El legado de Celestino Mutis




El Real Jardín Botánico rememora la trayectoria científica e institucional del gran botánico de la Ilustración española

Ejerció la medicina, geología, biología, astronomía y matemáticas y supo crear entre la América Hispana y España el fértil campo de una Ilustración modernizadora. Cuando se cumplen doscientos años de su desaparición, el Real Jardín Botánico demuestra en Mutis al natural. Ciencia y arte en el Nuevo Reino de Granada el gran legado que Colombia y España recibieron del sabio investigador.

JULIA FERNÁNDEZ
En una época en que no había en el Nuevo Reino ningún monumento público dedicado a un personaje, el naturalista español obtenía ya el absoluto reconocimiento a su extraordinaria y compleja labor en la obra “Busto encarnado de José Celestino Mutis” del pintor Salvador Rizo Blanco, considerada un símbolo de Colombia y presente en este homenaje. Realizada en vísperas del 20 de julio de 1810, en la coyuntura de la guerra de la Independencia española, la situación que sirvió de estímulo al surgimiento de la identidad nacional española y la de sus provincias de ultramar antes de que estallaran en ellas los movimientos independistas, resume sencilla y certeramente la apreciación política y científica que el virreinato del Nuevo Reino de Granada tuvo del investigador: sobre un soporte con libros, objetos de medición y láminas dibujadas, el busto de Mutis descansa sobre un pedestal que lleva inscrita en latín la frase “Enseñó a cultivar la virtud con hechos y la naturaleza con escritos”. Esa misma síntesis y reconocimiento de su significación se encuentran en la muestra Mutis al natural. Ciencia y arte en el Nuevo Reino de Granada, que tras su paso por Colombia llega a nuestro país, al Real Jardín Botánico que él fundó.

Avanzado intelectual

Celestino Mutis nació en Cádiz en 1732, en un momento en que la ciudad era el primer puerto comercial del mundo, un baluarte de la defensa nacional y el lugar de la infraestructura científica más poderosa de España. Cursó estudios de cirugía y medicina en el Colegio de San Fernando de Cádiz y se licenció en Medicina en la Universidad de Sevilla. Profesor, más adelante, de Anatomía en Madrid, proyectó una Academia de Ciencias y aprendió por cuenta propia Matemáticas y Física.
En 1760, a comienzos del reinado de Carlos III, cuando era ya uno de los intelectuales más prometedores de España, inclinado por Copérnico, defensor de Newton, que practicaba la disección y simpatizaba con Linneo, Mutis se embarcará para el Nuevo Reino de Granada como médico del Virrey Pedro Messía de la Cerda. El viaje será el inicio de un capítulo grandioso para España y Colombia.
“Desde el comienzo de su viaje se vio sobrecogido por la riqueza de este territorio americano” –afirma en su presentación de Mutis al natural, María Victoria de Angulo de Robayo, directora del Museo Nacional de Colombia, una de las entidades patrocinadoras, que continúa: “Ejerció como médico, como maestro en las aulas del Colegio Mayor del Rosario, recorrió los caminos y describió a los pobladores, sus costumbres, y como hombre de ciencia se dio a la tarea de inventariar y reconocer los distintos productos del mundo natural. Después de veinte años de haber hecho su primera petición a Carlos III, rey de España, para contar con su apoyo en la realización de una expedición en este virreinato, obtuvo el beneplácito de la Corona para emprender la primera empresa colectiva con carácter de observación y estudio científico sistemático en nuestro territorio, la Expedición Botánica al Nuevo Reino de Granada. Bajo la dirección de este viajero español herborizadores, recolectores y dibujantes criollos se ocuparon de plasmar y describir parte de la riqueza de nuestro país”.

Arte y ciencia

Un recorrido espléndido, organizado por los comisarios Miguel Ángel Puig-Samper Mulero, José Antonio Amaya y María del Pilar San Pío, sobre la vida, obra y época de José Celestino Mutis es este Mutis al natural que estos días, tras su inauguración hace unos meses en Colombia, llega a España. Homenaje en el bicentenario de su fallecimiento, es una empresa colectiva del Museo Nacional de Colombia y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Sociedad Estatal para la acción Cultural Exterior, que recupera en su justa y compleja dimensión los logros de José Celestino Mutis, sus soledades y su esfuerzo.
Con documentos originales, diarios de viaje, instrumentos científicos, la selección exquisita de algunas de las láminas que conforman el legado de la Expedición Botánica, obras de arte y herbarios, sus diez secciones explican al visitante la formación del intelectual en la Ilustración gaditana; sus relaciones en la Corte de Madrid, donde se relacionó con personajes científicos como Miguel Barnades, con el que aprendió los rudimentos de la clasificación botánica de Carl von Linné; su objetivo de lograr crear un nuevo Gabinete de Historia natural con Jardín Botánico; su adaptación al Nuevo Mundo, con su proyecto de comercializar el Té de Bogotá por iniciativa propia, su intento de explotación de las minas de El Sapo y el descubrimiento de la quina en Santafé; sus tensiones con el naturalista panameño Sebastián José López Ruiz por la explotación de la quina y la canela en el Nuevo reino; los más de veinticinco años de trabajos en la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada, con su organización de un taller de pintura que realizará en color las láminas; el encuentro e intercambio científico con Alexander von Humboldt y Aimé Bonplandt; el poder transformador que tuvo sus innovaciones artísticas en la sociedad neogranadina; y, finalmente, la rica y amplia colección botánica e iconográfica que el sabio gaditano dejó tras su muerte en Santafé en 1808, trasladada a Madrid tras la intervención militar del general Morillo.
Es la historia relatada en objetos del sabio José Celestino Mutis, líder de una empresa con autonomía científica que hizo de Santafé de Bogotá la sede de la Ilustración botánica, estableciendo canales de intercambio de conocimiento entre capitales europeas como Upsala, París, Madrid y Londres.

arriba