Unos 80.000 trabajadores podrán acreditar la experiencia laboral

Las Comunidades Autónomas dispondrán de seis millones de euros para impulsar la nueva Formación Profesional

El Consejo de Ministros ha aprobado el reparto de seis millones de euros para el desarrollo de la nueva Formación Profesional, que establece, entre otras medidas, la acreditación de la experiencia laboral de los trabajadores sin cualificación, que recibirán la orientación para completar su formación.
Mercedes Cabrera y Celestino Corbacho asistieron al Pleno del Consejo General de la Formación Profesional. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Con esta financiación se impulsará la difusión e información en todo el Estado de las diferentes modalidades de oferta formativa, el proceso de evaluación y acreditación de las competencias adquiridas por la experiencia laboral, así como la orientación profesional a los estudiantes y la puesta en funcionamiento de los Centros Integrados de Formación Profesional y de los Centros de Referencia Nacional. Estas medidas están incluidas en la denominada “hoja de ruta” para la modernización de la FP, que aprobó el Consejo de Ministros el pasado 14 de noviembre y que se están desarrollando en colaboración con los interlocutores sociales y con las Administraciones implicadas. Atraer a 200.000 estudiantes más a la FP de Grado medio es el objetivo de esta “hoja de ruta”, que también pretende que los trabajadores sin cualificación puedan acreditar su experiencia.

Evaluación y acreditación

La pasada semana, Mercedes Cabrera y Celestino Corbacho, ministros de Educación, Política Social y Deporte y de Trabajo e Inmigración, respectivamente, presentaron al Consejo General de la Formación Profesional el Real Decreto para la evaluación y acreditación de la experiencia laboral o de vías no formales de formación. Este órgano reúne a las agrupaciones empresariales y sindicales más representativas y a las comunidades autónomas. En una primera fase más de 80.000 trabajadores podrán acreditar su experiencia laboral, convalidarla por algunos módulos que componen los ciclos de FP y recibir la orientación necesaria para completar esa formación. Los trabajadores que se incorporen a este proceso deberán participar en las diferentes convocatorias que realice el Gobierno o las comunidades autónomas para evaluar y acreditar las competencias profesionales relacionadas con determinados sectores o colectivos. También las organizaciones empresariales o sindicales podrán solicitar la realización de convocatorias específicas para dar respuesta a las necesidades de distintos sectores productivos o empresariales.

Convocatorias

Mercedes Cabrera y Celestino Corbacho anunciaron que las primeras convocatorias nacionales se centrarán en los empleos relacionados con el sistema de autonomía personal y atención a la Dependencia, la Educación Infantil y el sector de las energías renovables. Además, recomendarán a las demás administraciones que sigan esta línea en sus convocatorias ya que se trata de sectores con alta demanda en el futuro inmediato. Según la Ministra, probablemente “en el año 2020, la mitad de los empleos en la UE necesitarán cualificación media o superior”, ya que “los empleos sin cualificación tienden a ir disminuyendo dentro del ámbito europeo”, lo que obliga a todos los países de la zona euro a hacer “un esfuerzo especial en educación y formación”.
Por su parte, Corbacho ha destacado la importancia que tiene en este momento la Formación Profesional debido a la crisis económica por la que atraviesa España y que tiene “un impacto directo sobre el empleo”. También considera como imprescindible “el diálogo social y la concertación territorial con las comunidades autónomas”.

Tres fases

El procedimiento de acreditación de la experiencia tendrá tres fases que incluirán en primer lugar asesoramiento individualizado sobre la conveniencia de que el candidato acceda a la fase de evaluación, una vez analizada su trayectoria profesional. Posteriormente, la fase de evaluación para cada una de las áreas de competencia en las que el candidato se haya inscrito tendrá por objeto comprobar si demuestra la competencia profesional requerida en los criterios y en una situación de trabajo, real o simulada. Por último, en la fase de acreditación se expedirá certificación de cada una de las competencias profesionales, acordes con los títulos de FP, que el candidato haya demostrado.
Los asesores y evaluadores deberán tener una experiencia de al menos cuatro años como profesores de la Familia Profesional correspondiente o como profesionales expertos en las áreas de competencia que se pretendan acreditar. Además, recibirán una completa formación para garantizar que la evaluación sigue unos criterios objetivos y comunes para todos.

Plataforma de Información

Asimismo, todos los candidatos que hayan participado en el proceso para acreditar su competencia laboral recibirán un informe. En el caso de haber acreditado su competencia en un área concreta, se les proporcionará la orientación para completar la formación conducente a un título de Formación Profesional o a un certificado de profesionalidad. Pero, si no han logrado acreditar su competencia, recibirán orientación sobre las posibilidades de formación que de deberían cursar para acreditarla en posteriores convocatorias. Paralelamente a ello, los Ministerios de Educación, Política Social y Deporte y de Trabajo e Inmigración pondrán en marcha una Plataforma de Información y Orientación Profesional donde se ofrecerán los detalles para participar en las diferentes convocatorias para acreditar las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia y toda la información relacionada con los itinerarios formativos con los que los trabajadores podrán acceder a un título de Formación Profesional.

arriba