Conseguir una enseñanza de calidad para todos

El MEPSYD reconoce con los Premios Marta Mata los esfuerzos de 11 centros por mejorar sus prácticas educativas

El MEPSYD ha concedido los Premios Marta Mata a la mejora de los centros educativos a 11 colegios e institutos, que han destacado por sus esfuerzos para ofrecer una educación de calidad a todos sus alumnos. Estos galardones también han servido para recordar la figura de esta insigne pedagoga que, según ha recordado la ministra Mereces Cabrera,  dedicó su vida profesional a impulsar “una escuela dinámica y renovadora, ligada a la libertad, el progreso y la justicia”.
Mercedes Cabrera, junto a los premiados en el certamen. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. A.
La ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, ha entregado los Premios Marta Mata a la mejora de los centros educativos, que en esta segunda edición han recaído en once colegios e institutos de nueve comunidades autónomas, entre los que se han repartido 94.000 euros. Según informa este Departamento en un comunicado, el principal objetivo de estos galardones es “reconocer, destacar y dar visibilidad a la trayectoria de aquellos centros docentes no universitarios que se han distinguido por su buen hacer, y por el esfuerzo compartido de su comunidad educativa en la búsqueda de una educación de calidad para todos”.
En definitiva, con estos premios el MEPSYD pretende “mostrar y difundir actuaciones ejemplares que, habiendo innovado y experimentado nuevos enfoques, puedan orientar e inspirar a otros centros a mejorar sus prácticas educativas”. Y también “recordar a la insigne pedagoga Marta Mata, presidenta del Consejo Escolar del Estado hasta su fallecimiento en el año 2006”.
Durante su intervención, Mercedes Cabrera ha explicado la relación de estos galardones con la labor de Marta Mata y sus ideas sobre cómo debía ser el sistema educativo, ya que esta pedagoga “creía en “una escuela dinámica y renovadora, ligada a la libertad, el progreso y la justicia. Y trabajó, en este sentido, para conseguir escuelas integradoras y vivas, en cuya actividad participaran profesores y familias, y que se incardinaran en el entorno donde estuvieran ubicadas. Un modelo de escuela –ha dicho- para la sociedad, en el que participara la sociedad”.

Un derecho de todos

Y un modelo también en el que la calidad debe estar al alcance de todos porque, tal y como ha recordado la ministra, “Marta Mata sabía que una sociedad democrática no puede permitir que la calidad educativa se reserve a la élite. Sabía que en una sociedad democrática todos los ciudadanos tienen derecho a una educación de calidad, que en una sociedad democrática la comunidad educativa, en pleno, debe contribuir a que todos los alumnos alcancen el máximo de sus posibilidades”.
Estos galardones se distribuyen en cuatro apartados. En la Modalidad A, destinada a los centros de titularidad pública que imparten Educación Infantil, Primaria o ambas, los tres primeros premios han sido, respectivamente, para el Centro Integrado Jacinto Verdaguer, de San Sadurní de Noya (Barcelona); y los colegios públicos San Jorge, de Pamplona; y Sarrión, de Teruel. En la Modalidad B, reservada a los centros públicos de Secundaria, Bachillerato o ambas y, en su caso, Formación Profesional, se ha premiado a los institutos María Pérez Trujillo, de Santa Cruz de Tenerife; Fernando de los Ríos, de Fuente Vaqueros (Granada); y Francisco Pacheco, de Alicante, y Changas de Narcea, de Cangas de Narcea (Asturias) estos dos últimos reconocidos con dos terceros premios.
En los otros dos apartados sólo se han concedido segundos y terceros premios. Así, en la Modalidad C, para centros públicos de Formación Profesional inicial, de Educación de Personas Adultas, Educación Especial, Escuelas Oficiales de Idiomas, y Enseñanzas Artísticas y Deportivas, los destacados han sido la Escuela Superior de Diseño de las Islas Baleares, de Palma de Mallorca; y el instituto de enseñanza secundaria Municipal Buenanueva de Formación Profesional sanitaria, de Barcelona. En la Modalidad D se ha premiado a los centros privados concertados Escuela Juan XXIII de Buenavista (Tarragona); y La Salle, de Griñón (Madrid).

 

arriba