La informática como herramienta de estudio

ACADE y Toshiba firman un acuerdo para proporcionar ordenadores portátiles a los alumnos de los centros privados no subvencionados

Todos alumnos de los colegios no concertados van a tener acceso a ordenadores portátiles en el plazo de cinco años, en virtud de un acuerdo firmado por la patronal ACADE y la empresa Toshiba. Ambas instituciones quieren sustituir las tradicionales aulas de informática por centros y campus inalámbricos, y aplicar la tecnología para desarrollar nuevas soluciones que mejoren la capacidad, de aprendizaje, la atención y la motivación de los alumnos y, a la vez, mejorar los medios docentes de profesores y escuelas.

Madrid. G. ARIANES
La Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (ACADE) y la empresa Toshiba han alcanzado un acuerdo para impulsar el uso de la informática portátil y las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), como herramienta de estudio en la educación privada en España. Este proyecto es uno de los de mayor envergadura desarrollados en nuestro país en el ámbito de la educación y las nuevas tecnologías, y su principal finalidad es acercar dichas herramientas tecnológicas a los 3.507 centros docentes asociados a ACADE, en los que estudian más de un millón de alumnos y trabajan más de 70.000 profesores.
ACADE y Toshiba van a desarrollar e implantar soluciones específicas a las diferentes necesidades formativas de cada uno de los segmentos que componen la educación privada no subvencionada en nuestro país. Esto significa “un amplio espectro de tipologías de enseñanzas diferentes entre sí”, como la Educación Infantil, Primaria, Secundaria, la Formación Profesional, la Enseñanza Universitaria, las Escuelas de Posgrado, así como una gran variedad de centros de enseñanza no reglada.
El presidente de ACADE, Jesús Núñez y el director general de Toshiba en España, Alberto Ruano, han firmado este acuerdo “histórico y muy importante”, y han explicado que su principal objetivo es “conseguir de las tecnologías nuevas soluciones que mejoren parámetros como la capacidad de aprendizaje, la atención o la motivación de los alumnos”. Y también “mejorar los medios docentes de profesores y centros de enseñanza, a través de las nuevas herramientas pedagógicas que ofrece el trabajo en un entorno educativo digital”.

Como un libro más

Los responsables de estas dos organizaciones han informado que mientras que en España el acceso de los estudiantes a la informática en las aulas se cuantifica en 100 niños por cada 9 ordenadores, y en la Unión Europea la media es de 100 por 11, el convenio que han suscrito pretende conseguir que, en el plazo de cinco años, cada alumno de los centros de ACADE pueda disponer de un ordenador portátil. Y que “pueda usarlo y llevarlo encima todo el día como si fuera un libro de texto más”.
Por eso, ambas instituciones ya están trabajando para que, en una primera fase, introducir la informática en las aulas superando el “viejo concepto del aula de informática” y, “en la medida de lo posible”, sustituir las viejas herramientas de enseñanza, como pizarras, cuadernos y lápices, por modernos entornos digitales y equipos informáticos y multimedia con conexión a Internet, o crear campus inalámbricos”. Porque según han explicado, “las aulas tradicionales de informática, con ordenadores de sobremesa, están desapareciendo. Hay que prescindir de ellas para que todo el colegio, o toda la universidad, sea en sí un aula informática inalámbrica”.

Proyecto pinero y único

También han afirmado que éste es un proyecto “pionero y único” que, inicialmente, va a extenderse a más de un millón de estudiantes y sus familias durante los próximos cinco años, con un coste estimado de 100 millones de euros. Aunque no se descarta la posibilidad de acceder a algún tipo de subvención oficial dentro de los planeas de I+D+i, el acuerdo se financiará por Toshiba y por los propios colegios de ACADE, que serán los propietarios de los equipos informáticos portátiles y los cederán a sus alumnos y familias como un material didáctico más.
Según ha afirmado Jesús Núñez “la motivación es actualmente un gran problema en el sistema educativo español, y creemos que las TIC constituyen un gran elemento de motivación para el aprendizaje de nuestros alumnos. Además, su uso nos va a permitir combatir el fracaso escolar de forma más eficaz, al hacer posible una enseñanza personalizada y permitirnos crear programas educativos a la carta, según las necesidades de los estudiantes”. También ha justificado la elección de una marca como Toshiba porque “es líder en la fabricación de ordenadores portátiles, por la fiabilidad, calidad y robustez de sus equipos, y porque tiene una experiencia contrastada en el sector educativo”.

Ventajas

En este sentido, Alberto Ruano ha recordado que en España hay unos 300.000 ordenadores portátiles operando en el sector de la enseñanza, de los que el 80% son de Toshiba. Y se ha referido a las ventajas que ofrece esta empresa a los centros escolares, como garantías más prolongadas, seguros de rotura de los equipos y, sobre todo, cursos de formación para profesores “para que la calidad docente sea mejor”. Ha recordado que, por ejemplo, su empresa ha formado en este campo durante los últimos 3 años a más de 30.000 profesores de Castilla-La Mancha y les ha entregado otros tantos equipos.
Ambos dirigentes han informado que “los proyectos se tratarán con cada centro y el tipo de ordenador y sus características dependerán de sus necesidades, porque sí podemos ofrecer ordenadores a la carta”. Y han aclarado que los equipos pertenecerán a los colegios, que los cederán a sus alumnos como una dotación, como un material didáctico más. Y estarán personalizados para atender a las necesidades específicas de cada niño, para evitar que naveguen a través de Internet por lugares no seguros, y para que sus familias puedan comunicarse con profesores y tutores y seguir la trayectoria de sus hijos sin tener que acudir constantemente a las instalaciones escolares.

El presidente de ACADE, Jesús Núñez, y el director general de Toshiba en España, Alberto Ruano, en el a firma del acuerdo.
(Fotos: Rafael Martínez)
arriba