España y Suiza refuerzan su cooperación en materia de salud y energías renovables
Garmendia ofrece al país helvético la posibilidad de participar en las grandes infraestructuras científicas españolas

Madrid. La ministra española de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha visitado durante los últimos días de enero diferentes ciudades de Suiza, uno de los países líderes en materia de innovación a nivel mundial, con el fin de reforzar la cooperación entre ambos estados en materia de I+D y, en concreto, con el objetivo de aumentar la participación suiza en las grandes infraestructuras científicas españolas que están recibiendo un fuerte impulso dentro del PlanE. Esta visita oficial comenzó en Lausana y Basilea, donde la ministra ha intervenido en dos foros sobre energía y biotecnología, dos de las prioridades para España en materia de ciencia e innovación.
En su primera intervención, Garmendia ha dicho que nuestro país ha comenzado el cambio hacia un patrón de desarrollo económico “más intensivo en conocimiento”, donde las energías renovables y las tecnologías de la salud “son una pieza fundamental del futuro que estamos construyendo”. También ha afirmado que “España está en primeara posición del ranking de países más atractivos para el desarrollo de negocio en el dicho sector de las energías renovables, seguida de EE.UU y Alemania, que somos el segundo del mundo, precisamente tras el estado germánico, en capacidad eólica total instalada, y que encabezamos la producción europea de bioetanol. Y ha añadido que nuestra contribución al desarrollo científico mundial en el área de energías medida mediante la cuota  de publicaciones científicas de relevancia, se ha incrementado en un 30% en un año (del 1,81% al 2,34% del total mundial).

Dinamismo

Durante su segundo discurso, la ministra ha desatacado el “excepcional dinamismo” que ha mostrado el sector biotecnológico español en los últimos años, y ha puesto como ejemplo las más de 200 compañías dedicadas exclusivamente a la biotecnología, en su mayoría a partir de los resultados de la investigación que se realiza en las universidades e institutos científicos de nuestro sistema público. En este sentido, ha afirmado que todos los indicadores referentes a estas magnitudes mantienen, en los últimos cuatro años, crecimientos superiores al 25% anual, cifra que se sitúa muy por encima de las tasas medias de EE.UU y del resto de Europa.
La visita de la ministra española ha Suiza ha continuado en su capital, Berna, donde se ha entrevistado con la vicepresidenta y consejera federal de Economía (ministra responsable de la política de innovación), Doris Leuthard, y con el consejero federal de Interior (responsable de la política universitaria) Pascal Couchepin, con quienes ha abordado el estado de la cooperación bilateral entre ambos países en matearía de educación universitaria e I+D. Garmendia ha ofrecido a sus colegas suizos la participación en las instalaciones científico-técnicas singulares españolas de mayor impacto internacional, entre las que destacan la Plataforma Solar de Almería y el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER) de Navarra, en materia de energía, o el centro de excelencia en Física de Neutrones de Bilbao y el Sincrotrón de Barcelona, en ciencias de la materia y física de altas energías.

Nuevo “Observatorio de la Innovación y el Conocimiento” para la divulgación y la comunicación científica

Madrid. El Ministerio de Ciencia e Innovación ha creado el “Observatorio de la Innovación y el Conocimiento”, u “Observatorio Icono”, en colaboración con la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), cuyas actividades se financiarán con una dotación inicial de 600.000 euros. La ministra Cristina Garmendia ha presentado este nuevo organismo, que forma parte del “Programa Nacional de Cultura Científica y de la Innovación 2009”, para el que se ha previsto una partida de 13 millones de euros durante el presente ejercicio, lo que supone un incremento del 18% de los fondos para divulgación.
Según Cristina Garmendia, el Programa es la materialización de la política del Ministerio en un ámbito que constituye uno de sus principales ejes de trabajo: la creación de un entorno más proclive a la actividad científica, la  innovación y el emprendimiento”. Y esta iniciativa consolidará las incipientes estructuras de comunicación científica, como el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC) o la Red de Museos de Ciencia y Tecnología, a la vez que proyectará nuevas estructuras como el “Observatorio Icono”. En este sentido, también se reforzará la “Red Futuro”, un plan para promocionar las vocaciones científicas entre adolescentes y jóvenes, y para proyectar una visión atractiva y dinámica de la ciencia y la innovación.
El “Programa Nacional de Cultura Científica y de la Innovación” se articula en dos líneas: realizar o apoyar actuaciones concretas de comunicación de la ciencia, la tecnología y la innovación, procurando maximizar su impacto social y mediático y el efecto multiplicador de las acciones; y también estimular y potenciar estructuras estables en la red de comunicación, divulgación y difusión de la ciencia y la tecnología. Como principal herramienta para conseguir los objetivos de este Programa y apoyar sus líneas de actuación, el Ministerio realizará una convocatoria pública de ayudas, gestionadas por la FECYT, para la realización de acciones de difusión, divulgación y comunicación científica y la innovación.

El CSIC desarrolla un nuevo material de hierro y moléculas orgánicas para construir discos duros informáticos

Madrid. Un equipo de investigación en el que participan técnicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado un nuevo material “híbrido”, compuesto de átomos de hierro y moléculas orgánicas, que se podría llegar a usar en la industria informática para la fabricación de discos duros, memorias “RAM” y sensores de ordenador más rápidos y eficientes”. Según ha manifestado el profesor del Centro de Investigación en Nanociencia y Nanotecnología, Pietro Gambardella, “la cada vez mayor necesidad de dispositivos electrónicos y magnéticos de pequeño tamaño ha impulsado el desarrollo de nuevos materiales artificiales, cuyas propiedades pueden ser medidas a escala sub-nanométrica”.
Esta investigación se publica en Nature Materials, y permite comprobar que al disponer de átomos de hierro y “ácido tereftálico” (un tipo de molécula orgánica) sobre una base de cobre, éstos se organizan de manera espontánea dando lugar a una red en la que los átomos de hierro se disponen cada 15 nanómetros, un fenómeno que se produce “de forma espontánea” en la naturaleza. “La idea es que, al combinar alguna de la gran cantidad de moléculas existentes con las propiedades magnéticas de los metales, se descubrirán nuevos métodos para controlar el comportamiento electromagnético de objetos muy pequeños”, según afirma este científico.
La nanotecnología estudia los materiales y las estructuras usando como unidad de medida el nanómetro (millonésima parte del metro). Según el CSIC, en los últimos veinte años se han registrado grandes avances en el estudio del comportamiento magnético de láminas de metal a escala nanométrica, para el desarrollo de sensores y memorias, aunque más recientemente “el interés se ha desplazado hacia los materiales híbridos”. Este trabajo no tiene, en principio, una aplicación directa, pero supone un avance básico para la comprensión y explotación del magnetismo en materiales híbridos, que puede ser aplicado en el desarrollo de componentes informáticos.

 
 

Nueva técnica para estudiar las funciones de los circuitos neuronales de la corteza cerebral

Madrid. Otro grupo de científicos del CSIC han desarrollado un modelo matemático alternativo, para estudiar la estructura de los circuitos neuronales de la corteza cerebral, paso previo para comprender cuál es la función de este manto de tejido nervioso que juega un papel crucial en el cerebro. Este trabajo propone una aproximación experimental alternativa basada en el concepto de “sinapsis potencial”, es decir, aquellas zonas del circuito cortical en las que dos neuronas podrían conectarse, ya que las dos prolongaciones de las neuronas que propician la conexión (dendrita y axón) están a una distancia suficiente como para tocarse.
Según ha explicado el profesor Luis Miguel Martínez, codirector del estudio, el modelo que proponen estos investigadores combina la reconstrucción tridimensional con métodos computacionales basados en sofisticados análisis estadísticos, de modo que partiendo de la reconstrucción en 3D de neuronas de las distintas capas corticales “se pueden calcular mapas geométricos de conectividad de una columna”. Los resultados obtenidos con este nuevo método contrastan con los modelos teóricos vigentes de la función cortical, que asumen que la mayor parte de las sinapsis que se establecen entre neuronas ocurren en una misma columna de unas 500 micras de diámetro.
Por contra este estudio, desarrollado en colaboración con el Instituto de Neurociencias de la Universidad Miguel Hernández, permite comprobar que el 92% de las sinapsis excitadoras establecidas cerca del eje central de una columna de orientación de 200 micras de diámetro están realizadas por neuronas localizadas fuera de dicha columna. Además, ese porcentaje sigue siendo muy alto (76%) en el caso de columnas de la corteza con un diámetro mucho mayor (800 micras). “Esta demostración de que el circuito cortical se caracteriza por una alta proporción de sinapsis excitadoras no locales tiene así una gran relevancia, a la hora de interpretar los resultados de experimentos realizados en rodajas de cerebro mantenidas in vitro”.

arriba