursos y se puede realizar en cuatro años o bien matricularse en Formación Profesional.

Reacciones

Ante el planteamiento realizado por Gabilndo, el Partido Popular afirma que no descarta estudiar esta ampliación de la enseñanza obligatoria, aunque, según Juan Antonio Gómez Trinidad, portavoz de Educación del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, bastantes problemas tiene ya el sistema educativo, como para abrir otros frentes. “En principio no estamos en contra, pero consideramos que no es el asunto más urgente de la educación española”, ha manifestado. Asímismo ha calificado como “muy arriesgado” prolongar la obligatoriedad o que, al menos, esta medida requiere cierta prudencia, ya que incluso, en su opinión, puede fomentar el fracaso escolar. El PP considera más urgente ampliar el Bachillerato a tres años, reformar 3º y 4º de Primaria y potenciar la Formación Profesional. También, advirtió que ampliar la escolarización obligatoria supone reformar la Ley, incrementar los presupuestos y modificar la extensión de los conciertos, ya que aumentarían las etapas obligatorias.
Mientras, los grupos parlamentarios de CiU, ERC e IU han expresado su apoyo a la propuesta anunciada por Gabilondo, y el portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, se ha mostrado partidario de aplicar esta propuesta, que figuraba en el programa electoral de su formación, y Joan Tardá, representante de ERC, la ha calificado de “interesante”, pero ha señalado que “quizás sea más urgente hacer inversiones para garantizar la calidad de los niveles actuales de educación obligatoria”.

Patronales

Las principales patronales de enseñanza, CECE y FERE, han expresado su disposición a debatir con el Ministro esta propuesta. La presidenta de CECE, Isabel Bazo, ha afirmado que respalda esta iniciativa, para “reducir el abandono y el fracaso escolar”, pero que debe estar respaldada por los Presupuestos Generales del Estado y acompañada de una memoria económica. También, planteó la necesidad de reformar el Bachillerato y que se amplíe a tres años y sugiere que el actual 4º de la ESO pase a ser 1º de Bachillerato.
Para Manuel Castro, secretario general de FERE, esta propuesta es “organizativamente, muy complicada”, porque “ya lo fue cuando se pasó de la obligatoriedad de los 14 a los 16 años”. En su opinión, obligar a los chicos que no quieren estudiar a que lo hagan, “siempre supondrá una rémora para el resto del alumnado que quiere seguir su formación”, pero afirmó que está dispuesto a dialogar y debatir este tema con la comunidad educativa.

Sindicatos

Paralelamente, el sindicato de profesores ANPE defiende la ampliación del Bachillerato, pero en el marco de una reforma profunda de la enseñanza secundaria. En un comunicado, se muestran partidarios de establecer un Bachillerato de 3 años, como en la mayoría de los países europeos, “sin embargo, el año que necesita no debe aumentarse a costa de prolongar la edad de escolarización, puesto que el Bachillerato no es ni puede ser una enseñanza obligatoria”.
Ante la propuesta de Gabilondo, la Federación de Enseñanza de UGT considera que, “después de tres años de implantación de la LOE, con un gran avance en la equidad, es hora de flexibilizarla, siguiendo los indicadores internacionales y aprovechando del debate del Pacto por la Educación. Para este sindicato, la propuesta del Ministro “compatibiliza la comprensividad de la enseñanza con la posibilidad de reestructurar el Bachillerato” y que el objetivo de una enseñanza obligatoria hasta los 18 años aumentará la cualificación profesional y responderá a las demandas de la sociedad del siglo XXI.
En este sentido, José Campos, secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO, califica como “valiente” la iniciativa, pero advierte de la necesidad de concretarla para que pueda ser debatida abiertamente. También, plantea
que habría que saber cómo afecta a la ordenación del sistema educativo, a las plantillas docentes y si los alumnos van a tener distintas opciones dentro del sistema educativo.
Para STEs, la idea es “interesante”, pero la primera prioridad es atender mejor la educación obligatoria actual, reducir la ratio en Primaria y ESO y “avanzar sustancialmente en la inversión”. Según revela en un comunicado: “aunque la propuesta ministerial podría acarrear la creación de más puestos de trabajo para profesores, duda de que la ampliación de la obligatoriedad pueda contribuir a resolver el fracaso escolar actual”.

Asoci
aciones de padres

Si bien las asociaciones de padres de alumnos consideran “una buena idea” la permanencia de los estudiantes en el sistema educativo hasta los 18 años, exponen dificultades económicas y formativas para su puesta en marcha. Por una parte, Luis Carbonel, presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA), recuerda que esta iniciativa es una vieja reivindicación de su organización y que constituiría “un avance en derechos sociales de envergadura”, pero afirmó que es necesaria una mayor inversión para que el Bachillerato sea gratuito. Por otra, Pedro Rascón, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (CEAPA), puntualizó que “hace falta matizar muchas cosas” y plantear la flexibilización, ya que a “ciertas edades hay que buscar otras motivaciones para los alumnos”. Si bien defiende la garantía de una permanencia en el sistema educativo hasta los 18 años, en el caso de la obligatoriedad, se muestra contrario “si se plantea como una prolongación de la ESO con más materia.

Según la normativa vigente la escolarización obligatoria finaliza a los 16 años.
(Foto: Rafael Martínez)
arriba