Una visión sobre el agua y el cambio climático

El MEPSYD y la Sociedad Estatal para Exposiciones Internacionales distribuyen una guía didáctica que analiza los recursos hídricos

La imagen del agua, el cambio climático y la arquitectura sostenible son algunos de los contenidos de una guía que pretende concienciar a los jóvenes de la necesidad del uso sostenible de los recursos naturales y que se comprometan con la conservación del medioambiente.
Con esta guía, se pretende que los jóvenes se conviertan en agentes activos en la solución del problema global del ahorro de energías.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Aunque en nuestro planeta existe suficiente agua para satisfacer las necesidades de la población mundial, este recurso fundamental para la vida humana no está equitativamente distribuido y gestionado de manera eficaz. Por ello, el Día Mundial del Agua, celebrado el pasado día 22 de marzo, pretendía sensibilizar sobre los recursos hídricos y la importancia de la cooperación para una gestión adecuada. Algunas zonas del planeta se enfrentan a problemas de escasez de agua y la disponibilidad de la misma se ha reducido debido a la contaminación generada por los desechos derivados de la industria y la agricultura. Durante los últimos 60 años se han firmado más de 300 acuerdos internacionales relacionados con el agua y los países coinciden en la necesidad de fomentar la cooperación para la gestión de los recursos hídricos.
Por su parte, científicos, profesionales y responsables políticos se muestran partidarios de desarrollar proyectos de investigación sobre el impacto del cambio climático en el ciclo del agua, que afectará a la calidad y la cantidad de agua disponible.
Según un informe de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo, el crecimiento de la población mundial y sus desplazamientos, el aumento del nivel de vida, los cambios en los hábitos en la alimentación y la presión por la producción de biocarburantes son las causas de la escasez de agua.

Programas de cooperación

El Ministerio de Educación, Política Social y Deporte y la Sociedad Estatal para Exposiciones Internacionales han firmado un acuerdo para la distribución de 1.000 ejemplares de la guía didáctica “La imagen del agua. Una visión sobre el agua, el cambio climático y la arquitectura sostenible” a los programas de cooperación internacional. Estos programas favorecen el conocimiento y aprecio de la riqueza cultural y natural de España y contribuyen al desarrollo de la convivencia y de la solidaridad entre territorios.
En el marco de la Expo Zaragoza 2008, esta guía surge de la colaboración entre estos dos organismos y pretende concienciar a los jóvenes de la necesidad del uso sostenible de los recursos naturales y del compromiso con la conservación del medioambiente.
El agua en el universo es el tema del primer capítulo, donde se analiza de forma accesible para los jóvenes el origen de esta sustancia fundamental para la vida y el proceso evolutivo de las distintas especies.

El agua en la Tierra

“El agua es el componente principal de la materia viva y constituye del 50 al 90% de la masa de los organismos vivos”. Así comienza el segundo capítulo dedicado a la presencia de este elemento en la Tierra y se dan respuestas a cuestiones como ¿por qué es bueno beber agua?... ¿por qué los ríos no se congelan?... ¿por qué nos refresca sudar?... Además se analiza el ciclo natural del agua y la dependencia que tienen los hombres de este elemento desde el principio de los tiempos y su papel fundamental en la biodiversidad o número de genes, especies y ecosistemas.
El informe de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo señala que en España el mayor problema reside en el uso del agua para la irrigación de los campos agrícolas para exportar frutas y aceite. En nuestro país, sólo se reutiliza el 1,1% de las aguas procedentes del drenaje del agua en la agricultura y destina parte a la desalinización para su uso. No obstante, la UNESCO denuncia que miles de propiedades españolas se han creado ilegalmente junto al mar generando una contaminación incontrolada de los recursos hídricos, la degradación de los ecosistemas, una escasa protección ante las inundaciones, la expansión urbana que aumenta las tensiones hídricas y la sobreexplotación y agotamiento del agua subterránea.

El agua en España

El tercer capítulo examina el agua en España, que tiene el mayor número de embalses por habitante del mundo. Los ríos españoles recogen al año unos 106.000 hectómetros cúbicos, de los que sólo se podrían utilizar 9.000 si no hubiera embalses. También analiza la diferencia entre la España húmeda y la España seca. Debido a la baja e irregular pluviometría, propia del clima mediterráneo, la capacidad de los cauces regulares por unidad de superficie es mucho menor que la de otros países de mayor latitud que el nuestro. Esto dificulta no sólo los abastecimientos de agua a las ciudades, sino también el desalojo de los vertidos, ya que debido al caudal reducido de los ríos españoles, una misma cantidad de residuos se traduce en una mayor concentración de los mismos en el río y, por tanto, una mayor contaminación y pérdida de calidad de sus aguas.
La Directiva Marco del Agua, aprobada en el año 2000, creó el concepto de demarcación hidrográfica, entendiendo como tal la zona terrestre y marina compuesta por una o varias cuencas hidrográficas vecinas y las aguas de transición, subterráneas y costeras asociadas a dichas cuencas.

Cambio climático

Esta guía da respuesta a cuestiones relacionadas con el cambio climático y sus consecuencias en el cuarto capítulo. Entre otros temas se plantean el efecto invernadero, la convección térmica, la circulación global atmosférica y oceánica y la atmósfera. También proporciona unas actuaciones cotidianas para colaborar en paliar el problema, como sustituir las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo, regular la calefacción y el aire acondicionado, ducharse en vez de bañarse, consumir alimentos frescos, usar el transporte público y evitar el derroche de plásticos.
Para favorecer el cambio hacia un futuro sostenible, se deben considerar las características de un edificio energéticamente eficiente o bioclimático. Por ello, el último capítulo de esta guía aborda la Arquitectura sostenible y describe la orientación de los muros exteriores de un edificio y de las habitaciones, cómo deben ser las ventanas, el aprovechamiento de la energía solar y los dispositivos para disminuir la entrada de esta energía en verano.
Con esta guía, se pretende que los jóvenes se conviertan en agentes activos en la solución del problema global del ahorro de energía, en personas críticas y vigilantes con las actuaciones de los gobernantes, empresarios, técnicos y científicos, así como en consumidores responsables, que consideren no sólo los criterios monetarios a la hora de adquirir desde una lavadora hasta una vivienda, sino que valoren los impactos ambientales asociados a su producción y uso, con el objetivo de contribuir a la construcción de un futuro realmente sostenible, desde el punto de vista ecológico, económico y social.


arriba