Fallados los Premios Nacionales de Investigación 2008
Se han concedido galardones en las modalidades de
Medicina, Biología, Ingenierías, Humanidades y Ciencias Económicas y Sociales

Madrid. G. A.
La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha anunciado el fallo del jurado de los Premios Nacionales de Investigación que, como cada año desde 2001, otorga el Gobierno de España para reconocer “la labor de los investigadores españoles en campos científicos de relevancia internacional y que contribuyen al avance de la ciencia, al mejor conocimiento del hombre y su convivencia, a la transferencia de tecnología y al progreso de la Humanidad”. Se conceden galardones en diez modalidades, aunque cada año se convocan y entregan los correspondientes a cinco de ellas, que en el presente ejercicio están dotados con 100.000 euros cada uno.
En la presente edición, el Premio Nacional de Investigación “Gregorio Marañón”, en Medicina, ha recaído en Carlos Belmonte Martínez, por “su brillante labor científica y su contribución significativa a la promoción de la investigación científica biomédica en España y en el ámbito internacional”. Doctor en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid, es catedrático de Fisiología Humana en la Universidad Miguel Hernández, miembro de la Academia Europea, de la Real Academia de Ciencias de España y de la Academia de Ciencias y Literatura de Maguncia (Alemania). También preside el comité ejecutivo de la Organización Internacional para la Investigación del Cerebro.

Nuevo concepto biológico


El Premio “Ramón y Cajal”, en Biología, ha sido por Carlos López Otín, por “el descubrimiento y caracterización de proteasas implicadas en diversos procesos fisiológicos y patológicos, especialmente en cáncer y envejecimiento, constituyendo el conjunto de sus trabajos el fundamento de un nuevo concepto biológico que se conoce como “Degradoma”. Es doctor en Ciencias Químicas por la madrileña Universidad Complutense, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la de Oviedo, e investigador del CSIC y de varias universidades extranjeras. También forma parte de la Real Academia de Medicina de Asturias y León y de la Real Academia de Ciencias de España, y sus aportaciones científicas han quedado reflejadas en más de 250 publicaciones, capítulos de libros y patentes.
La profesora María Vallet Regí ha conseguido el galardón “Leonardo Torres Quevedo”, en Ingenierías, “por sus contribuciones singulares en el campo de los biomateriales cerámicos para su aplicación en traumatología, odontología e ingeniería tisular”. También se han valorado “sus contribuciones en el campo de materiales para su uso en la liberación controlada de fármacos, así como su capacidad para aglutinar equipos”, que han tenido “gran repercusión internacional”. Es doctora en Ciencias Químicas y catedrática en Química Inorgánica por la madrileña Universidad Complutense; ha investigado en la Universidad Joseph Fournier de Grenoble (Francia), es miembro de la Real Academia Española de Ingeniería, y ha sido profesora invitada del Instituto Nacional de Investigación en Materiales Inorgánicos de Tsukuba (Japón) y en la Universidad de Estocolmo (Suecia).

Enriquecer el método juridico

El profesor Francisco Javier Laporta San Miguel ha sido reconocido con el premio “Pascual Madoz”, en Derecho y Ciencias Económicas y Sociales “por el alto nivel científico de su obra, en la que destaca su imprescindible contribución al enriquecimiento del método jurídico”. Es doctor en Derecho y catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid; ha sido director del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Complutense de la misma ciudad; director del Centro de Estudios Constitucionales; consejero de Estado; miembro de la Comisión Asesora de Libertad Religiosa del Ministerio de Justicia; y ha formado parte de la Comisión para la Democracia a través del Derecho del Consejo de Europa.
Por último, el Premio “Ramón Menéndez Pidal”, en Humanidades, ha reconocido la trayectoria de Aurora Egido Martínez, en “su capacidad crítica y hermenéutica como historiadora de las humanidades, y por ser una de las máximas figuras para la comprensión de la literatura española de los Siglos de Oro”. Doctora en Filología Española por la Universidad de Barcelona y, actualmente, catedrática de Literatura Española en la de Zaragoza, es presidenta de Honor de la Asociación Internacional de Hispanistas, miembro de la junta directiva de la Asociación de Cervantistas, miembro fundador y presidenta de la Asociación Internacional “Siglo de Oro”, directora de la Cátedra Baltasar Gracián, académica correspondiente de la Real Academia de Buenas Letras, y miembro de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis, de Zaragoza.

España y Japón acuerdan investigar sobre nanotecnología y nuevos materiales

Madrid. G.A.
El secretario de Estado de Investigación del Ministerio de Ciencia e Innovación (MICINN), Carlos Martínez Alonso, y el presidente de la Agencia de Ciencia y Tecnología de Japón (JST), Koichi Kitazawa, han firmado un acuerdo que refuerza las relaciones científicas entre España y el país nipón, y cuyo principal objetivo es desarrollar investigaciones en nanotecnología y nuevos materiales, orientadas a afrontar los retos medioambientales y a lograr un desarrollo sostenible. Este memorando permitirá financiar proyectos en los que cooperen investigadores españoles y japoneses, y fomentará el intercambio de personal científico entre esos dos estados.
Según informa en un comunicado el Ministerio español, también promoverá el desarrollo de reuniones de planificación y formulación de intereses conjuntos, y supondrá la organización de seminarios y talleres, “dejando espacio para otros tipos de actividades cooperativas de interés que puedan surgir en el futuro”. El primero de dichos seminarios se organizará entre el 20 y el 22 del próximo mes de abril en Tokio, y participarán en el mismo ocho científicos de cada país que serán invitados a conocer algunos de los centros de investigación nipones más influyentes en los campos objeto de este acuerdo, como el Instituto Nacional para la ciencia de los Materiales (NIMS, en sus siglas en inglés), situado en la ciudad de Tsukuba, y el Instituto de Tecnología de Tokio (TIT).
Internacionalización
Según ha manifestado el secretario de Estado español, este acuerdo es un nuevo paso firme hacia la internacionalización del sistema español de ciencia y tecnología, y “sirve para normalizar nuestra presencia en foros y acciones de excelencia, donde España ha demostrado que está más preparada para acceder”. Carlos Martínez también ha resaltado que la nanociencia y la nanotecnología constituyen una de las cinco actuaciones estratégicas contempladas en el “Plan Nacional de I+D+i 2008-2011”, referidas a las áreas investigadoras en las que nuestro país ya desataca y cuyas actividades desea potenciar.
Por su parte, la directora general de Cooperación Internacional del MICINN, Montserrat Torné, ha dicho que “esta cooperación entre España y Japón permitirá desarrollar nuevas aplicaciones de nanotecnología para la producción de energías renovables y el tratamiento y desalinización del agua, lo que reforzará la avanzada posición tecnológica de España en estos ámbitos”. Este acuerdo fue adelantado por la ministra Cristina Garmendia en noviembre de 2009, y se produce tras la firma, el pasado 26 de febrero, de otro convenio entre el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), adscrito al ministerio español, y el Instituto Nacional para la ciencia de Fusión de Japón (NIFS).

España lidera un proyecto para crear nanopartículas contra el cáncer

Madrid. Científicos del Instituto de Nanociencia de Aragón (INA) lideran un proyecto europeo, en el que también participan Alemania, Italia, Portugal y el Reino Unido, para conseguir nanopartículas capaces de inhibir la generación de una proteína implicada en la proliferación de células cancerígenas. Este proyecto se ejecutará desde el presente año hasta 2011 con una financiación global de un millón de euros, y es una de las principales iniciativas presentadas en el mayor Congreso de Nanociencia del sur de Europa, celebrado recientemente en Zaragoza con la participación de más de trescientos investigadores.
Dicho encuentro está organizado por la Red Nacional de Nanociencia (Nanospain), integrada por 260 grupos con cerca de 1.200 investigadores, y durante sus sesiones se ha puesto de manifiesto que, en apenas cuatro o cinco años, el 80% de los nuevos medicamentos y de los sistemas de diagnóstico que se apliquen estarán relacionados con la nanotecnología. Desde 2008, esta red ha unido esfuerzos con sus equivalentes de Francia (C´Nano GSO) y Portugal (PortugalNano), para la difusión de sus investigaciones y la promoción de encuentros interdisciplinares como este Congreso.
Entre otros temas, se ha debatido sobre nanobiomedicina, área que se centra en el diagnóstico precoz mediante el desarrollo de nuevos biosensores y agentes de contraste para tomografía de resonancia magnética nuclear. El profesor Jesús Martínez de la Fuente, organizador de este Congreso y coordinador del grupo de Biofuncionalización y Nanopartículas y Superficies del Instituto de Nanociencias de Aragón, ha explicado que se trabaja en terapia génica para lograr aplicaciones frente al cáncer, a través del desarrollo de nanopartículas capaces de transportar el siRNA, pequeños fragmentos de RNA capaces de inhibir la expresión de las proteínas implicadas en el desarrollo de células tumorales.

 
 

Cristina Garmendia reclama en el Senado un pacto entre el Gobierno Central y las Comunidades Autónomas

Madrid. La Ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha reclamado un pacto de colaboración entre la Administración General del Estado y las distintas Comunidades Autónomas en materia de I+D+i, que “abandone el plano de las declaraciones de intenciones y del voluntarismo para convertirse en un verdadero compromiso político de actuación”. Así lo ha manifestado durante una reciente sesión de control al Gobierno en el Senado, donde ha asegurado que “sólo mediante este pacto” será posible optimizar los recursos públicos y privados comprometidos, así como “aprovechar las fortalezas e impulsar la excelencia, aspectos que -en su opinión- toman especial relevancia ante la actual situación económica, y la necesidad de abordar “urgentemente un cambio de modelo económico y productivo”, basado en la ciencia y la innovación.
La ministra respondía así a la senadora de “Entesa Catalana del Progres”, María Josefa Celaya, que había preguntado sobre los efectos de la futura Ley de Ciencia para superar la actual coyuntura económica, y para establecer un nuevo patrón de crecimiento. En este sentido, Cristina Garmendia ha explicado que, para cumplir los objetivos marcados, se han creado dos elementos de coordinación y cooperación, “un instrumento que es la estrategia española de ciencia y tecnología”. Y también un pacto conjunto entre el Estado central y las Comunidades Autónomas que permitirá “alienar intereses y prioridades científicas y tecnológicas a medio plazo”.
Además, ha anunciado la creación de un nuevo órgano encargado de aprobar y seguir los resultados de esta iniciativa, que será el Consejo General de Política Científica y Tecnológica, donde los distintos representantes políticos (de ámbito central y autonómico) con competencias en ciencia y tecnología, se reunirán para tomar “las decisiones que involucren al conjunto del Estado”. La ministra ha mostrado la firme convicción de los responsables de su Departamento de que “con este nuevo marco saldrán favorecidas todas las administraciones y el sistema de tecnología y empresas y, sobre todo, la sociedad a la que nos debemos”.

arriba