La educación como factor decisivo para la cohesión social

El XV Congreso de FETE UGT va a debatir sobre un modelo de enseñanza inclusivo y solidario para hacer frente a la crisis en todo el Estado

“La educación, clave para la cohesión social” es el lema en torno al que giran las sesiones del Congreso de FETE-UGT, que va a debatir sobre “un modelo educativo inclusivo, solidario y homologable en el conjunto del Estado”, que ayude a afrontar la actual crisis económica y permita la igualdad de oportunidades. También va a pedir que se destine, al menos, el 7% del PIB a la enseñanza no universitaria, el 1,6% a la Educación Superior y el 3% a investigación.

Madrid.
La Federación de Enseñanza de la UGT (FETE-UGT) va a celebrar en Madrid su XV Congreso federal, en el que cerca de 330 delegados representantes de las estructuras territoriales y de los órganos de gestión de este sindicato analizarán la gestión desarrollada durante los últimos cuatro años, y debatirán sobre la política educativa de la organización y sus líneas de actuación para el futuro inmediato. También elegirán a los integrantes de la nueva Comisión Ejecutiva Federal, en una votación en la que Carlos López Cortiñas optará a la reelección como secretario general.
FETE celebra sus congresos de forma ordinaria cada cuatro años, y en éste participarán como invitados representantes del Ministerio de Educación, del Parlamento, de los partidos políticos, de las patronales de enseñanza, de otros sindicatos y de las asociaciones de padres. Y también delegaciones de 32 organizaciones sindicales internacionales de la enseñanza, entre ellos los secretarios generales de la Internacional de la Educación (IE) y del Comité Sindical Europeo de la Educación (CSEE), Fred Van Leeuwen y Martin Romer, respectivamente.
“La educación, clave para la cohesión social” es el lema en torno al que girarán las sesiones de este Congreso, porque “en un momento de crisis económica mundial que está teniendo graves consecuencias para los trabajadores”, FETE-UGT considera “imprescindible” poner en valor la educación como elemento necesario para incrementar la formación y la innovación. Por ello, apuesta por “un modelo educativo inclusivo, solidario y homologable en el conjunto del Estado, fundamentado en la equidad y en la igualdad de oportunidades, y en el que la educación para la paz y para la diversidad, la promoción de los derechos humanos, la educación en valores o la educación para la salud se conviertan en protagonistas”.

Dimensión europea


En definitiva, FETE plantea un modelo “que dé respuesta a los retos derivados de nuestra permanencia a la UE”, y a la progresiva integración del sistema educativo español “en una dimensión europea de la educación”. Y sigue reclamando una mayor inversión pública en enseñanza y formación hasta llegar, al menos al 7% del PIB en enseñanza no universitaria, al 1,6% en Educación Superior y del 3% en investigación.
Además, durante las distintas sesiones se abordarán las prioridades de esta organización en la acción social, encaminadas fundamentalmente a la creación de empleo junto al mantenimiento y mejora del existente; la negociación de acuerdos marco estatales y autonómicos en el ámbito funcionarial; la negociación de la carrera profesional para todos los docentes; la jubilación anticipada desde los 60 años; y, entre otros temas, la movilidad interterritorial en todos los tramos educativos. Por último, FETE va a debatir también sobre algunos de los retos que se plantean para “lograr una educación de calidad”, como la extensión de la escolaridad de los niños menores de 3 años; la definición de un nuevo perfil docente y nuevas figuras profesionales para el nuevo modelo escolar; y el “reparto equitativo” del alumnado con dificultades entre todos los centros sostenidos con fondos públicos.

arriba