Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.
 
Un proyecto formativo para la población penitenciaria

El CEA “Edrissis” de Ceuta desarrolla una acción educativa multinacional en el ámbito del programa Grundtvig

La Comisión Europea ha integrado sus diferentes iniciativas educativas y de formación del profesorado bajo un único proyecto, los programas de educación permanente, dotado con un presupuesto de casi 7.000 millones de euros para el periodo 2007 a 2013.
Grundtvig, un subproyecto, está desarrolla un proyecto multinacional centrado en la
población penitenciaria.

El subprograma comunitario Grundtvig orienta sus acciones a la enseñanza y las necesidades de estudio de aquellos que se hallan involucrados en la educación de adultos y en corrientes alternativas de educación, así como en las instituciones y organizaciones que ofrecen estos servicios.
Recientemente, el Centro para la Educación de Personas Adultas “Edrissis” ha participado en un Seminario de Contacto que ha tenido lugar en la isla de Malta. El motivo, promover el encuentro de profesionales de diferentes países relacionados con la Educación de Personas Adultas (EPA).
Como ya su nombre sugiere, un grupo de profesores de diversos países europeos se han dado cita en La Valetta (Malta) para elaborar proyectos comunes de trabajo en el ámbito de la educación de adultos. Países tan diferentes como Austria, Bélgica, Chequia, Eslovaquia, España, Francia, Gran Bretaña, Malta, Polonia, Portugal y Rumania.
La primera impresión al llegar a Malta es la familiaridad de la lengua, no obstante habernos advertido de su complejidad, nos sorprende que para saludarnos nos dirijan un “kif nti”. Sí, así es, nos reciben en darilla, escrito como se habla, sin usar caracteres cúficos. Contentos con esta cercanía a pesar de la distancia, aprendemos que la lengua oficial de Malta es el maltés, en el que aparecen numerosos elementos en árabe, italiano, francés, etc. También es lengua oficial el inglés; de hecho en las escuelas se estudian la mayoría de las materias en lengua inglesa.
Otras cosas sobre Malta; el 98% de la población es católica; tiene 400.000 habitantes, distribuidos en varias islas, nueve, de las cuales las principales son Malta y Gozo. Otras palabras en maltés: “me llamo” se diría algo así como “jien jisimni”; “buenas noches” sería “il-lejl it-tajjeb”. Además de términos derivados del francés, como “buenos días”: “bongu” o del italiano, ya que “lo siento” se dice “skuzani”, etc. Nos encontramos pues con un excelente ejemplo de mestizaje y de enriquecimiento mutuo. Similar a lo que en nuestros días es, quizás no antaño, la relación entre España y América del Sur, cuando las colonizaciones son ya en los dos sentidos, aunque si bien aún se oye hablar de cooperantes cuando viajan en un sentido y de inmigrantes cuando lo hacen en el contrario.

Pedagogía comparada

La cuestión de la pedagogía comparada siempre es interesante, en la medida que nos puede aportar ideas para tratar asuntos que sean de nuestra preocupación, por ejemplo el modo en que en Ceuta se trata curricularmente la incorporación de las diferentes culturas en la enseñanza, y en particular por su carácter netamente predominante, la presencia de la lengua árabe o musulmana o magrebí. Sí, es cierto que se debe ser cauto a la hora de hablar de culturas, y tener mucho cuidado en no discriminar ninguna; no obstante creo que, en el momento actual, lo importante es reconocer la vigencia de un fenómeno, la necesidad de tratar diferentes culturas, y en su caso lenguas, dentro del currículo, y en una segunda fase ya se vería el modo de relacionarlos con él, abordando la sutil característica de su exacta definición.
Estas ideas no son en absoluto actuales, ya tienen un largo recorrido. Incluso en nuestros libros de historia podemos consultar contextos de los que podemos establecer muchos paralelismos con nuestros días. No debemos olvidar el pasado inmediato antes de haberlo entendido.
La cultura, la situación de los jóvenes, el papel de la mujer, sí todo es necesario repetirlo y volverlo a tratar, la situación del fracaso escolar en Ceuta, la realidad musulmana, la ambigüedad de ambos hechos, todo está relacionado con el tratamiento de la cultura. Además indudablemente de otros factores.
La implicación de la sociedad en su desarrollo supone, en el camino de la evolución democrática, obligar, más que favorecer, a la coparticipación, y por tanto a la corresponsabilidad. Cuantos más puentes tendamos hacia el enriquecimiento mutuo más posibilidades tendremos de salir de este aparente bloqueo. Si bien es cierto que hablar de democracia siempre es relativo, y deberíamos hablar mejor del camino de la democracia, pues es evidente que lo normal en algunas democracias sería intolerable en otras.
En particular, y sin poder evitar el hacer mención a los trágicos sucesos que ocurren en Gaza, algo muy mal estamos haciendo cuando el mundo asiste, nunca mejor dicho, por televisión al espectáculo de centenas de muertes, y más horrores. Citando El tratado sobre la tolerancia, la carta a Dios de Voltaire (1763) “¡Puedan todos los hombres recordar que son hermanos!, y que se horroricen de la tiranía ejercida sobre las almas…”. No basta con lamentarse, si es necesario debemos gritar. Y sobre todo actuar, cada uno en nuestras posibilidades, las nuestras nos llevan a buscar un mejor entendimiento entre culturas y visiones del mundo. Poner por delante de todo solamente aspectos económicos, conduce a la frustración del individuo, que evidentemente es algo más, y de aquí a la adopción de actitudes antisistemas hay sólo un paso.
Volviendo a Malta. Tras varios días de reuniones y actividades de dinámica de grupo, tras empezar a entender o acercarnos a empezar a saber que esto de ser profesor en Europa, logramos sentar las bases de una asociación. Nuestro proyecto compete a varios países e instituciones, estas últimas todas involucradas en la educación en centros penitenciarios.

Sensibilidades

Aparece así un proyecto que nos parece no sólo necesario sino también cercano a nuestras sensibilidades. Vamos a intentar involucrar a la comunidad educativa de nuestro centro, y a la de otros países, en el desarrollo de un proyecto que incide sobre la población penitenciaria en la ciudad de Ceuta. Al tiempo que contaremos con la presencia de profesorado de diferentes países europeos en nuestra ciudad. Se trata de lograr que dentro de la cárcel las personas reflexionen sobre el propio pasado y poder así proyectar un futuro. Escribiendo dentro o fuera de la cárcel nos ayuda a comprendernos, y a expresar esperanzas y deseos, a dar un sentido al tiempo que pasa, a reflexionar sobre el pasado y a imaginar una existencia distinta.
La escritura, en los lugares de reclusión, es una forma de creatividad que ayuda a sobrevivir y a buscar un espacio de libertad. Se convierte por ello en un instrumento para el descubrimiento de nuevos mundos y nuevas formas de expresión del propio ser.
Partiendo de esta premisa, el proyecto tiene la intención de reunir las experiencias hasta ahora maduradas en prisión de quienes, a través de narraciones de sus vivencias, de sus experiencias de trabajo, de sufrimiento, de reclusión, intentan dar una expectativa a su mañana. Se emplearán diversos soportes artísticos como el cuento, la carta, la poesía, la música, la fotografía, el vídeo.
Al final de este laboratorio autobiográfico será preparada una síntesis del material reunido tanto en papel, como en soporte multimedia (CD-ROM, vídeo, etc.…) y se difundirá en cada uno de los centros penitenciarios de los diferentes países. Toda la experiencia será seguida a través de una página web, donde también se incluirán los productos.
El acercamiento a colectivos de estas características conlleva siempre un repensar qué podemos hacer por mejorar su situación. La Administración como reguladora del bienestar y en el marco de una actuación de discriminación positiva, tiene la obligación de, por una lado, hacer reflexionar a los ciudadanos y ciudadanas de su responsabilidad frente a su propio destino y al mismo tiempo admitir que las condiciones particulares de cada uno, fundamentalmente las sociales, influyen decisivamente en el recorrido vital de las personas. Entre el no esperar siempre que el Estado se ocupe de los destrozos causados, y un proteccionismo absoluto existen fórmulas intermedias. En fin, es un debate siempre abierto entre el intervencionismo también en educación y consideraciones neoliberales.

Desafío

Sin duda la orientación personal en la prisión es un pequeño desafío consistente en hacer coincidir las líneas del CEA “Edrissis” con los objetivos marcados por Gruntvig. La educación de personas adultas se centra en la necesidad de sistematizar la educación a lo largo de la vida. En la actualidad, en nuestro centro se desarrollan diferentes programas con múltiples opciones que van más allá de la Educación Secundaria, como son la integración en las fuerzas armadas, pruebas de acceso para acceder a los ciclos formativos de grado superior, convalidaciones, acceso a organismos oficiales y cuerpos de seguridad del Estado, locales o nacionales, programas de educación vial encaminados a la obtención del permiso de conducir, alfabetización, programas de cocina, etc.
Como principio nunca olvidamos la necesidad de considerar llevar la integración cultural a un modelo donde todos estén representados y todos aprendamos a interaccionar, para ello sin duda es necesario lograr la apertura de los currículos a las realidades locales, pensar desde España y Europa y actuar en Ceuta, pensar globalmente y actuar localmente.
En nuestro caso es primordial insistir en la interrelación entre la interculturalidad, la coeducación y las personas adultas. ¿Es necesario poner el acento sobre estos asuntos? Aunque en ocasiones uno se sienta tentado de redefinir la metodología de trabajo, ya que lo intercultural está tan incluido en nuestra cultura actual, que el dedicarle una mención especial podría parecer una postura racista. La identidad de géneros, en cuanto a derechos, se halla hasta tal punto integrada también en nuestra sociedad, que su tratamiento aparte puede acabar considerándose como una actitud violenta. Aunque sea así, la verdad es que seguimos arrastrando mucha intolerancia, mucha discriminación, mucha injusticia, y sigue siendo necesario volver una y otra vez sistemáticamente a recordar lo que hemos sido, lo que somos y lo que queremos ser.

Diversidad como enriquecimiento

Sin duda alguna seguimos creyendo que toda diversidad significa enriquecimiento, no solamente para aquellos colectivos designados como víctimas por determinadas culturas o géneros, sino también para absolutamente todos los miembros de una sociedad. En todos lo no tan lejanos planteamientos de la LOGSE y de la LISMI sobre la integración del alumnado se hablaba de la importancia de convivir como fenómeno de enriquecimiento mutuo, y así ha de ser. En el caso de nuestro centro la realidad es que conviven dos culturas mayoritarias y otras en menor porcentaje pero no por ello menos necesitada de integración. Es tan complejo el grado de imbricación de la cultura musulmana y la cristiana que en nuestra localidad sería francamente difícil llevar a cabo una separación de una respecto a la otra, aquí aparece de nuevo la idea de que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. Todo esto, tanto lo que nos une como lo que nos separa, forma parte del fenómeno intercultural. Lo intercultural admite una aproximación positivista y una constructivista, usaremos las dos vías. Puesto que partimos de nuestra experiencia concreta y aunque dado el caso hagamos referencia a principios generales, vamos a trabajar partiendo de la realidad específica de nuestras aulas para poder diseñar esquemas de actuación en principio trasladables a cualquier otra realidad, aunque lógicamente no aplicables en un 100%.

Lengua y cultura árabe

En mi opinión es absolutamente necesario reconocer la necesidad de incluir en el currículo y de una manera explícitamente transferible al desarrollo de competencias, en el sentido de la LOE, la lengua y cultura árabe. Estamos en algunos casos dando la consideración de analfabetos a alumnos y alumnas que no lo son sino que simplemente están alfabetizados en otra lengua. Con más frecuencia tratamos con un alumnado con una mezcla de formación en la que aparecen con un definitivo componente afectivo su lengua y cultura materna, la árabe, cultura que ejercen, y que ejercen en una localidad donde uno a veces, en ocasiones y lugares, se siente plenamente inmerso en una cultura árabe y otras en una cristiana, eso en el caso de que esa persona tenga la fortuna de ser aceptada en ambos ambientes.
Estos alumnos y alumnas van adquiriendo conocimientos de otra cultura que es la cristiana y que van incorporando como propios, llegando ellos sí a ser multiculturales y no la cultura de acogida que se cierra en su monoculturalismo. Dado que nuestro futuro es avanzar juntos esto debe cambiar y convertirse en una relación bidireccional.

Ignacio Sada García
Profesor del CEA “Edrissis” de Ceuta

 

arriba