Campaña por la educación mixta

Sindicatos, padres y alumnos de la escuela pública se oponen a la separación de estudiantes en el aula por razón de sexo

Organizaciones sindicales y asociaciones de padres y alumnos de la escuela pública han iniciado una campaña a favor de la educación mixta, y en contra de que se discrimine a los estudiantes en los centros docentes por razones de sexo  o cualquier circunstancia. Han denunciado que en España hay más de sesenta colegios concertados que segregan actualmente a niños y niñas en las aulas, y han pedido que se retiren las subvenciones públicas a los que pretendan implantar una educación diferenciada.

Madrid. G. ARIANES
La Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos (CEAPA), las federaciones de Enseñanza de CC.OO (FE CC.OO) y de UGT (FETE-UGT), la Confederación de STEs-Intersindical, la Confederación de Movimientos de Renovación Pedagógica (MRP), el Sindicato de Estudiantes (SE) y la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (CANAE), han suscrito un manifiesto en favor de una educación mixta y en contra de la “segregación del alumnado” por razones de género. Y en el que, en definitiva, vuelven a apostar por “una formación escolar que no discrimine por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia social”.
Representantes de todas estas organizaciones han presentado dicho manifiesto en una rueda de prensa, durante la que han denunciado que en España hay más de sesenta centros concertados que, pese a estar sostenidos con fondos públicos, separan a sus alumnos en las aulas por razones de sexo. Según datos facilitados por la CEAPA, esta segregación se produce actualmente en dos centros de Castilla y León, ocho de Euskadi, dos de Murcia, otros dos de Navarra, uno de La Rioja y seis de la Comunidad Valenciana.

Reacciones de las Consejerías

Además, en Andalucía hay doce colegios concertados que segregan a niños y niñas, aunque una nueva orden de conciertos les obligará a escolarizarles juntos si quieren acceder a los mismos; mientras que el consejero de Educación de Asturias ha anunciado que los colegios que discriminen a los estudiantes (dos actualmente) perderán la subvención el próximo curso; y la Consejería de Cantabria está analizando la viabilidad jurídica de retirar al concierto a los que apliquen dicha distinción (uno colegio por ahora). En Galicia existen actualmente cuatro centros concertados que atienden de forma diferenciada a niños y niñas, pero la Xunta ha publicado una orden que les obligará a mantener un sistema mixto.
Por su parte, el Gobierno de Cataluña se ha comprometido a exigir en su futura Ley de Educación que las aulas sean mixtas, como un requisito imprescindible para conseguir el concierto, aunque dicha medida no tendría carácter retroactivo y, en principio, solo afectaría a los nuevos conciertos que se establezcan, y no a los 15 colegios que todavía aplican esas prácticas diferenciadoras. Mientras, en Madrid hay 9 colegios subvencionados con fondos públicos que segregan a niños y niñas y, además, la Consejería de Educación ha cedido terrenos públicos en dos localidades (Alcalá de Henares y Alcorcón) para construir otros dos centros privados que también separarán a los estudiantes por razón de sexo. En el resto de las comunidades autónomas todavía no se ha producido ningún caso.

Dinámica peligrosa

Según han manifestado los dirigentes de todas estas organizaciones, “decir que un hombre y una mujer deben recibir una educación diferente porque son diferentes es una perversión del discurso, y supone entrar en una dinámica peligrosa”. Y aunque han reconocido que la Ley Orgánica de Educación (LOE) no prohíbe taxativamente separar a niños y niñas en el aula, sí está “completamente impregnada del concepto de coeducación” y, además, la normativa que regula para la admisión de alumnos en centros sostenidos con fondos públicos establece claramente que no se puede discriminarles en función de su sexo. También han recordado que el Tribunal Supremo dictó sentencia el 16 de abril de 2008 a favor del Gobierno regional de Castilla-La Mancha, que reaclamó la potestad de retirar el concierto a los colegios segregadores.
Por eso, a través de este manifiesto defienden y reivindican “una educación en el respeto de los derechos y libertades fundamentales, en la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, así como en la igualdad de trato”. Rechazan “la discriminación por razón de sexo en los centros escolares”, pues consideran que “el sexo de las personas es una condición que no debe suponer desigualdad inicial para acceder a la educación básica”. Y consideran que “la mejor opción educativa es una enseñanza en la que los niños y las niñas, los jóvenes y las jóvenes se educan y conviven en el mismo aula como mejor garantía para aprender a convivir, aprender a respetarse mutuamente, y aprender a asumir y valorar en positivo las diferencias entre hombres y mujeres”.

Igualdad de derechos

También creen en el manifiesto que el desarrollo del principio de coeducación en los centros escolares, en todas las etapas, “garantiza el fomento y el desarrollo efectivo de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, y contribuye a la cohesión social e igualdad de oportunidades entre personas de distinto sexo”. Y afirman que “una enseñanza mixta es el mejor contexto para prevenir los prejuicios y los estereotipos sexistas que supongan una discriminación entre hombres y mujeres, y para prevenir la violencia de género”.
Además, recuerdan que la LOE, “que es de preceptivo cumplimiento para todo el Estado”, establece las normas para la escolarización en los centros públicos y en los privados concertados, y en sus artículos 2.b y 84.3 “no permite la discriminación por razón de sexo”. Por todo ello, piden la supresión del concierto económico con los centros “que segregan al alumnado y no cumplen el mandato” de esta Ley, así como “la eliminación de todas las subvenciones a los mismos. Consideran que los colegios que ase conciertan han de cumplir “los mismos requisitos” que los públicos, y creen que “los fondos públicos no deben utilizarse para subvencionar la enseñanza del alumnado cuyas familias optan por la escolarización segregada”.

 

Los representantes del Sindicato de Estudiantes, CC.OO, FETE-UGT, CEAPA, STEs-I, la Confederación de MRP y CANAE (de izquierda a derecha) durante la rueda de prensa. (Foto: Rafael Martínez)
arriba