Los colegios no cerrarán por la gripe A

Se mantiene el calendario escolar y en estos días se distribuirá en los centros una guía de recomendaciones y medidas preventivas

Los Ministerios de Educación y Sanidad han anunciado que no se cerrarán los centros con brotes de gripe A, en una decisión consensuada con las Comunidades Autónomas y con los principales representantes de la comunidad educativa. Se creará una comisión de seguimiento para analizar la evolución de la pandemia y en estos días se presentará una guía con recomendaciones a seguir en el medio escolar. Trinidad Jiménez, Ángel Gabilondo y Eva Almunia, en sus respectivas reuniones con CC.AA, asociaciones de padres y sindicatos.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. R.CALLEJA/G. ARIANES
En el marco de la Conferencia Sectorial de Educación, los ministros de Educación y Sanidad y los consejeros autonómicos han decidido por unanimidad mantener el calendario escolar y no retrasar el comienzo del curso para mantener la “normalidad académica”, además advirtieron que no se cerrarán los centros con brotes de gripe A.
Asimismo, acordaron crear una comisión permanente de seguimiento, integrada por los ministerios de Educación y Sanidad y Política Social, para evaluar las incidencias que se produzcan en relación con la enfermedad y anunciaron la publicación de una guía de recomendaciones, dirigida a los centros escolares. Dicha guía acompañará al folleto elaborado por el Ministerio de Sanidad, que van a distribuir en los centros docentes los responsables de las consejerías de Educación de las Comunidades Autónomas, con indicaciones de carácter higiénico, protocolos de actuación y modos de proceder.
Trinidad Jiménez ha especificado que “el criterio común es que los centros se mantendrán abiertos todo el curso” y que serán los propios centros, en colaboración con las consejerías de Educación y Sanidad de las comunidades, los que evaluarán la situación en cada momento. Sobre los grupos de riesgo, Angel Gabilondo precisó que los consejeros han atendido los argumentos de la ministra de Sanidad de no incluir a los menores de 14 años y los profesores en este colectivo y afirmó que “no existen ni razones clínicas ni epidemiológicas”. En este sentido, manifestó que no se hado ninguna recomendación a las comunidades autónomas, ni a los centros de reforzar la plantilla docente en el caso de producirse bajas.

Vacunación

Además, la ministra de Sanidad ha revelado que ningún país europeo ha decidido vacunar a estos colectivos y que esta decisión corresponde a la Comisión de Salud Pública y fue ratificada por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, integrado por los responsables autonómicos. “No es un problema de establecer un criterio restrictivo. Hay vacunas más que suficientes para más del 60% de la población y esto no es un criterio político”, aseguró. Aunque, reconoció que podrían revisar esta decisión sobre los grupos de riesgo.
“Estamos ante una gripe, que aunque es nueva y a las autoridades nos preocupa y nos ocupa, queremos darle la normalidad que tiene. Las medidas tienen que ser proporcionales a la situación, y el criterio común es que no se cierren las aulas”, reiteró la ministra. También garantizó que “estamos en condiciones y tenemos los elementos para afrontar una situación que no es en principio fácil, pero a la que podemos dar respuesta”.

Con los padres

Ambos ministros se han reunido también con representantes de las principales confederaciones de asociaciones de padres, CEAPA, COFAPA y CONCAPA para informarles sobre las decisiones adoptadas por la Comisión Interterritorial de Sanidad y por la Conferencia Sectorial de Educación. Y también sobre las políticas y medidas que, al día de hoy, se van a adoptar en los centros escolares coincidiendo con el comienzo del nuevo curso en base a la información disponible.
Gabilondo y Jiménez han reiterado que, de acuerdo con las directrices marcadas por la Organización Mundial de la Salud, la Unión Europea, el Centro Europeo de Enfermedades Infecciosas y las comunidades científicas, va a haber normalidad académica, se va a mantener el calendario escolar previsto y las aulas y los centros van a permanecer abiertos.
Asimismo, han reiterado que, según las últimas recomendaciones de la UE, los primeros grupos que deben vacunarse contra la Gripe A son los enfermos crónicos a partir de 6 meses, el personal sanitario y las mujeres embarazadas, descartándose en principio la vacunación de niños sanos, tal y como se hará en el resto de países comunitarios. Y han pedido la colaboración activa de estas organizaciones para llevar a los padres un mensaje de tranquilidad y serenidad

Tranquilidad

Tras la reunión, el presidente de CONCAPA, Luis Carbonel, ha agradecido a los dos ministros “la transparencia que han tenido al contarnos cómo son las cosas. Ha existido una comunicación clara y sencilla y nos hemos quedado muy tranquilos. De hecho veníamos a pedir que fueran vacunados todos los menores de edad, pero la ministra nos ha convencido de que no es necesario ni aconsejable vacunar ahora a niños sanos. Nos ha dado una gran tranquilidad ver que estamos en manos de un Ministerio de Sanidad que ha hecho los deberes y que tiene competencia para lidiar con este problema, y le hemos ofrecido nuestra colaboración para llevar un mensaje de tranquilidad a los padres y explicarles lo que tienen que hacer”.
También la presidenta de COFAPA, Mercedes Coloma, ha agradecido a los ministros la información recibida, y ha anunciado que “nosotros vamos a transmitir a las familias la tranquilidad y la serenidad que se nos ha transmitido. Ahora es muy importante aplicar el sentido común, y para ayudar a los niños vamos a llevar a los padres, que son los primeros educadores de sus hijos, el mensaje de normalidad que hemos recibido, porque todo está controlado”.

Herramienta fundamental


El presidente de CEAPA, Pedro Rascón, ha agradecido igualmente a ambos ministros “esta información de primera mano que nos han transmitido y que, creo, es fundamental en estos momentos y es lo que nosotros estábamos reclamando. Hay que transmitir un mensaje de tranquilidad y confiar en las autoridades sanitarias, porque la información es una herramienta fundamental para transmitir tranquilidad a las familias y desactivar así cualquier alarma injustificada. Y eso lo están haciendo bien ambos ministerios. Tienen los deberes hechos, y han preparado información para que las familias sepan qué hacer en cada situación”.
Además, CEAPA añade en un comunicado que “no existe ninguna razón sanitaria para retrasar el inicio del curso. Esa impensable -añade- posponer la apertura de las aulas hasta que la vacuna está disponible en noviembre porque la Gripe A, aunque es más contagiosa que la Gripe común, también es más benigna y su mortalidad menor, según las autoridades sanitarias y la comunidad científica”. En cualquier caso, ha pedido que se canalice hacia las familias la información disponible sobre las formas de contagio, síntomas y protocolos de intervención y actuación en caso de contagio”.

Propuestas sindicales

El ministro Ángel Gabilondo y la secretaria de Estado de Educación y Formación Profesional, Eva Almunia, han informado asimismo a los máximos responsables de las organizaciones sindicales, patronales y estudiantiles más representativas. ANPE ha mostrado su satisfacción por la información obtenida, y por el hecho de que los dirigentes ministeriales “se han comprometido a desarrollar tres de las principales peticiones” planteadas por este sindicato: la creación de una comisión permanente de seguimiento de la Gripe A; la elaboración de una guía para los centros; y “la garantía de que la consideración de los escolares y los docentes como grupo de riesgo permanece abierta, susceptible de ser actualizada en cualquier momento”.
Por su parte, la Federación de Enseñanza de CC.OO ha insistido en “la necesidad de reforzar al máximo la información detallada la toda la comunidad educativa”, para evitar “una injustificada alarma social” y, por tanto, ha propuesto “seguir las recomendaciones y medidas propuestas por los profesionales de la salud y las instituciones sanitarias nacionales e internacionales, y aplicarlas con rigor”. Ha pedido que todos los centros y, especialmente, las familias, el profesorado y los equipos directivos dispongan de “una información clara y precisa sobre lo que está ocurriendo, las medidas preventivas anunciadas por los ministerios, la transmisión y síntomas de la Gripe A, los protocolos del vacunación, las campañas de vigilancia y control de posibles alumnos que presenten contagio, etc.”. Y considera “fundamental” que exista “un trabajo coordinado y una comunicación fluida y constante” entre ambos ministerios con las administraciones educativas y sanitarias territoriales.

Objetivos claros

FETE-UGT agradece que se hayan establecido “unos objetivos claros, como la elaboración de la guía de recomendaciones para los centros escolares y el seguimiento de las medidas que se están tomando en los países de la UE”. Afirma que el Ministerio de Sanidad “ha de tener el liderazgo en las cuestiones relativas a esta enfermedad”, y desarrollar “un protocolo estatal de actuación específico basado en la coordinación y el consenso” con las diferentes administraciones educativas. Considera positivo que los centros tengan autonomía de decisión al respecto, “incluso a la hora de cerrar aulas o centros si fuera necesario”. Cree que es “un acierto” la decisión de no modificar el inicio del curso y respetar el calendario escolar, y considera que “habría una mayor tranquilidad entre el colectivo de trabajadores de la enseñanza si, de forma voluntaria, pudieran acceder a la vacuna”.
También STES-intersindical ha agradecido al Ministerio de Educación “la rápida respuesta a su petición de reunión con los sindicatos” para abordar este tema, reunión que la que ha expresado su preocupación “por las condiciones higiénico-sanitarias de los centros; por que la información llegue a tiempo y de forma clara a los colegios y a la comunidad educativa, así como por los protocolos que se deben aplicar y las necesidades de vacunación”. También ha manifestado su esperanza en que la promesa ministerial de repartir una guía informativa en el plazo de una semana se haga realidad”. Y, ha pedido que la administración garantice la formación del profesorado en relación con esta pandemia, que “no escatime en medios ni esfuerzos” para mantener la salud de alumnos y trabajadores, y que se incrementen si es necesario las partidas presupuestarias para cubrir las posibles bajas laborales.

Información específica

Por el contrario, el sector de Enseñanza de CSI-F ha insistido en que “el objetivo que debemos tener todos es convertir a los centros docentes en la primera barrera de contención del virus, y no en centros de difusión y extensión del mismo”. Ha destacado la necesidad de “una información adecuada dirigida de forma específica a profesores, alumnos y padres”, y ha criticado “la confusa información que ha habido en los cambios de criterio sobre grupos de riesgo de vacunación”. Por ello, ha pedido “un protocolo claro donde se establezca de forma concreta la actuación de profesores, equipos directivos y personal no docente”; que se dote a los centros de “todo lo necesario para poder llevar a cabo una labor eficaz de prevención a través de la higiene”; que se ponga la vacuna a disposición del profesorado, “para que pueda hacer uso de ella quien quiera”; y que se “agilicen” las sustituciones para hacer frente al importante número de bajas que pueda haber en cada centro”.
Finalmente, el Colegio Profesional de la Educación de la Comunidad de Madrid ha reclamado la creación de un observatorio multidisciplinar integrado por las administraciones central y autonómicas, “con capacidad de decisión para coordinar el seguimiento y evolución de la epidemia, las respuestas a realizar, la información sobre su desarrollo y la defensa de la comunidad educativa”. Ha pedido también la vacunación de “todos los profesionales que tienen contacto con grupos numerosos de individuos”, como el profesorado en el caso de la educación, y el adelantamiento de esa vacunación “de la población escolar de riesgo, es decir, profesoras embarazadas y alumnos menores de 14 años, a fechas anteriores al comienzo de curso”

arriba