Escolarizar a 15 millones de niños

La Conferencia Iberoamericana acuerda estrategias para combatir el analfabetismo y extender la enseñanza a través de la innovación

Ángel Gabilondo ha presidido la delegación española en la XIX Conferencia Iberoamericana de Educación, que ha fijado las metas para que la enseñanza y la innovación sean motor de desarrollo en la región. (Foto: EFE)
La Conferencia Iberoamericana de Educación, celebrada en Lisboa con la participación del ministro español Ángel Gabilondo, ha establecido una serie de metas para combatir en analfabetismo y transformar la enseñanza en la región durante la próxima década. El objetivo más inmediato es universalizar la formación básica y atender a los 15 millones de niños que todavía están sin escolarizar, y también extender la educación en todos los niveles a través de la innovación y el acceso a las TICs.

Madrid. G. ARIANES
Los ministros de Educación de los países iberoamericanos se han reunido recientemente en Lisboa (Portugal), con el objetivo de fijar metas, con fechas y objetivos, para mejorar la enseñanza en la región, desde la escolaridad infantil a la formación de adultos. Han participado representantes de los gobiernos de Andorra, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela, mientras que los de Puerto Rico lo han hecho en calidad de observadores.
También han asistido delegados de alto nivel de organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y de las agencias de la ONU para la infancia (UNICEF) y la educación, la ciencia y la cultura (UNESCO). Todos ellos han centrado sus debates en el análisis de los planes educativos para el próximo decenio, sobre todo en América Latina, y las medidas necesarias para cumplirlos.
Esta XIX Conferencia Iberoamericana de Educación se ha celebrado en la capital portuguesa en el marco de la próxima XIX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, que tendrá lugar el 30 de noviembre y el 1 de diciembre del presente año en Estoril, y cuyo eje temático es “la Innovación y el Conocimiento”. El secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), el español Álvaro Marchesi, ha manifestado durante el encuentro que el mayor desafío para la región durante la próxima década es luchar contra el analfabetismo y extender la educación a través de la innovación, ya que “es la mejor garantía para el futuro de los pueblos y la manutención de las instituciones democráticas”.

Metas para una década

Por ello, el “objetivo principal” de esta Conferencia ha sido impulsar el proyecto “enormemente ambicioso” conocido como “Metas Educativas 2021”, que “pretende transformar la educación iberoamericana durante la próxima década”. Este programa pone un especial énfasis en la Educación Infantil, e intenta atender educativamente a los 15 millones de niños de entre 3 y 6 años que todavía están sin escolarizar en la zona. Según Álvaro Marchesi, éste es un “desafío colosal” porque se desarrolla en un “momento histórico difícil, no referido sólo a la situación económica de crisis sino también a la prevalencia de otros problemas, como el hambre y el analfabetismo”.
En su opinión, estos problemas “reclaman la intervención de los poderes públicos para que favorezcan la educación y la cultura”, factores que ha considerado “imprescindibles” para el desarrollo de Iberoamérica. Porque según ha recordado, “el déficit educacional dificulta el desarrollo social, y aunque muchos países han progresado en su lucha contra el analfabetismo, aún hay un gran trabajo que hacer, y nuestro mayor reto sigue siendo extender y mejorar la educación para todos”.

Objetivos

“Metas Educativas 2021” es un proyecto que pretende situar a los países iberoamericanos entre los más avanzados en materia de educación, a través de la ampliación de la educación obligatoria, la mejora de la formación profesional y la ampliación de la oferta universitaria. Por ello, los asistentes a esta Conferencia han puesto especial énfasis en la educación infantil, como primer escalón para mejorar la formación de las futuras generaciones e impulsar el desarrollo. Para ello se ha establecido un “Fondo de Solidaridad” de 700 millones de Euros (siguiendo el ejemplo de los “Fondos de Cohesión” de la UE), que se aspira a incrementar en los próximos años, y que se ha constituido inicialmente con aportaciones de varios países, principalmente España, Portugal, Brasil y Chile, y diversas empresas europeas y latinoamericanas que operan en la región.
Los ministros iberoamericanos de Educación han redactado una declaración final de la Conferencia, en la que afirman que la innovación y el conocimiento “representan un factor decisivo para elevar los índices del desarrollo humano como condición para lograr la justicia social”. Y añaden que en una situación de crisis económica, “la apuesta por la innovación y la educación, con el uso generalizado de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs), es una vía inexcusable para mejorar la situación en nuestra región”.

Innovación y conocimiento

Por todo ello, se han comprometido a “enfrentar la actual situación de crisis económica mundial con un redoblado esfuerzo a través de la educación, la ciencia y la innovación”. Y a promover asimismo la innovación y el conocimiento como “factores estratégicos fundamentales” en las políticas educativas, para generar nuevos conocimientos, mayores niveles de desarrollo humano, bienestar social, desarrollo sostenible, desarrollo de aprendizajes significativos, e incremento de oportunidades para el acceso de todas y todos a la educación y el conocimiento. También quieren impulsar estrategias encaminadas a universalizar el acceso a las TICs “a través de programas de alfabetización digital y tecnológica, para promover la apropiación social del conocimiento".
En definitiva, los participantes en esta Conferencia se han fijado una serie de metas para llevar a cabo la propuesta “Metas Educativas 2021”, con el fin de universalizar la educación primaria y secundaria básica, mejorando a la vez su calidad, e incrementar igualmente la participación de los jóvenes en la educación secundaria superior, en la técnico profesional y en la universitaria. También quieren favorecer la conexión entre la enseñanza y el empleo, ofrecer a todas las personas oportunidades de formación a lo largo de toda la vida y fortalecer la profesión docente, todo ello invirtiendo “más y mejor” en educación.

Convenio entre España y Portugal

Por otra parte, el ministro español de Educación, Ángel Gabilondo, y su homóloga portuguesa, María Lourdes Rodrigues, han celebrado un encuentro bilateral al margen de la Conferencia, y han anunciado su intención de firmar “lo antes posible” un “convenio marco”, para que se den “las condiciones para desarrollar la cooperación sobre la enseñanza del portugués en España y viceversa, en los colegios de los dos sistemas educativos”, según han informado ambos tras el encuentro. El acuerdo se firmará en Mérida porque, según ha manifestado el dirigente español, “Extremadura ha sido la comunidad que ha mostrado mayor interés por la enseñanza del portugués”.
Ángel Gabilondo ha manifestado su deseo de que el resto de comunidades también se muestren interesadas por el aprendizaje del portugués, y ha añadido que “Portugal ha hecho una señal inequívoca para el estudio del español, una apuesta clara que se agradece enormemente, y ahora nos corresponde a nosotros responder a ese desafío”. También ha recordado que “entre las dos lenguas hay más de 700 millones de hablantes en todo el mundo y, además, vivimos muy próximos, por lo que es indispensable incidir en la cooperación y en el conocimiento mutuo de la lengua y la cultura de los ambos países”.

arriba