Desventaja educativa de los inmigrantes

Un estudio publicado por FUNCAS analiza las diferencias internacionales
e interregionales del rendimiento escolar

En España la desventaja escolar de los inmigrantes es alta, pero a medida que aumenta el tiempo de residencia mejoran su rendimiento académico. Las diferencias entre comunidades autónomas se atribuyen a la desigual distribución de los inmigrantes en el territorio nacional. Estas son algunas de la conclusiones del informe “Inmigrantes en España: participación y convivencia”.
Más del 9% del alumnado de enseñanzas no universitarias es de origen extranjero. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. R.C.
El último número de la revista de la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS) analiza la transformación de la sociedad española como consecuencia de la llegada de inmigrantes y en uno de sus capítulos, Héctor Cebolla, profesor de la UNED, plantea si los estudiantes de origen inmigrante están en desventaja y analiza las diferencias internacionales e interregionales.
Los estudiantes de origen inmigrante y de origen nativo presentan resultados escolares que difieren de la media de forma significativa, estando en la mayoría de los casos peor situados los hijos de padres nacidos fuera de la sociedad en la que viven. Sin embargo, este investigador matiza que aunque está máxima se puede aplicar en términos generales, existen algunas diferencias entre países y regiones.
Mientras que en Canadá, Nueva Zelanda o Australia, de tradición anglosajona, la diferencia entre ambos colectivos de estudiantes prácticamente se anula o supone una ventaja para los hijos de inmigrantes, en los países de Europa continental sucede lo contrario.

Unión Europea

Este informe señala que España se asemeja más a Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca o Finlandia, países que presentan mayor desventaja de la población escolar de origen inmigrante de la OCDE. No obstante, esto sólo sucede si clasificamos a estos países según la distancia bruta que separa a los hijos de los inmigrantes de los nativos. “Pero si calculamos la distancia neta, una vez que descontamos el efecto del tiempo de residencia en la sociedad de acogida, España no queda en una posición tan desfavorecida, sino en una intermedia. A medida que transcurra el tiempo de residencia de los inmigrantes en su nueva sociedad de acogida, la situación escolar de sus hijos mejorará de forma significativa en España, explica Héctor Cebolla.
Mientras que en La Rioja o Castilla León, los inmigrantes obtienen mucho peores resultados medios que los hijos de nativos, en Andalucía ambos colectivos son prácticamente similares. El autor de esta investigación señala que el sistema educativo español difiere enormemente en los resultados medios obtenidos por sus estudiantes en los estudios PISA. “Esto sugiere que la calidad y el nivel de exigencia varía de forma importante entre comunidades. Además, en las regiones en las que el sistema es más exigente, los inmigrantes obtienen peores resultados”, precisa. “Parece existir un clara tensión entre calidad de la educación e impacto de la desventaja educativa de los inmigrantes”, concluye.

Diferencias interregionales

España es uno de los países de la OCDE en que el problema de la desventaja escolar de los inmigrantes es más grave, entre una selección de los participantes en el informe PISA. Según Héctor Cebolla, esta situación irá corrigiéndose cuando el proceso de asentamiento o aclimatación de los hijos de inmigrantes a su nuevo entorno esté más avanzado.
De este informe se desprende que las diferencias entre comunidades autónomas son notables. Mientras que en matemáticas Andalucía, el conjunto de España, Cataluña, Galicia y Asturias puntúan por debajo de la media de la OCDE, el resto de autonomías están por encima. Por una parte, en lectura, sólo La Rioja supera la media de los países de la OCDE, por otra, en ciencias Andalucía, España en su conjunto, Cataluña y el País Vasco se sitúan por debajo.

Residencia

Según el tiempo de residencia en España, los hijos de inmigrantes en La Rioja, Aragón y Cantabria acortan su distancia con los nativos en casi 20 puntos. Pero en Andalucía, la diferencia entre hijos de inmigrantes y nativos prácticamente desaparece. En Galicia y Castilla y León apenas reduce la diferencia entre ambos colectivos. Si junto con el efecto del tiempo de llegada, se descuenta lo que la desventaja socioeconómica puede aportar a la desventaja educativa de los inmigrantes, la distancia entre éstos y los nativos es aún más estrecha y casi desaparece en Navarra o Cantabria.
Castilla y León es la comunidad autónoma en la que los estudiantes de origen extranjero están peor situados respecto a los nativos y la que cuenta con menos inmigrantes de origen europeo y con más latinoamericanos, como en Navarra, Cantabria, Asturias o el País Vasco.
Una de las autonomías en las que la desventaja de los inmigrantes se ha minimizado es Andalucía, pero cuenta con más ciudadanos comunitarios en términos relativos y la segunda que más inmigrantes africanos acumula, después de Cataluña, donde la distancia entre ambos colectivos es mayor. En consecuencia, la composición étnica de la población inmigrante no parece influir en los resultados escolares.

 

arriba