Un gasto “austero” y “solidario” frente a la crisis

El presupuesto del Ministerio de Educación para 2010 alcanza los 3.209 millones de euros, con un 2,8% de incremento sobre el pasado año

El presupuesto del Ministerio de Educación para el próximo año aumentará un 2,8% con respecto al actual ejercicio, llegando a los 3.209 millones de euros. De ellos, 1.393 millones se destinarán a becas, con una subida del 3,86%, de las que podrían beneficiarse 1.680.000 estudiantes. Según Ángel Gabilondo serán unos presupuestos “austeros” que “apuestan por la solidaridad”, y también garantizarán el desarrollo de actuaciones innovadoras, como el programa Escuela 2.0, el Campus de Excelencia Internacional, el programa Educa3 y el Plan PROA. A la izquierda Ángel Gabilondo en la presentación de los presupuestos de su Departamento.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. ARIANES
El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha presentado los “austeros” presupuestos de su Departamento para el año 2010 que, según sus propias palabras, “apuestan por la solidaridad reforzando el gasto social”, para mejorar especialmente el sistema de becas y los programas de fomento de las nuevas tecnologías. “Seguimos apostando por la calidad -ha añadido- pero somos conscientes del momento que vivimos, un momento en el que las políticas sociales son más necesarias que nunca y hay que tener en cuenta a los que más necesitan”.
Durante el próximo año el Ministerio de Educación dispondrá de una partida presupuestaria de 3.209 millones de euros (el 4,95% del PIB), 88 millones más que en el presente ejercicio. Eso supone un incremento del 2,8% (y un 102% más que en 2004), por lo que es el cuarto Departamento que más incrementa su asignación, por detrás de los ministerios de Trabajo, Sanidad y Justicia. La Secretaría de Estado de Educación gestionará 941,8 millones y la Secretaría General de Universidades (de la que dependen las becas) 1.777,9 millones, mientras que la Subsecretaria tendrá un presupuesto de 463,8 millones de euros.

Prioridad para las becas

En el proyecto de presupuestos del Ministerio de Educación destacan los 1.393 millones de euros que se destinan a becas, un 3,86% más que en el ejercicio precedente, porque según ha afirmado Ángel Gabilondo, las becas son “una de nuestras prioridades” y constituyen “un esfuerzo de solidaridad que reclama toda la sociedad”. Por ello, “ese dinero es una inversión de justicia ya que desde 2005 las becas son un derecho en nuestro país, y mejorar las dotaciones para becas es un elemento muy importante para mejorar la calidad de nuestro sistema educativo”.
El ministro ha desglosado las cifras correspondientes a las becas, y ha informado que 491 millones corresponden a becas no universitarias, en las que se incluye el programa de cobertura de libros de texto con una dotación que supera los 98 millones. Por otra parte, se destinan 840 millones a las becas universitarias, apartado que cuenta con una partida adicional de 37 millones para la convocatoria general, con el fin de “apoyar la dimensión social del proceso de construcción del Espacio Europeo de Educación Superior”.

Un derecho de todos

Además, el capítulo de becas dedica asimismo más de 14 millones de euros para financiar el programa de estudios de másteres para desempleados de entre 25 y 40 años, mientras que se mantienen el resto de las dotaciones presupuestarias para becas, incluidos los 61,5 millones para ayudas al aprendizaje de lengua inglesa. Por contra, la cantidad destinada a las becas Erasmus sufren un “mínimo” descenso, aunque el ministro ha querido recordar que “empezaron con cuatro millones en 2004 y el próximo año tendrán una partida de 62 millones”. A todas estas cantidades hay que sumar 100 millones para préstamos de renta. De esta forma, el Ministerio espera atender 1as solicitudes de 1.680.000 alumnos, porque no quiere que se quede sin beca ningún estudiante, ya que “son un derecho y cualquiera que cumpla los requisitos tiene derecho a ellas”.
También tienen reflejo en estos presupuestos los nuevos programas creados en los últimos meses “para modernizar y elevar la calidad del sistema educativo”. Así, se dedican 100 millones de euros al programa Escuela 2.0 de innovación educativa, y se destinan 90,5 millones para el Campus de Excelencia Internacional, una iniciativa para impulsar la modernización de las universidades españolas. Además, se contemplan otros 12,2 millones para apoyar a las universidades en su adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior y, por primera vez, se establece una partida de dos millones para el diseño y puesta en marcha de actuaciones tutoriales, de orientación académica, de inserción laboral y de iniciativas de impulso a las oficinas de atención a estudiantes”.

Calidad y equidad

El Ministerio ha querido garantizar “una financiación suficiente para políticas clave de calidad y equidad educativas”, por lo que mantienen las partidas de 100 millones para el programa Educa3, y de 50 millones para el Plan PROA, con programas “específicamente desatinados a los alumnos con mayor desventaja educativa”. Mientras tanto, se conserva “casi intacta” la financiación de 10 millones para acciones de mejora de las bibliotecas escolares y de fomento de la lectura.
Las actuaciones para la implantación de la LOE contarán en 2010 con una financiación de 578, y un total de 2.418 millones desde la entrada en vigor de esta Ley en 2006. Entre dichas medidas figuran los ya cotados planes PROA y la mejora de bibliotecas, o la financiación de la gratuidad del segundo ciclo de la Educación Infantil, acciones para reducir el fracaso escolar, evaluaciones de diagnóstico, programas de cooperación territorial y ampliación de plantillas. Ángel Gabilondo ha advertido que “algunas de esas partidas irán descendiendo e incluso desapareciendo” a medida que concluyan dichos planes, se consiga la universalización de la gratuidad en el citado nivel educativo y esté totalmente implantada la Ley.
Por último, la dotación de 36 millones de euros dedicada a la Formación Profesional supone un descenso del 8% con respecto a 2009, lo que parece un contrasentido si se quiere potenciarla y cuando a principios de verano se aprobó un real decreto con el fin de estimular el paso de 8.000 personas con experiencia profesional, pero sin titulación académica, por ciclos formativos de FP. El ministro ha aclarado que dicho descenso se convertirá en incremento cuando se apruebe la Ley de Economía Sostenible con un presupuesto de 20.000 millones, “y no dudo de que una parte se destinará a la FP como uno de los elementos fundamentales para el cambio de modelo productivo que se pretende”.

arriba