Aumenta la presencia de España en la Agencia Espacial Europea
Invertirá 677 millones de euros hasta 2011 en sus programas
y acogerá una sede del Centro comunitario de Astrofísicd

Madrid. La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, ha anunciado que la inversión española en los programas de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) alcanzarán los 677 millones de euros para el periodo 2009-2011. Durante su participación en la Conferencia Ministerial de la ESA, celebrada recientemente en Bruselas para establecer la dotación presupuestaria y las líneas estratégicas de este organismo aeronáutico durante  los próximos años, la ministra española ha precisado que esa dotación sitúa a España como quinto país en importancia de la Agencia, con una contribución media del 8% de su presupuesto.
Además, Cristina Garmendia ha manifestado el deseo de España de trabajar con la ESA para potenciar de forma conjunta el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC), con sede en nuestro país. Y ha instado a la asamblea a que esta sede sea reforzada para que se sitúe al mismo nivel que los centros de la Agencia en Italia y Holanda, y que se constituya en “centro científico de referencia para todas sus misiones de ciencia y de exploración espacial”.

Importantes contribuciones. También ha destacado que la principal contribución española se realizará en el programa Meteosat Tercera Generación (MYG), en el que nuestro país participará con 100 millones de euros (el 12% del programa), convirtiéndose en el tercer contribuyente en importancia de toda la ESA en este “programa clave”. Gracias a ello, las empresas españolas podrán obtener contratos industriales adicionales en los satélites que, con posterioridad, financiará la Agencia Meteorológica Europea (EUMESAT). En cuanto al Programa de Conocimiento del Medio Espacial (SSA), España será el principal contribuyente de la Agencia, con un 30% del total.
Dicho Programa permitirá a Europa disponer de información propia sobre los objetos espaciales y, de esta forma, eliminará la actual dependencia de Estados Unidos en un área considerada como “estratégica”. Todas estas nuevas inversiones se unirán a los compromisos asumidos anteriormente por España, y permitirán liderar misiones espaciales en los próximos años, como Ingenio, el satélite español de Observación de la Tierra que formará parte de la constelación europea de satélites; Small-Geo, la misión de telecomunicaciones a cargo de la empresa Hispasat; y Proba-3, una misión de demostración de tecnologías de vuelo en formación liderada por empresas españolas.

Tres españoles entre los doce mejores biólogos jóvenes de Europa
Participarán en una red de más de 200 científicos e investigadores de la Organización de Biología Molecular

Madrid. Tres biólogos españoles han sido incluidos en la selección de los doce jóvenes investigadores más brillantes y con más talento de Europa, que realiza anualmente la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO). Sólo uno de ellos trabaja en España, el científico Óscar Fernández Capetillo, que coordina un equipo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). Los otros dos son Jesús Gil, que también investiga sobre el cáncer en “MRC Clinical College y Juan Martín Serrano, director de una investigación sobre el virus del sida en King´s Collage”.
Según una nota de prensa difundida por dicho organismo, esta distinción reconoce “a científicos jóvenes como contribuyentes activos” en la investigación europea, “en una etapa crítica de sus carreras profesionales”. Los seleccionados participarán en una red de investigadores, que la EMBO ha calificado como “un vibrante grupo de más de 200 científicos”, y que permite el desarrollo de encuentros especializados en diversos campos de la biología molecular, e impulsa intercambios de estudiantes postgraduados entre laboratorios.

Tímidas mejoras. Óscar Fernández trabajó en el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos antes de su regreso a España en 2004, y ha manifestado que aunque “existen pequeños islotes de excelencia como el CNIO”, la investigación en España sólo ha experimentado “una mejora pírrica”. Cree que ello es debido a que la diferencia entre nuestras inversiones en I+D con las de otros países europeos es un “abismo”, y “nunca se salva un precipicio de un salto”. Ha criticado “la tradicional endogamia de las universidades”, y ha dicho que “la transición más importante es dejar de invertir en edificios y pasar a invertir en personas”.
Por su parte, Jesús Gil ha asegurado que “la situación de los jóvenes investigadores ha mejorado bastante”, debido a “múltiples causas como la implantación de programas como el Ramón y Cajal o el Juan de la Cierva, y la creación de centros de investigación de calidad internacional. Los seleccionados recibirán 15.000 euros anuales durante tres años, proporcionados por el Estado europeo donde estén ubicados los laboratorios a los que pertenecen.

Seis millones de euros para mejorar los biobancos de los hospitales del Sistema Nacional de Salud

Madrid. El Ministerio de Ciencia e Innovación va a destinar 6 millones de euros, con cargo a los presupuestos del Instituto de Salud Carlos III, a la adecuación, mantenimiento y mejora de la organización de los actuales biobancos existentes en los hospitales del Sistema Nacional de Salud (SNS). Según una nota difundida por este Departamento, el programa tiene como fin último crear una estructura cooperativa en red (RETICS) de biobancos, una medida que según el secretario de Estado de Investigación, Carlos Martínez Alonso, “refleja la apuesta del Plan Nacional de I+D+i por las áreas de salud y biotecnología”.
En su opinión, esta iniciativa tiene su base en la importancia que la investigación en biobancos (tanto básica como clínica), tiene para la mejora del conocimiento, la prevención y la atención de enfermedades, así como para “dar respuesta a los grandes retos de la investigación sanitaria actual”. Los hospitales del SNS que quieran participar en este programa deberán poseer grupos científicos, pertenecientes a las estructuras estables de investigación y cooperación comprendidas en la Acción Estratégica en Salud; un programa acreditado de investigación clínica; y una producción científica relevante en la investigación en salud. También deberán presentar un proyecto que describa sus actuales biobancos, y la planificación a seguir para adecuarlos a las actuales exigencias jurídicas.

 
arriba