El colegio Ramiro Solans, de Zaragoza, recibe el Premio a la Acción Magistral

El Conservatorio de Música de Torrent (Valencia) ha sido galardonado con la mención especial del este certamen promovido por la FAD

Promovidos por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), la Comisión española de Cooperación con la UNESCO y el BBVA, estos galardones reconocen el valor de aquellos proyectos educativos que facilitan la transmisión de valores como la tolerancia, la solidaridad, el respeto, la justicia o la igualdad y previenen comportamientos de riesgo social.
Los galardonados posan junto a Doña Sofía, durante el acto de entrega de los premios.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. M. GIRON
La reina Doña Sofía ha entregado el Premio a la Acción Magistral al proyecto “Aprender a ser personas” llevado a cabo por el colegio público “Ramiro Solans” de Zaragoza. La profesora Rosa María Llorente, responsable de esta iniciativa, ha recibido el galardón que ha convocado, en su quinta edición, la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), en colaboración con la Comisión Española de Cooperación con la UNESCO y el BBVA, y que está dotado con 9.000 euros para los autores y otros 9.000 para el centro en el que se ha llevado a cabo.
Han acompañado a la Reina en el acto de entrega de Premios la secretaria de Estado de Educación, Eva Almunia, el presidente de la FAD, José Ángel Sánchez Asiaín, y su director general, Ignacio Calderón.
El proyecto ganador tiene como objetivo el desarrollo de la inteligencia emocional de los alumnos y se puso en marcha hace cinco cursos en el propio colegio, el cual cuenta con 180 escolares, de los que el 69% son de etnia gitana, el 30% son hijos de inmigrantes de 18 nacionalidades diferentes, y el uno por ciento población autóctona. Está ubicado en un barrio con nivel socioeconómico y cultural bajo, con familias en situación de exclusión social y un alto índice de relaciones interpersonales conflictivas que favorece una serie de carencias y provocan un desajuste emocional en los niños.

Música e integración

Por su parte, el Conservatorio Profesional de Música de Torrent (Valencia) ha recibido una mención especial por el proyecto de integración a través de la música “Tost musics tots diferents”, que se puso en marcha en 2004 y reserva un número de plazas escolares de su oferta general para la adaptación de alumnos con discapacidad. El director del Conservatorio y coautor del proyecto, Manuel Tomás, ha explicado que cuentan con un plan específico de evaluación de los seleccionados, que en estos momentos son catorce que comparten la música con otros 540 alumnos del centro. Para ello, los 22 profesores del centro desarrollan nuevas estrategias que consideran las limitaciones por discapacidad una diferencia salvable con metodologías alternativas.
Además, Rosario Blanco, directora del Centro Ramiro Solans, ha recogido la placa de la orden Alfonso X del Sabio, que concede el Ministerio de Educación y que reconoce el desarrollo de acciones extraordinarias en materia educativa.
A este premio, que en la próxima convocatoria se ampliará a Educación Secundaria, se han presentado un total de 251 proyectos de toda España. El objetivo de este galardón, tal como ha dicho el presidente de la FAD, es reconocer y premiar la labor que realizan los profesores a favor de la educación en valores, promoviendo la colaboración entre familia, escuela y comunidad, como principal vía para luchar contra la drogadicción.

Igualdad educativa

Por su parte, la secretaria de Educación, Eva Almunia, ha destacado la finalidad del proyecto galardonado de integrar y lograr la equidad de los alumnos, porque el modelo educativo que no lo hace promueve la discriminación. Además, ha añadido que nunca hasta ahora la sociedad había percibido tan claramente que para que un país tenga futuro es necesaria la educación y por eso defiende el pacto en educación, que, en su opinión, debe ser generacional y no electoral.
La autora del proyecto, Rosa María Llorente, habló en nombre de los premiados y recordó que educar es un acto de responsabilidad y compromiso, pero que si los alumnos están en situación de riesgo, el reto es todavía mayor y que por eso con su proyecto pretenden que los niños aprendan a conocerse mejor, a valorarse a si mismos y a pensar de forma constructiva para afrontar el futuro. Para ello, el proyecto se divide en cinco actividades temáticas: autoestima-personalidad, emociones, habilidades sociales, resolución de conflictos y valores prosociales. Además, implica a profesores, familias, agentes externos y personal del centro. Las familias participan a través de diferentes sesiones de la Comisión de Padres donde conocen las actividades que realizan sus hijos para formarse como personas. Son ellos mismos los que les cuentan qué aprenden y para qué les sirve lo aprendido. De esta forma, los alumnos contribuyen a mejorar la formación emocional de sus padres.
El filósofo y escritor José Antonio Marina se refirió a la nueva figura del maestro por sus innovaciones y por no haberse refugiado en el pesimismo, y recordó que la compleja sociedad de hoy tiene más posibilidades pero también más riesgos, por lo que se hace necesaria la contribución de la tribu entera para educar a un niño. Marina también se hizo eco de la frase que el escritor Max Aub deseaba que constase en su epitafio y que reza: “hice lo que pude”, para concluir que si todos pudiésemos decir eso el problema de la educación estaría resuelto.

arriba