Formar lectores críticos

La Fundación Santillana organiza una Semana Monográfica sobre la importancia de la lectura en la sociedad de la información

“Tenemos que poner todo nuestro empeño en formar lectores críticos”, según ha manifestado la ministra, Mercedes Cabrera, durante la Semana Monográfica sobre la lectura en la edad de la información, organizada por la Fundación Santillana. Ha recordado que leer es una vía “indispensable y maravillosa” para adentrarse en la realidad.

Madrid. G. A.
La Fundación Santillana organiza ininterrumpidamente en Madrid desde 1986 la “Semana Monográfica de la Educación”, un foro iberoamericano de ideas y experiencias educativas por el que han pasado más de trescientos especialistas en enseñanza y personalidades de la vida científica, cultural y política de Europa y América Latina. A mediados de noviembre se ha celebrado la XXIII edición de este encuentro, que ha tenido como tema central de debate y reflexión “la lectura en la edad de la información”, una cuestión “clásica” en los debates educativos “que actualmente ha cobrado especial relevancia debido a los mediocres resultados obtenidos por España en las dos grandes evaluaciones internacionales más recientes: PISA y PIRLS”.
La ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, ha presidido la inauguración de esta Semana destacando la necesidad de formar “lectores críticos”, y recordando que su Departamento ha dedicado desde 2005 más de 58 millones de euros al Plan de Mejora de las bibliotecas escolares. También ha anunciado que en los presupuestos de 2009 habrá una partida de 10,5 millones para este fin, porque las bibliotecas de los centros docentes “son cruciales en la promoción del placer por la lectura. Si familiarizamos a nuestros jóvenes con dichas bibliotecas -ha añadido- no sólo verán en ellas un lugar de estudio, sino también un refugio y un espacio en el que disfrutar”.
Cabrera ha subrayado que hay que incentivar la lectura desde las familias y desde las aulas, pero también ha advertido que no basta con que los jóvenes cumplan el rito de leer los libros obligados en la escuela. “Nuestro reto –ha dicho- es conseguir que entiendan que la lectura es una vía indispensable, y a la vez maravillosa, para adentrarse en la realidad, para desentrañarla, para situarse en ella descubriendo el sentido de las cosas”.

Profesores y padres

La ministra ha afirmado que la misión de los profesores es “fundamental”, porque a ellos les corresponde no sólo transmitir a sus alumnos el conocimiento, sino también “fomentar su afán por conocer, su afán por leer, y estimular su curiosidad. Han de animar a los estudiantes a leer con frecuencia, ayudarles a entender lo que leen y a reflexionar sobre ello estimulando su creatividad, porque leer ensancha la imaginación”. Y ha añadido que también las familias deben animar a sus hijos, ya que “en un hogar en el que exista la costumbre de leer, ya sean libros ya sean periódicos, es más fácil que los jóvenes lleguen a sentir placer por la lectura”. En definitiva, ha recordado que “tenemos que poner todo nuestro empeño en formar lectores críticos”.
Esta semana se ha iniciado con la presentación de un documento básico con un diagnóstico sobre la realidad de la lectura en nuestro sistema educativo, y a partir del mismo se han desarrollado diversas ponencias y comunicaciones sobre aspectos concretos relativos a dicho tema. El catedrático de Educación de la Universidad de Harvard, Fernando Reimers, ha preparado dicho documento básico titulado Leer (comprender y aprender) y escribir para comunicarse, cuyo núcleo es un estudio de los factores fundamentales para promover la “capacidad comunicativa” de los escolares y, más específicamente, la lectura y la escritura. En el mismo analiza las prácticas pedagógicas, el papel del profesorado, la participación de la familia en el centro educativo y, en definitiva, las bases de una instrucción eficaz, tanto para la enseñanza de la lectura como para el paso crucial desde “aprender a leer” a “leer para aprender”.

Aprendizaje

El presidente del Grupo PRISA, Ignacio Polanco, ha manifestado que “la lectura es el resorte más importante del aprendizaje, y lo que da sentido a todos los recursos que aportan las tecnologías de la información y la comunicación”, mientras que el presidente del Grupo Santillana y director del encuentro, Emiliano Martínez, ha destacado la importancia de la lectura como “palanca de todos los aprendizajes”. Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), Álvaro Marchesi, ha asegurado que el reto es “conseguir que los alumnos elijan leer frente a otras opciones”.
El director del Centro de Altos Estudios Universitarios de la OEI, Alejandro Tiana, se ha referido al nivel de competencia lectora de los estudiantes españoles y, apoyándose en los datos de los informes PISA y PIRLS, ha dicho que es “insatisfactorio” pero no “desastroso”, pero ha reconocido que “no parece mejorar con el paso del tiempo”. También ha manifestado que las raíces del problema radican en una doble razón: la mentalidad escolar que asocia casi exclusivamente la lectura con el área de Lengua, y una insuficiente presencia de los distintos tipos de lectura (narraciones, descripciones, argumentaciones, tablas, gráficos, mapas, etc.) en otras materias.

Instrumento eficaz

La investigadora Catherine Snow, también catedrática de la Universidad de Harvard, ha insistido en esta idea con su ponencia “Leer para aprender”, en la que sostiene que el mayor reto educativo en este campo es asegurar que la enseñanza tome en consideración, desde el comienzo mismo del aprendizaje, todo el conjunto de habilidades que se requieren para hacer de la lectura un instrumento eficaz en la adquisición del saber. Y los escritores Francisco Rico y Fernando Savater han reflexionado sobre la aportación de la lectura en la formación de las personas y, más concretamente, sobre qué obras literarias y qué textos de información y pensamiento debería haber leído un estudiante al terminar sus estudios.
Con todas estas iniciativas, los promotores de esta Semana Monográfica han querido proponer un amplio análisis sobre los problemas de la competencia lectora que se plantean en el sistema educativo español, y sobre la necesidad de refuerzos, políticas y programas de fomento de la lectura. En definitiva, han planteado un profundo debate sobre “por qué y para qué leer; qué es la competencia lectora y cómo desarrollarla; qué se puede hacer para convertir el ejercicio lector en un instrumento eficaz del  aprendizaje; y, en fin, qué representa la lectura en nuestras vidas".

Mercedes Cabrera, rodeada por Fernando Reimers, Ignacio Polanco, Álvaro Marchesi y Emiliano Martínez.
arriba