La nueva edición de PhotoEspaña reúne la obra de 259 artístas y creadores

Los íberos. El Museo Nacional de Arte de Cataluña (Barcelona) expone en “Los Íberos, cultura y moneda” una aproximación a la sociedad íbera, una de las más enigmáticas de nuestro pasado, a través de la moneda y de una selección de objetos arqueológicos que hablan de una sociedad guerrera y muestran a sus dioses, sus mitos y sus gobernantes. En la exposición se reflejan los primeros contactos de los íberos con la moneda en el siglo V a.C., como consecuencia de la presencia colonizadora griega; la actividad de Arse (Sagunto) como productora de moneda ibérica, a finales del siglo IV a.C.; la acuñación de moneda de plata en el año 218 a.C., durante la Segunda Guerra Púnica; los periodos bajo Roma, en los que se acuñaron monedas con inscripciones ibéricas y, por último, las monedas que los celtíberos produjeron durante buena parte de los siglos II y I a.C., con características similares a las de los íberos de la Citerior. Un apartado final reflexiona sobre los personajes, animales y objetos reflejados en las piezas, así como en las inscripciones que detallan ciudades y políticos de los que nada más nos queda. Hasta el 2 de mayo de 2010.

 
   

Joaquín Sorolla. El Museo del Prado presenta la mayor y más importante antológica que se ha dedicado nunca a Joaquín Sorolla, el pintor español con mayor proyección internacional del siglo XIX. La exposición presenta más de un centenar de pinturas del artista, procedentes de museos y colecciones de todo el mundo, en un recorrido en el que se dan cita todas sus grandes obras maestras y las que más fama le dieron como “La vuelta de pesca” (1894), procedente del Musée d’Orsay de París; “Cosiendo la vela” (1896), de la Galleria Internazionales d’Arte di Ca’Pesaro de Venecia; “¡Triste herencia”! (1899) de la Colección Bancaja; “Sol de la tarde” (1903) de la Hispanic Society of America de nueva York, obra que regresa por vez primera a España con motivo de esta exposición desde que fuera vendida a Nueva York por el propio artista; “El fotógrafo Christian Franzen” (1903) de la Colección Lorenzana; o “Desnudo de mujer” (1902) y “El bote blanco. Jávea” (1905), ambas de colección particular. Hasta el 6 de septiembre.

 
   

El Greco. El Museo de Santa Cruz en Toledo reconstruye en la muestra “El Greco. Toledo 1900” los dos tiempos en que España reconoció la singular valía de este pintor: su propio contexto histórico, donde llegó a la cumbre de la celebridad, y el de principios del siglo XX, y en particular desde 1908, cuando tras siglos de ignorársele y ser considerado casi una anécdota deforme de la historia del arte, es redescubierto por la modernidad, gracias al estudio del profesor de la Institución Libre de Enseñanza Bartolomé Cossío, como uno de los más grandes. Treinta y cinco lienzos del artista, reproducciones procedentes de los fondos fotográficos del Archivo de Mariano Moreno, recrean esta doble situación de reconocimiento del artista nacido en Grecia y afincado en Toledo. Hasta el 12 de julio.

 
   

Abanicos de Paula Florido. La Fundación Lázaro Galiano (Madrid) conmemora, con apoyo de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, el centenario de la inauguración de su sede, el madrileño palacio neorrenacentista Parque Florido, construido por José Lázaro. Con el título “Arte, lujo y sociabilidad: la colección de abanicos de Paula Florido” se muestran casi medio centenar de abanicos, considerados de los más valiosos de Europa, entre los que se encuentran algunas piezas señeras como el abanico conmemorativo de la boda de Luis Fernando, Delfín de Francia, y María Teresa Rafaela, Infanta de España en 1745; el abanico italiano dedicado a la nueva sociabilidad femenina de La toilette o el abanico de baraja obra de Bastard. Hasta el 16 de agosto.

 
   

Quinquis de los 80. El Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) ofrece en la muestra “Quinquis de los ochenta. Cine, prensa y calle” una mirada sobre el cine quinqui, que vivió su apogeo entre 1978 y 1985, centrándose en su relación de retroalimentación con la prensa de la época. A través de secciones como “Los barrios de los setenta: polígonos, paro y depresión”; “Nuevas formas de ocio”; “Vía límite”; “Quinqui-stars”; “El reformatorio”; “Desde las azoteas, veo la ciudad” y “La pervivencia del mito” la exposición describe, no solo el singular fenómeno que constituyeron estos jóvenes delincuentes, sino también las transformaciones urbanísticas, sociales, políticas y económicas que azotaron a España en aquel período. Hasta el 6 de septiembre.

 
   

Francisco Santa Cruz. El Museo de Arte Contemporáneo de Madrid acoge en su sala de exposiciones temporales Espacio Dos la obra de uno de los más desconocidos miembros de las llamadas vanguardias históricas, movimiento artístico, literario e intelectual que vivificó a España entre los años 1907 y 1936. El conjunto de 125 obras expuestas, entre óleos, dibujos, ilustraciones, figurines y fotograbados reconstruyen una trayectoria vital y artística que corre paralela con los grandes nombres de nuestra cultura: formó con sus colegas Francisco Bores y Carlos Saénz de Tejada y con el poeta Miguel Pérez Ferrero, un cuarteto creativo; expuso en el noveno Salón de los Humoristas organizado por el crítico José Francés; formó parte de la importantísima exposición de la Sociedad de Artistas Ibéricos, cuyo manifiesto firmó; e inauguró su primera y única exposición individual en la víspera de la proclamación de la Segunda República. Hasta el 4 de de octubre.

 
   

Andrea Palladio. CaixaForum Barcelona dedica una muestra a Andrea Palladio, prácticamente contemporáneo de grandes artistas del Renacimiento como Rafael y Miguel Ángel, que ejerció la arquitectura como una profesión de importancia singular. A través de 200 obras, la muestra recorre su trayectoria profesional -desde la época adolescente de picapedrero en Padua hasta los tiempos de intelectual y arquitecto predilecto del Estado veneciano, aristócratas y autoridades religiosas- dibujando un intelectual excepcional que democratizó la arquitectura al reivindicar la supremacía de las estructuras domésticas, poniendo en evidencia que cualquier edificio podía ser bello sin la necesidad de utilizar materiales costosos. La exposición detalla el relieve del compromiso de Palladio con el humanismo y la influencia que ha ejercido en las generaciones posteriores de arquitectos como Arata Isozaki, David Chipperfoield, Richard McCormac, Toh Shimazaki o Jiménez Torrecillas, entre otros. Hasta el 6 de septiembre.

En la ciudad china
. El Centro Cultural Bancaja de Valencia acoge la muestra “En la ciudad china. Miradas sobre las transformaciones de un imperio”, organizada por la Cité de l’Architecture et du Patrimoine (París) y el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB), un recorrido por una sociedad que vive, desde hace una década, inmersa en importantes procesos de construcción y derribo que han modificado profundamente su paisaje. Apoyada en documentos arqueológicos, obras de arte, maquetas, imágenes de archivo y creación contemporánea, la muestra analiza el proceso que han sufrido ciudades como Suzhou, Xi’an, Chongqing, Canton, Shangái y, sobre todo, Pekín que en su auténtica reinvención como espacio de los Juegos Olímpicos ha sido una de las revoluciones de urbanismo y la arquitectura de este inmenso país. Hasta el 28 de junio.

Vigo. Ciudades en guerra. La Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) y el Ayuntamiento de Vigo recuerdan con dos exposiciones complementarias el bicentenario de la Reconquista de Vigo y de la Guerra de la Independencia en Galicia. “Ciudades en guerra 1808-1814. Vigo en la Guerra de la Independencia”, en la Casa das Artes de Vigo, cuenta con más de 170 piezas entre las que se encuentran armas de los ejércitos que participaron en la contienda; planos de ciudades y de fortificaciones; escenas de batallas; retratos de los principales personajes –generales, jefes guerrilleros, heroínas de la resistencia…-; textos impresos, manuscritos y grabados satíricos que reflejan el día a día del conflicto y esa guerra de ideas e imágenes que se desarrolló en paralelo a las campañas militares. Por su lado, “Proezas de Galicia. A Guerra da Independencia e a Reconquista na Biblioteca Penzol”, en la Fundación Penzol, reúne casi un centenar de libros que muestran la literatura histórica impresa sobre la guerra en Galicia y la Reconquista de Vigo, desde 1808 hasta nuestros días. Hasta el 12 de julio.

Periferias. El Centro de Arte Dos de Mayo (Madrid) expone el proyecto “Periferias” producido por la Segunda Bienal de Canarias Arquitectura, Arte y Paisaje y comisariada por Rosa Olivares. Su propuesta refleja, a través del trabajo fotográfico de diez artistas tanto nacionales como internacionales, el territorio en transformación que rodea las ciudades y que empuja al mundo rural, a lo que queda de naturaleza, hacia unas reservas que prácticamente desaparecerán con el tiempo. Stéphane Couturier, Sergio Belinchón, Gabriele Basilico, Montserrat Soto, Bas Princen, Francesco Jodice, Matthias Koch, Nikolaus Brade, Gerardo Custance y Xavier Ribas son los diez testigos que nos acercan a estos paisajes transformados artificialmente y todavía no definidos, sin categoría moral y sin estructura urbana, pero ya lejos de cualquier referencia a lo natural, al campo, al orden o a la belleza previa. Hasta el 27 de septiembre.

Paisaje interior. En la concatedral de San Pedro en Soria, la ermita de San Baudelio en Casillas de Berlanga y la ermita de San Miguel en Gormazla, la exposición “Paisaje interior”, decimoquinta edición de “Las edades del Hombre”, recorre la memoria artística de las raíces, vivencias espirituales y devociones de las gentes de Castilla y León. Veintiún años después de su inicio como proyecto con la exposición ‘El Arte en la Iglesia de Castilla y León’, celebrada en la Catedral de Valladolid en 1988, esta nueva edición reúne más de 200 piezas a través de cinco definidas secciones: Sembradores de la fe, La semilla echó raíces, Nos iluminan el camino de la vida: Patronos, Santos y devociones, Bajo el signo de la Cruz y Caminando en Esperanza. La escultura de San Pedro de Osma de la catedral de El Burgo de Osma, obra de Juan de Juni; el retablo de Alonso de Sedano de la iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora de Montenegro de Cameros o las tablas de Hans Memling de Santa Isabel de Hungría, San Francisco de Asis, San Bernardino de Siena y San Pedro, están entre el selecto conjunto de obras expuestas. Hasta final de diciembre.

Efemérides. El Museo Casa de la Moneda (Madrid) ha puesto en marcha la iniciativa “Efemérides”, un proyecto de pequeñas exposiciones cuyos temas serán las efemérides más destacadas de cada año, con las que se pretende no sólo homenajear a las personalidades o hechos motivo de las celebraciones sino la de mostrar a la sociedad los fondos del museo que no están habitualmente expuestos. Su primera muestra está dedicada a tres grandes compositores españoles del periodo de entre la segunda mitad del siglo XIX y comienzos de la pasada centuria, Isaac Albéniz, Ruperto Chapí y Francisco Tárrega, fallecidos todos en 1909. Una selección de estampas de grabado de los siglos XVI al XIX, además de modelos, medallas, monedas, dibujos, billetes de banco, sellos de correos y lotería nacional, recuerdan a estos grandes músicos que continúan gozando de reconocimiento internacional. Hasta el 21 de junio.

Carlos IV
. El Palacio Real de Madrid da a conocer en la exposición Carlos IV Mecenas y Coleccionista la faceta de amante del arte de Carlos IV, un gran aficionado a la música, a la pintura, escultura y las artes decorativas. En un recorrido con más de 180 obras, que ha sido estructurado por los comisarios Javier Jordán de Urríes y José Luis Sancho, se construye una visión completa de su intensa e innovadora relación con el arte: su formación y labor como Príncipe de Asturias; la relación con la Iglesia; su dedicación al Palacio de El Pardo, las Casas de campo del Príncipe en El Escorial y El Pardo; su colección de pintura; la influencia francesa y la cultura anticuaria; la iconografía divulgadora de su imagen y el mobiliario y las piezas textiles de las que se rodeó. Hasta el 19 de julio.

Cai Guo-Qiang. El Museo Guggenheim Bilbao presenta en Quiero creer una retrospectiva de la obra de Cai Guo-Qiang, el artista chino residente en Nueva York, creador de novedosas formas artísticas mediante sus dibujos con pólvora, sus proyectos de explosión, sus instalaciones a gran escala y sus proyectos sociales. A través de 50 obras, firmadas desde 1980 a nuestros días, se representa su singular iconografía estética, inspirada en la mitología antigua, la historia militar, las filosofías taoísta y budista, la ciencia cosmológica, la tecnología pirotécnica, la medicina china y los conflictos globales contemporáneos. Entre las obras expuesta está su espectacular instalación: “Inoportuno: primera etapa”, que consta de ocho coches suspendidos en el aire en progresión circular y perforados por barras luminosas intermitentes, que llena el espacio del Atrio. Hasta el 6 de septiembre.

La belleza del cuerpo. El Museo Arqueológico de Alicante expone por primera vez en España una muestra de arte griego del British Museum, en una propuesta que profundiza en el concepto de belleza clásico, en la idea del hombre, en la representación de dioses, héroes, rostros, cuerpos de mortales desnudos y seres de la mitología griega y del mundo sobrenatural como centauros, sátiros, esfinges y sirenas. Con El Discóbolo de Mirón, una de las esculturas más famosas del arte universal, como eje y con tres secciones principales: Ideal de Belleza (Masculino y femenino. Cuerpo y Rostro humano), Carácter y Realismo (Nacimiento, Matrimonio y Muerte. Sexo y Deseo) y Hacia el Olimpo (Atletas, Hércules, Diosas y Dioses, Outsiders), sus 125 piezas entre esculturas, mármoles, cerámicas, terracotas, bronces, monedas y escrituras, conforman la más amplia exposición de arte griego de fondos del British Museum nunca antes mostrada en el mundo. Hasta el 1 de octubre.

Retratos de Nueva York. La Casa encendida de Obra Social Caja Madrid exhibe en “Retratos de Nueva York: Fotografías del MOMA” una parte esencial del patrimonio del Museo de Arte Moderno de Nueva York, su colección fotográfica. Comisariada por Sarah Hermanson Meister, Conservadora del Departamento de Fotografía del Museo, se trata de un recorrido por la historia de la fotografía a través de la obra de más de 90 autores y con esta ciudad norteamericana como telón de fondo. Berenice Abbott, Diane Arbus, Harry Callahan, Henri Cartier-Breson, Walter Evans, Lee Friedlander, Helen Levitt, Cindy Sherman, Irving Penn o Alfred Stieglitz, entre otros, dibujan en más de cien años el perfil de esta determinante figura espacial y social que ha sido y es Nueva York. Hasta el 14 de junio.

España y Hungría. El Museo de Historia de Cataluña presenta en una exposición las relaciones entre España y Hungría en la Edad Media, muy afianzados en los lazos que surgieron a través de los matrimonios de conveniencia entre las dinastías reinantes de las casas de Aragón y Arpad entre los siglos XII y principios del XVI. Organizada conjuntamente con el Museo Nacional de Hungría reúne alrededor de 200 obras de piezas de escultura, cerámica, orfebrería, telas, manuscritos y objetos, entre los que destaca el relicario de Isabel de Aragón, la Madre de Dios, una silla de montar tallada en hueso y un escudo gigante de infantería. Hasta el 2 de agosto.

Juan Muñoz. El Centro de Arte Reina Sofía realiza la mayor retrospectiva sobre Juan Muñoz, Premio Nacional de Artes Plásticas en el año 2000 y el primer artista español invitado a exhibir su creación en la Sala de las Turbinas de la Tate Modern de Londres, dos meses antes de su fallecimiento en la cima de su carrera a los 48 años. Enriquecida con obras nunca expuestas hasta la fecha se muestran, en varias salas del museo así como en el jardín Sabatini, sus acróbatas, enanos, bailarinas, personajes orientales, sus famosas figuras humanas con base esférica que interaccionan entre sí formando su serie emblemática conocida como “escenas de conversación”, junto con dibujos, escritos, obras sonoras y piezas radiofónicas. Hasta el 31 de agosto.

Malaria. La Biblioteca Nacional expone en “Malaria” un recorrido cronológico sobre la intensa lucha que se ha librado contra la enfermedad a través de la historia, y en la que España tiene un destacado papel. Manuscritos, libros, dibujos, láminas, fotografías, carteles, instrumental de investigación y objetos médicos y farmacológicos provenientes de más de veinte entidades diferentes de Italia, Gran Bretaña y España, así como vídeos y una corta película que muestra las manifestaciones de la enfermedad, sus condicionantes socio-ambientales y los medios de combatirla se organizan en un recorrido cronológico que, desde las primeras teorías hipocráticas, nos lleva a los tiempos actuales, a través de algunos de los hitos históricos fundamentales: los primeros conceptos sobre las 'fiebres intermitentes' y su tratamiento, la utilización de la quina y el aislamiento de la quinina, el descubrimiento de los agentes parásito/vector causantes de la enfermedad y de sus ciclos vitales, las estrategias de lucha empleadas desde los comienzos del siglo XX, las campañas antipalúdicas emprendidas en España y la evolución de la enfermedad en los tiempos recientes. Hasta el 7 de junio.

Fernando Zóbel. El Museo de Arte Abstracto Español (Cuenca) conmemora los 25 años de la muerte de su fundador, el pintor Zóbel, con la exposición “Fernando Zóbel: viajar, pintar, dibujar”, en la que se recoge una selección de los más de 130 cuadernos de apuntes y dibujos pertenecientes a la colección de la Fundación Juan March y que dan cuenta del universo personal y creativo de Zóbel entre los años 1948 y 1984. Son cuadernos de diferentes formatos, e incluyen acuarelas, dibujos, estudios, fotografías, documentos y anotaciones; ideas, bocetos que más tarde serán convertidos en imágenes y en cuadros, estudios de contrastes y de luces, de figuras, colores y sombras; intentos de fijar un instante; recreaciones de escenas de la vida corriente y estudios de paisajes o de obras de la tradición pictórica, el arte y la arquitectura y también muchas referencias a Cuenca. Junto a ellos, una selección de óleos procedentes de los fondos de la Fundación Juan March y de algunas colecciones particulares e institucionales, de Cuenca y de otras ciudades españolas, que pocas veces han sido exhibidos al público. Hasta el 28 de junio.

Fotografía y Flamenco. El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo presenta en Sevilla Prohibido el cante, una muestra sobre cómo los fotógrafos de distintas épocas se han acercado al universo del flamenco. Imágenes firmadas por Ortiz Echagüe, Pierre Verger, Robert Capa, Carlos Saura, Colita, Isabel Muñoz, Paco Sánchez…se despliegan bajo un título que recuerda la advertencia que se podía leer en muchas tabernas populares durante el franquismo: más de doscientas fotografías de ochenta y seis autores, cubriendo un arco que va desde los viajeros románticos que buscaban las esencias exóticas del sur español a sofisticados fotógrafos de moda contemporáneos que encuentran en el cante, el baile y la música flamenca una fuente de inspiración para sus propuestas artísticas. Hasta el 30 de agosto.

Josep Mompou. Caixa Catalunya exhibe en La Pedrera (Barcelona) una muestra retrospectiva de un “olvidado” de la cultura española, el pintor Josep Mompou, una de las figuras más importantes de las artes plásticas catalanas de los años 20 y 30, miembro de la Generación del 17 que encarna la evolución de la pintura novecentista hasta el figuratismo depurado, heredero del fauvismo, como el que se impuso en Europa a finales del primer tercio del siglo XX. Un total de 130 obras, entre óleos, dibujos y grabados, con sus temáticas de paisajes, figuras y naturalezas muertas, recorren desde 1907, año de su primera exposición colectiva, hasta 1957, año de su “Venús negra. Venús blanca”. Hasta el 14 de junio.

Fray Ramón Panés y el universo taíno. El Museo de América (Madrid) acoge en sus salas temporales, tras su paso por el Museo Barbier-Mueller de Barcelona y las salas de la Fundación Caixa Galicia, en Santiago de Compostela, esta reflexión sobre la cultura taína a través de la obra del fraile jerónimo Ramón Pané, primer etnógrafo, antropólogo y alfabetizador del Nuevo Mundo. Con obras procedentes de las colecciones de los museos Británico, de América y Barbier-Mueller, esta exposición aporta una nueva mirada a una religión y cultura que, aunque esté languideciendo hoy en los museos internacionales, constituye un eslabón insustituible en la escena esencial de nuestra especie. Hasta el 28 de junio.

España 1808-1810. El Museo de Santa Cruz, en Toledo, exhibe la muestra “España 1808-1810. De súbditos a ciudadanos”, una compleja reflexión sobre cómo vivió la sociedad española el conflicto entre España y Francia. Comisariada por el catedrático Juan Sisinio y con prestadores como el Museo Arqueológico Nacional, el Museo del Prado, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Patrimonio Nacional, el Museo del Ejército o el Congreso de los Diputados, entre otros, esta muestra sintetiza con rigor desde una perspectiva social, cultural y económica, cómo desarrolló España su concepto de ciudadanía. Un total de 615 piezas, entre pintura, escultura, libros, vestimentas, piezas religiosas, armas y numerosos objetos y utensilios de la vida cotidiana, que ilustran estos años decisivos en nuestra historia. Hasta el 14 de junio.


arriba