Expertos para un nuevo modelo de investigación en Europa
El Ministerio de Ciencia e Innovación crea un grupo de trabajo para diseñar sus propuestas durante la próxima presidencia española de la UE

Madrid. G. A.
El Ministerio de Ciencia e Innovación ha constituido recientemente un grupo de destacados expertos internacionales de la ciencia, la innovación, la empresa y la política, para trabajar en un nuevo modelo de organización de la investigación europea, conocido como la “gobernanza” del Espacio Europeo de Investigación (EEI), que se aprobará seguramente coincidiendo con la presidencia española del Consejo de la UE durante el primer semestre de 2010. Tras los acuerdos alcanzados en la presidencia francesa en torno a los objetivos generales del EEI, conocidos como la “visión”, España quiere ofrecer a sus socios comunitarios una propuesta “de largo alcance” lo más sólida y ambiciosa posible.La ministra Cristina Garmendia ha encabezado en la sede de su Departamento la reunión constitutiva de este grupo de expertos, a quienes ha agradecido su colaboración y disponibilidad para “ayudar a España en un trabajo que es central para los objetivos de nuestra presidencia y para el futuro de Europa”. Y ha manifestado que “el futuro papel de la Unión en el mundo exige que Europa sea líder en ciencia e innovación, y ese liderazgo pasa por avanzar en la construcción de un espacio único europeo de investigación”.
Por su parte, el secretario de Estado de Investigación, Carlos Martínez Alonso, ha afirmado que “España ha progresado enormemente en materia investigadora en los últimos años, y ahora trabaja para acentuar la personalidad científica de Europa”. También ha añadido que “entendemos la ciencia como una vía inmejorable para el entendimiento y la cooperación internacional, y por eso debe estar entre los principales durante la presidencia española de la UE”.

Compromiso. Tras el lanzamiento de la idea inicial en el año 2000, el proceso de construcción del EEI se retomó con el denominado “proceso de Liubliana” durante las últimas presidencias eslovena y francesa, en las que se marcaron los pasos a seguir. En aquel momento España adquirió el compromiso de preparar una propuesta para la “gobernanza”, que será presentada cuando acceda a la presidencia del Consejo de la Unión Europea en enero del citado 2010.
En este contexto, dicha “gobernanza” se entiende como la definición del papel que los distintos agentes del sistema de investigación (ministerios, universidades, agencias, centros de investigación, etc.) juegan en el diseño y ejecución de los planes de I+D, a escala europea, nacional y regional. Supone encontrar formas eficientes de gestionar grandes infraestructuras científicas compartidas entre varios países, así como formas de gestionar la elaboración conjunta de programas de financiación entre varios estados miembros de la Unión.
El grupo de expertos está integrado por científicos procedentes de diversos países europeos, como Claude Allegre, del Instituto de Geofísica de París, y Catherine Cesarskty, del European Space Organisation (ESO), procedentes de Francia; Peter Gruss, de Max Plank Society, y Mathias Kleiner, de Deutsche Forschungsgmeinschaft (Alemania); Antonio Coutinho, de la Fundación Gulbenkian (Portugal); Marja Makarow, de la European Science Foundation (Finlandia); Peter Njkamp, de EUROHORCS (Holanda); y Leszek Borysiewicz, del Medical Research Council (Reino Unido). Y también por Kathie Olsen, del National Science Foundation (Estados Unidos); Lu Yongxiang, de la Chinese Academy of Sciences (China).
También participan los españoles Carmen Becerril, de Acciona, Montserrat Casas de la Universidad de Les Illes Balears, Carlos Duarte, del Instituto de Estudios del Mediterráneo, Gonzalo León, de la Universidad Politécnica de Madrid, Andreu Mas-Collel, de la Universidad Pompeu Fabra, Javier Monzón, de INDRA, Cristina Narbona, de la OCDE, Rosa Menéndez, del CSIC, Luis Lada de Telefónica, Carlos Losada de ESADE, André Sapir de la Université Libre Bruxelles, y Francesc Solé, de la Fundación Conocimiento y Desarrollo.

España ralentiza su crecimiento en I+D+i con respecto a la media europea

Madrid. España ha ralentizado su crecimiento y ha perdido terreno en innovación con respecto a la media comunitaria, según el Marcador de Innovación de 2008 publicado recientemente por la Comisión Europea (CE). Se trata de una valoración realizada por analistas independientes, que miden los esfuerzos de cada país a través de 29 indicadores sobre temas como los recursos humanos, la inversión pública y privada, los efectos económicos de la I+D+i en cada estado miembro, los apoyos de los respectivos gobiernos, la disponibilidad de capital riesgo, el acceso a banda ancha, etc. España ocupa el puesto 16 entre los 27 países de la UE. Según ha manifestado el comisario europeo de Empresa de Industria, Gunter Verheugen, “desafortunadamente, España e Italia están experimentando un bajo crecimiento en el terreno de la innovación, por lo que es fundamental que insistan en reforzar sus políticas en este tema”.
Sin embargo, este débil comportamiento español en innovación contrasta con el notable avance en investigación y desarrollo (I+D), entre 2000 y 2006, donde creció a un ritmo del 12,9%, un aumento superior a la media comunitaria y sólo superado por Chipre, Hungría, Estonia, Letonia y Lituania. El estudio destaca el “esfuerzo relativo” de en este España, que  aparece como uno de los países que más dinero dedica a este sector con respecto al crecimiento de su PIB, e indica que el apoyo del Gobierno y la financiación son los aspectos sostienen la innovación en España. El estudio también incide en las “debilidades” del escaso gasto de las empresas privadas y en el bajo rendimiento de los recursos humanos destinados a I+D+i.
Tanto Gunter Verheugen como el comisario europeo de Investigación, Janez Potocnik, han insistido en que la inversión en I+D+i es “vital” para afrontar la actual crisis financiera, y han coincidido en señalar que esta difícil coyuntura económica ha de ser concebida como una oportunidad para aumentar la inversión pública en este campo. También han advertido que “la UE no podrá ser competitiva a nivel mundial si no ejerce un papel líder en innovación”, y han explicado que aunque en los últimos seis años ha reducido notablemente la brecha que la separa de Japón o de los Estados Unidos, aún sigue a la zaga en cuanto a la inversión y al número de patentes registradas. Además, Europa está estancada en este campo desde el año 2000, por lo que resultará prácticamente imposible alcanzar el objetivo de Lisboa de dedicar el 3% del PIB a I+D. Sin embargo, han destacado que el nuevo “Espacio europeo de investigación” es “cada vez más atrayente”, y que el rendimiento en materia de innovación “mejora constantemente” aunque “queda mucho por hacer”.

La interrupción del sueño en su fase profunda puede provocar pérdidas de memoria

Madrid. La alteración o interrupción del sueño durante su fase profunda puede provocar pérdidas de memoria, al verse reducida la actividad del hipocampo a la hora de codificar los recuerdos. Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por un equipo de científicos del Instituto Holandés de Neurociencia dirigido por el profesor Ysbrand Van Der Werf, publicado en la edición digital de la revista británica “Nature Neuroscience”, que se basa en las pruebas de memoria realizadas a dos grupos de personas tras una fase de sueño vigilada, y controlada mediante encefalogramas.
Así, cuando los sujetos del primero de los grupos habían alcanzado la fase conocida como sueño profundo, los investigadores hicieron sonar un pitido que, aunque no era suficiente para despertarlos, si los trasladó a una etapa más superficial del sueño. Mientras tanto, los individuos del segundo grupo durmieron el mismo tiempo total, pero su sueño no fue alterado artificialmente en ningún momento. Una vez despiertos, se sometió a ambos a un test de memoria, cuyos resultados pusieron de manifiesto que aquellos a quienes se les había interrumpido el sueño profundo obtuvieron peores resultados.

 
 

Acuerdo para fomentar la transferencia de conocimiento científico y tecnológico entre entidades públicas y privadas

Madrid. El Ministerio de Ciencia e Innovación y la Asociación de parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE) han firmado un convenio de colaboración, para favorecer la inversión privada en I+D+i y la transferencia de conocimientos entre entidades públicas y privadas. Este acuerdo forma parte de la “Estrategia Universidad 2015”, como un instrumento que apoyará la transformación de los resultados de la investigación en valor de mercado, en mejora de la competitividad empresarial y en aportación de conocimiento para el cambio de modelo económico en España.
Los principales ámbitos de colaboración serán, entre otros, participar en el desarrollo de programas estratégicos en el marco de potenciación de los “Campus de Excelencia Internacional”, fomentar las redes de expertos en gestión de I+D+i, estimular la cooperación internacional o potenciar la creación y el desarrollo de empresas de base tecnológica. Y la citada “Estrategia Universidad 2015” es una iniciativa del Gobierno, encaminada a la modernización de las universidades españolas mediante la promoción de “la excelencia docente y científica”, la internacionalización del sistema universitario, y su implicación en el cambio económico basado en el conocimiento y en la mejora de la innovación. Busca situar a las mejores universidades nacionales entre las cien primeras de Europa, y a los campus españoles globalmente más competitivos entre los de más prestigio internacional.

 

arriba