Espléndida Roma

La gran mansión hispana La Olmeda estrena arquitectura e instalaciones en un complejo proyecto de fondo y forma

Con una avanzadísima arquitectura que toma su inspiración en el paisaje de Palencia, sintiendo su vocación didáctica, respondiendo al valor esencial de su legado: Villa La Olmeda, especial memoria de Roma en tierras españolas, vuelve a reabrir sus puertas entregando una especial divulgación de historia, arte y ciencia.

JULIA FERNÁNDEZ
Un nuevo capítulo, que respeta la memoria que representa y avanza en el conocimiento de su trayectoria, se abre estos días en la historia de la villa romana La Olmeda. Un nuevo edificio firmado por los arquitectos Ángela García de Paredes e Ignacio García-Pedrosa, con una inmensa cubierta irregular de planchas de acero cortén perforado, con pasarelas que permiten visualizar el yacimiento completo, con telas metálicas semitransparentes que separan la planta de La Olmeda por estancias, recupera y mejora el valioso compendio de historia que conforma esta mansión del bajo Imperio del siglo IV después de Cristo, ubicada en la localidad de Pedrosa de la Vega, a 62 kms al norte de la ciudad de Palencia, que fue explotación agrícola otorgada por el Imperio Romano, muy próxima a tres necrópolis excavadas y que cuenta con el conjunto de mosaicos de mayores dimensiones jamás encontradas en un edificio de uso privado: 1.140 m2 de motivos geométricos, vegetales y figurativos con interesantes combinaciones cromáticas; de sangrientas y movidas escenas de cacerías con leones, antílopes africanos y un gran jabalí; y, sobre estas escenas, la que es una de las piezas romanas más grandes que existen en el mundo, el mosaico donde se narra la historia mitológica del descubrimiento de un Aquiles, que vestido de mujer se ocultaba en la Isla de Skyros; la Reina Rea con seis princesas, entre las que se encuentra Deidamia (amante de Aquiles), es representada acompañando al héroe en el momento en el que Argirtes y Diomedes tocan las trompetas de guerra por mandato de Ulises, y él decide empuñar sus armas, descubriendo su disfraz de mujer.

Ciudadano

Situado en el Oecus, el salón de recepción interior, es este bello y colorista mosaico de 175 m2, que está rodeado por una gran cenefa con medallas que alternan retratos masculinos y femeninos, casi todos jóvenes, realizados con teselas milimétricas que los relaciona con la familia de Teodosio El Grande, emperador nacido en Coca (Segovia), y que tiene en sus esquinas representadas las cuatro estaciones: la primavera con flores, (el verano se ha perdido), otoño con frutas y el invierno con velo, el sello que ha hecho de La Olmeda una de las mayores herencias de Roma en la península y un gran foco de interés de estudiosos del arte y la arqueología, de instituciones y museos internacionales y españolas.
Su descubridor, el propietario de las tierras D. Javier Cortes, fallecido recientemente, lo encontró de una forma casual hace ahora cuarenta años. Él mismo lo explicaba al diario local El Carrión: “Recuerdo el día y la hora. Fue el 5 de julio de 1968, a las siete y cuarto de la tarde. Después del trabajo, estábamos Avelino Palacios, que falleció hace tiempo, y yo rebajando un terreno para ponerlo en regadío y apareció un bloque de piedra que resultó ser parte de un muro; bajamos con una azadilla por uno de los lados de ese bloque y a medio metro de profundidad encontramos algo que parecía una piedra. En un primer momento no sabíamos qué era porque estaba ennegrecida, pero Avelino se fijó en unas rayitas y en unos dibujos en forma de arco. Al día siguiente, por la mañana, volvimos con un cuchillo para raspar la supuesta piedra y descubrimos un mosaico”.
En los doce años siguientes, este ciudadano tenaz y generoso, empleó su propio dinero en excavar y mantener el yacimiento con la ayuda del Catedrático de Arqueología de la Universidad de Valladolid, Pedro Palol, declinando ofertas de compra del Museo Arqueológico Nacional, y abogando sin dudar por la permanencia de todas sus piezas en Palencia, a cuya Diputación Provincial la donaría de forma gratuita en 1980.

31 habitaciones


La Diputación de Palencia, la Junta de Castilla y León, el Ministerio de Fomento y la Fundación del Patrimonio Histórico de la comunidad autónoma están detrás de la nueva arquitectura de este espléndido palacio de época imperial romana, de una monumental fachada, flanqueada por dos torres de forma octogonal; con baños, un jardín, cinco pasillos, cuatro torres, dos pórticos, treinta y una habitaciones, una sala de baños fríos y templados, diez estancias en la zona de baños, una zona de letrinas y una sala de vestuarios baños; que guarda en su interior el Mosaico de Oecus, realizado con piedras de diminuto tamaño y diversidad de color que se ordenan dando escenas de cazadores a pie y a caballo que acosan a diversos animales, héroes de la antigüedad clásica que nos relatan sus viejas leyendas y un friso , entre ánades silvestres heráldicos y delfines, en el que los dueños de palacio se inmortalizan en retratos en los que el arte del mosaico alcanza su culminación.

 

arriba