Uno de cada tres niños de países en guerra no acude a la escuela

En su 90 aniversario Save the Children denuncia que entre 2005 y 2007, los países afectados por conflictos bélicos recibieron apenas un cuarto de ayuda total para educación básica

Uno de cada tres niños en países en conflicto no recibe educación, lo que equivale a 39 millones, manifestó José Miguel Contreras, presidente de Save the Children, durante la celebración del 90 aniversario de esta organización, presente en 27 países, y que desarrolla programas de ayuda en más de 120.
La educación constituye el único medio capaz de romper el círculo de la pobreza, según Save the Childrens.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
En el transcurso de este encuentro, organizado en colaboración con Renfe, cuatro personas de distintas generaciones, que siendo niños sufrieron las consecuencias de la guerra, expresaron sus testimonios. Herminio Martínez, evacuado en la Guerra Civil española, Sally Perel, un niño judío que ocultó su identidad y acabó militando en las Juventudes Hitlerianas y en cuya historia se basa la película Europa, Europa, Zlata Filipovic, conocida como la “Ana Frank” de Bosnia, y Edwin Tholley, un ex niño soldado de Sierra Leona, recordaron sus experiencias.
Durante la clausura de este acto, María Teresa Fernández de la Vega advirtió que en un año más de diez millones de niños mueren antes de cumplir los cinco años y que el 99% de estos fallecimientos se produce en los países en desarrollo y por causas que podrían evitarse. “No podemos permanecer impasibles”, manifestó la vicepresidenta primera del Gobierno.

Financiación

Según datos facilitados por esta organización, 39 millones de niños no van a la escuela como consecuencia de los conflictos armados, más de la mitad de los 75 millones de niños que no van a la escuela en el mundo. “Cuando se produce una guerra, una de las primeras víctimas suele ser el sistema educativo, ya que los gastos destinados a la educación se desvían a la financiación de acciones militares”, señaló Alberto Soteres, director de Save the Children.
Entre 2005 y 2007, los países frágiles afectados por conflicto recibieron apenas un cuarto de ayuda total dada a la educación básica, a pesar de albergar a más de la mitad de los niños sin escolarizar en el mundo. Estos niños son los grandes olvidados de la ayuda internacional a pesar de que la educación es un medio fundamental para su protección como para contribuir a la paz y la reconciliación en sus países.

Salir de la pobreza

La educación constituye el único medio capaz de romper el círculo de la pobreza y ofrecer a estos niños una oportunidad de futuro. Cada año de escolarización de los varones puede reducir el riesgo en verse involucrados en el conflicto hasta en un 20%. Además, cada año de escolarización supone un aumento de los salarios de hombres y mujeres de un 10% en el promedio mundial. La educación de las niñas es una medida especialmente potente para generar prosperidad social. La educación de una madre puede tener influencias significativas sobre la supervivencia de sus hijos e incrementar la probabilidad de que sigan recibiendo educación.
Por último, Gervasio Sánchez mostró una selección de imágenes sobre el sufrimiento de los niños, que realizó en más de quince conflictos armados. Para este fotógrafo, la guerra es imposible de erradicar, porque constituye “un gran negocio”, denunció que España es la octava nación en venta de armas y propuso a esta organización un nuevo eslogan: “Salvemos a los niños de nuestras armas”.
Creada en 1919 por Eglantyne Jebb, Save the Children es la primera ONG dedicada a la infancia. Tras la I Guerra Mundial, esta organización proporcionó alimentos a los niños de Austria y Europa del Este y a 650.000 personas durante la hambruna de Rusia de 1921. Además, fue de las primeras organizaciones en atender a los liberados de los campos de concentración y ayudó a los niños de la Guerra Civil Española en ambos bandos. Actualmente, cuenta con delegaciones en 27 países y está presente en más de 120 con programas de ayuda.



arriba