Medidas para mejorar los indicadores del sistema educativo español en la UE

Eva Almunia explica en el Congreso la aplicación en España de la
Estrategia de Lisboa

España supera la media europea en el número de titulados en FP de Grado Superior y el de graduados en ciencias, matemáticas y tecnología, según señaló en el Congreso la secretaria de Estado y Formación, Eva Almunia, quien, tras afirmar que España es el cuarto país de la Unión Europea con más niños de tres años escolarizados, destacó la puesta en marcha del Plan contra el abandono temprano y la "hoja de ruta" de la FP como claves para mejorar los indicadores que separan al sistema educativo español de la media europea.

Madrid.
La secretaria de Estado de Educación y Formación, Eva Almunia ha comparecido en la Comisión Mixta para la Unión Europea del Congreso de los Diputados con objeto de explicar la aplicación en España de la Estrategia de Lisboa y los objetivos en materia de Educación y Formación Profesional.
Eva Almunia señaló durante su comparecencia que “los objetivos educativos de la Unión Europea para el 2010 coinciden con el propósito de la Ley Orgánica de Educación y que se centran en mejorar la calidad de la educación y el resultado educativo de todos los alumnos”, y agregó a este respecto que “podemos estar satisfechos de los avances logrados en varios puntos de referencia y de haber sabido acordar entre todas las administraciones educativas las medidas necesarias para mejorar aquellos resultados en los que nos mantenemos alejados de la media europea”.
La secretaria de Estado de Educación y Formación afirmó que “España se encuentra entre los países de la UE con mejor tasa de escolarización a los 3 años, con un 96’2%, 23 puntos por encima de la media europea, que se sitúa en el 73’9%”.
Asimismo, Almunia destacó que España ha superado el objetivo europeo de aumentar en un 15% la tasa de graduados en ciencias, matemáticas y tecnología por cada 10.000 habitantes, ya que registra un aumento del 16% desde el año 2000.
Igualmente, la secretaria de Estado de Educación y Formación se ha mostrado confiada en alcanzar el próximo año el objetivo de lograr que un 12’5% los adultos de entre 25 y 64 años reciban educación permanente y que ahora se sitúa en el 10% y ha destacado el incremento del gasto público en educación con relación al PIB que ha pasado del 4’28% al 4’51% en los últimos 8 años en este ámbito.
Por otra parte, Eva Almunia se refirió al objetivo europeo de reducir a un 10% el número de personas de entre 18 y 24 años que ha completado como máximo la primera etapa de la Educación Secundaria y no sigue ningún tipo de formación, y señaló al respecto “la importancia del Plan para la reducción del abandono escolar prematuro, con el que tratamos de reducir unas tasas de abandono que se sitúan en torno al 30% desde el año 2000”. En este sentido, Almunia destacó el acuerdo alcanzado entre el Ministerio de Educación, Política Social y Deporte y todas las Comunidades Autónomas, “que representa un pacto de Estado para reducir el abandono a la mitad en el 2012”.
En cuanto a la Formación Profesional, los objetivos europeos hacen mención a la necesidad de elevar el porcentaje de graduados en Grado Superior, un indicador en el que España supera la media europea. Por ello, Eva Almunia resaltó en su intervención que “la hoja de ruta de la Formación Profesional nos debe llevar a redoblar los esfuerzos en el Grado Medio".

Hoja de ruta de la FP

El pasado 28 de octubre, los ministros de Educación, Política Social y Deporte, y de Trabajo e Inmigración, presentaron la "hoja de ruta" para impulsar un nuevo modelo de Formación Profesional.
Este plan pretende impulsar un modelo alternativo de crecimiento económico, basado en el conocimiento, que asegure un desarrollo económico sostenible y un creciente bienestar y cohesión social.
Entre los objetivos está fomentar la formación continua a lo largo de la vida, el trasvase de unas actividades profesionales a otras, y el reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías no formales de formación. Además, se busca que los títulos preparen adecuadamente a los estudiantes para los requerimientos de la sociedad de la información y del conocimiento, facilitando e incentivando también la movilidad internacional de estudiantes y trabajadores.
Una de las actuaciones principales será implantar una Red de Centros de Referencia Nacional de las 26 familias profesionales. Los centros, que estarán en las distintas Comunidades Autónomas, serán punteros cada uno en su área, y promoverán las medidas y los programas de investigación necesarios para atender las necesidades de los sectores emergentes e innovadores.
Paralelamente se extenderá la red de Centros integrados de Formación Profesional, donde estudian tanto jóvenes alumnos de FP como trabajadores en Formación para el Empleo, lo que permitirá al centro mantener elevados estándares de calidad de enseñanza, al mismo tiempo que estará en permanente contacto con la realidad del mercado laboral de su ámbito. También está previsto mejorar las dotaciones tanto de equipamiento como de infraestructuras.
Asimismo, el Gobierno, en colaboración con los interlocutores sociales, agilizará la elaboración de nuevos títulos de Formación Profesional de grado medio y superior, priorizando los relacionados con los sectores emergentes e innovadores de la economía. Se impulsará también el proceso de elaboración de las cualificaciones profesionales y los correspondientes certificados de profesionalidad.
Una de las prioridades es conseguir un mayor número de titulados en Formación Profesional de Grado Medio. España tiene una tasa de titulados en esta etapa inferior a los países de nuestro entorno (35% frente a 45% de media en la OCDE), a pesar de que sus tasas de empleo son muy elevadas y de que en otros niveles, como la Formación Profesional de Grado Superior, hemos conseguido superar un retraso histórico. En esta etapa, España ha pasado de tener el 2% de titulados en FP Superior en 1995, al 15% en 2006, lo que supone situarse 6 puntos por encima de la media de la OCDE.
Para ello, a lo largo de la legislatura, se va a poner en marcha un sistema de becas y ayudas para que trabajadores de 18 a 24 años que no han obtenido el título de Formación Profesional puedan compaginar su trabajo con las actividades formativas necesarias para conseguirlo. En este sentido, se van a adoptar las medidas necesarias para promover tanto contratos para la formación, como contratos a tiempo parcial, dirigidos especialmente a los jóvenes de 18 a 24 años que han abandonado el sistema educativo, con el fin de que puedan completar su formación.
También se va a poner en marcha una Plataforma virtual que permita realizar a distancia módulos formativos para lograr certificados de profesionalidad o títulos de Grado Medio y Superior de Formación Profesional.
En esta misma línea, el impulso y la mejora de la FP también persigue potenciar la realización de las prácticas profesionales en distintos países a través de los diferentes programas de movilidad existentes, una suerte de “Programa Erasmus” de la Formación Profesional.

Almunia destacó que España ha superado el objetivo europeo de aumentar en un 15% la tasa de graduados en ciencias, matemáticas y tecnología.
(Fotos: Rafael Martínez)
arriba