Becas de “mantenimiento” para incentivar la permanencia en el sistema educativo

El Gobierno aprueba un incremento del 8% para la convocatoria general de becas y ayudas al estudio del curso 2009-2010

Las becas de mantenimiento son un medio para luchar contra el abandono escolar prematuro. En cambio, las becas-salario están destinadas a los jóvenes de menor renta.
(Foto: Rafael Martínez)
El Gobierno incrementa un 8% el presupuesto para la convocatoria general de becas y ayudas al estudio del curso 2009-2010, crea las “becas de mantenimiento” para incentivar la permanencia en el sistema educativo y evitar el abandono del mismo sin título. También pone en marcha las “becas salario”, con una dotación de 2.800 euros anuales, destinadas a los jóvenes de menor renta que estudien un título de grado universitario.

Madrid.
El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto (BOE de 30 de mayo) por el que se establecen los umbrales de renta y patrimonio familiar, y las cuantías de las becas y ayudas al estudio del Ministerio de Educación para el curso 2009-2010.
La norma recoge importantes novedades dirigidas a incentivar la permanencia en los estudios de los alumnos con mayor riesgo de abandonarlos por motivos económicos. Se crean dos nuevas modalidades de becas: la beca salario para alumnos universitarios y la beca de mantenimiento para jóvenes en riesgo de abandonar el sistema educativo sin ningún título.
Esta convocatoria general de becas tiene una dotación prevista de más de 1.134 millones de euros, un 8% más que la del presente curso 2008-2009, con la garantía de que la obtención de beca es un derecho de quién cumpla los requisitos, no supeditado a disponibilidad presupuestaria.
Con carácter general, el límite de renta familiar para tener derecho a una ayuda se incrementa en un 3,6% respecto a los del este curso, lo que permitirá que haya en torno a un 5% más de becarios en el curso 2009-2010. La solicitud se puede gestionar a través de la página web del Ministerio de Educación: www.educación.es

Nuevas modalidades

El objetivo de las becas-salario, una de las dos nuevas modalidades de ayudas aprobadas por el Gobierno, es compensar la ausencia de ingresos que comporta la dedicación plena a los estudios universitarios y, por tanto, evitar que los jóvenes de rentas bajas se vean forzados a abandonar los estudios para ponerse a trabajar. Los beneficiarios deberán estar cursando enseñanzas universitarias de grado en modalidad presencial.
La cuantía de la beca salario se fija en 2.800 euros para el curso 2009-2010. Todos los estudiantes que cumplan los requisitos la obtendrán, independientemente del número de solicitantes.
En cuanto a la beca de mantenimiento, su objetivo es incentivar la permanencia en el sistema educativo de los alumnos en riesgo de abandonarlo sin ningún título. En concreto, se dirige a los estudiantes de rentas menores que cursen Programas de Cualificación Profesional Inicial (para mayores de dieciséis que no tienen la ESO) y que se hayan matriculado, además, en el módulo voluntario que conduce a la obtención del título de Educación Secundaria Obligatoria. La cuantía de esta nueva ayuda se fija en 1.350 euros, cuya percepción quedará supeditada al aprovechamiento escolar del becario. Si finalmente no obtiene el título de ESO, tendrá que reintegrar el importe.
En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, explicó la creación de esta nueva modalidad de ayuda “como un medio más para luchar contra el abandono escolar prematuro, para que los jóvenes puedan culminar el ciclo escolar obligatorio y no tengan que abandonarlo por circunstancias, como pudiera ser la necesidad de trabajar”.
Por otra parte, entre las novedades destaca también que se introducen medidas específicas para compensar las desventajas de los estudiantes universitarios con discapacidad. Éstos podrán recibir ayudas para atender las necesidades específicas derivadas de su discapacidad y los gastos extraordinarios que les permitan atender en las mejores condiciones las exigencias de las enseñanzas universitarias. Los requisitos de créditos matriculados también se adaptarán a sus necesidades concretas.

Umbrales de renta y patrimonio

Además de estas novedades, el Real Decreto aprobado hoy regula la renta anual y el patrimonio máximos que se pueden alcanzar para tener derecho a alguna de las becas de la llamada “Convocatoria General”, que se realiza cada curso sin número cerrado de beneficiarios y que se dirige a las enseñanzas no obligatorias: universitarias, de Formación Profesional, bachillerato, artísticas, deportivas, de escuelas oficiales de idiomas y Programas de Cualificación Profesional Inicial, entre otras.
Existen diferentes componentes de las becas: para material, matrícula, movilidad, transporte, residencia, compensatoria, etcétera. La adjudicación de unos u otros de estos componentes depende de la renta de la familia, de los estudios que se cursen y de otros factores, como la lejanía del domicilio familiar al centro de estudios, la necesidad de residir fuera de dicho domicilio o de hacerlo fuera de su Comunidad Autónoma.
Como ejemplo, un estudiante de una familia de cuatro miembros con una renta anual de 27.069 euros tendrá derecho a la beca de escolarización (575 euros para estudios no universitarios, a los que se sumarían 202 euros en caso de vivir en una ciudad de más de 100.000 habitantes).
En el caso de los estudios universitarios, la beca que cubre los gastos de matrícula (para precios públicos) se obtiene con una renta máxima de 38.831 euros para una familia de cuatro miembros. En este caso, como en el de las rentas más bajas, las Comunidades Autónomas que lo deseen podrán cofinanciar con el Ministerio becas para quienes su renta supere el umbral mínimo pero se encuentre dentro de una horquilla preestablecida.
Para un estudiante que cambia de domicilio y Comunidad Autónoma para realizar sus estudios (beca de movilidad con residencia) la cuantía de la ayuda es de 3.303 euros y tienen derecho a ella todos aquellos que tengan una renta máxima de 36.421 para una familia de cuatro miembros. Si su renta fuera inferior a 13.577 euros, la ayuda ascendería a 5.828 euros, además de la matrícula.
En relación con el patrimonio familiar, se actualizan los umbrales máximos de valores catastrales de las fincas rústicas en un 1,92% y en un 2,17% los correspondientes a las fincas urbanas.

Política de becas

Esta convocatoria, dotada con 1.134 millones de euros, se enmarca dentro de una política de becas más amplia, con otras ayudas específicas como las destinadas a hacer cursos de inmersión lingüística en una lengua extranjera en España u otros países, de las que en el presente curso se beneficiarán unos 51.000 jóvenes; las ayudas complementarias para los alumnos que disfrutan de becas Erasmus (cuyo presupuesto en 2009 asciende a 66 millones de euros); las recientemente anunciadas y de próxima convocatoria para que los parados con derecho a prestación estudien masteres oficiales (70 millones de euros de presupuesto) o las que, a través de convenios con las Comunidades Autónomas, financian la adquisición de libros de texto en niveles obligatorios de enseñanza, entre otras.

arriba