Ocho mil personas acreditarán sus competencias en atención a niños y dependientes

El Gobierno aprueba un Real Decreto sobre procedimientos y requisitos para evaluar la experiencia laboral

Estas personas demostrarán los conocimientos adquiridos con la experiencia laboral o a través de vías no formales. (Foto: EFE)

Este año 2009 unas 8.000 personas podrán acreditar las competencias adquiridas, a través de experiencia laboral o de vías no formales, en educación infantil o atención a dependientes. Según una nueva normativa, estos conocimientos se pueden convalidar por una parte de un ciclo formativo o un certificado de profesionalidad.

Madrid. R. CALLEJA
El Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto por el que se establece el procedimiento y los requisitos para la evaluación y acreditación de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías no formales de formación.
Los interesados podrán acreditar sus conocimientos y habilidades y convalidarlos por una parte de un ciclo formativo o un certificado de profesionalidad. Además, recibirán la orientación necesaria para completar el ciclo de FP y obtener el título correspondiente. Las dos primeras convocatorias de ámbito nacional irán destinadas a los perfiles profesionales relacionados con la Educación Infantil y la Ley de Dependencia y permitirán evaluar a 8.000 personas. Esta norma está incluida en la “hoja de ruta” para la modernización de la Formación Profesional que desarrollan los ministerios de Educación y Trabajo. De acuerdo con los criterios de esta nueva norma, las administraciones educativas y laborales realizarán las convocatorias correspondientes para que los ciudadanos interesados puedan demostrar sus conocimientos y habilidades.

Proyecto conjunto

Ofrecer a los ciudadanos nuevas alternativas para mejorar su formación y sus posibilidades laborales es el objetivo de este proyecto conjunto de las administraciones educativa y laboral, comunidades autónomas y agentes sociales, que también pretenden fomentar el aprendizaje a lo largo de la vida. Este Real Decreto va acompañado de un presupuesto de 3,5 millones de euros para el presente año 2009, de los que 2,8 millones se destinan a la convocatoria con la que se evaluarán y acreditarán las competencias de unas 8.000 personas. Otros 260.000 euros de dedicarán a la elaboración de materiales específicos para cada una de las veintiséis familias profesionales y 460.000 euros para la formación de cerca de 3.000 orientadores, evaluadores y asesores.
La convocatoria de este año 2009 valora las necesidades crecientes de profesionales en Educación Infantil, derivadas de la puesta en marcha del Plan Educa 3, que ya ha generado 98.000 plazas para niños de 0 a 3 años en el último año. Además, el desarrollo de la Ley de Dependencia conlleva la demanda de profesionales que atiendan a este colectivo.

Tres fases

Los ciudadanos que pretendan obtener el reconocimiento oficial de su experiencia laboral o de formación no reglada deberán inscribirse en la convocatoria que realizarán conjuntamente las administraciones educativa y laboral. Posteriormente, participarán en un proceso que consta de las fases de asesoramiento, evaluación y acreditación y registro de la competencia profesional.
Para acreditar la experiencia laboral deberán justificarse, al menos, tres años, con un mínimo de 2.000 horas trabajadas en total en los últimos 10 años transcurridos antes de realizarse la convocatoria.
En cuanto a la formación no reglada, habrá que demostrar, al menos, 300 horas de cursos sin reconocimiento oficial en los últimos 10 años transcurridos antes de la publicación de esta convocatoria. Para las unidades de competencia de nivel 1, se requerirán dos años de experiencia laboral, con un mínimo de 1.200 horas trabajadas.

Asesoramiento


Ayudar al candidato a autoevaluar su competencia y completar su historia personal y formativa es la finalidad de la primera fase de asesoramiento, de carácter obligatorio y que podrá realizarse de forma presencial o a través de medios telemáticos. Atendiendo a la documentación aportada por el candidato, el asesor realizará un informe orientativo sobre la conveniencia de que el aspirante pase a la fase de evaluación y sobre las competencias profesionales que considera suficientemente justificadas. Si el informe es negativo, el asesor indicará al candidato la formación complementaria que debe realizar y los centros donde se imparte.
La segunda fase se concreta en el proceso de evaluación, que tendrá en cuenta el informe del asesor y la documentación aportada por el candidato. Además de comprobar la competencia profesional en una situación de trabajo real o simulada, fijada a partir del contexto profesional. Los aspirantes que superen esta fase se les expedirá una acreditación de cada una de las unidades en las que hayan demostrado su competencia profesional.
Al término de este procedimiento, los candidatos recibirán la orientación necesaria sobre las posibilidades de completar la formación que les conduzca a obtener un título de Formación Profesional o un certificado de profesionalidad relacionado con esas competencias.

arriba