Cabrera pide desterrar los azotes, cachetes y gritos en la educación de los niños

La titular del MEPSYD presenta la campaña del Consejo de Europa “Tus manos son para proteger" contra el castigo físico

Mercedes Cabrera y Amparo Valcárce, durante la presentación de la campaña, cuya imagen aparece junto a estas líneas. (Foto: Rafael Martínez)
Las principales cadenas de Televisión emitirán gratuitamente un anuncio titulado “Tus manos son para proteger, levanta la mano contra el castigo físico”, con motivo de la celebración del Día Universal de la Infancia, y dentro de la iniciativa que llevan a cabo el Ministerio de Educación Política Social y Deporte y el Consejo de Europa.

Madrid. M. GIRON
La ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, ha manifestado la necesidad de erradicar el castigo físico a los niños por considerarlo “el fracaso de la inteligencia en la educación”. “El azote, el cachete y el grito son formas ineficaces de educar”, según ha explicado durante la presentación ante los medios de comunicación de la campaña denominada “Levanta la mano contra el castigo físico”.
Esta iniciativa la desarrollan conjuntamente el Ministerio de Educación y el Consejo de Europa, e incluye la emisión difusión de un anuncio titulado “Tus manos son para proteger”, que difundirán gratuitamente las principales cadenas de televisión: TVE, Antena 3, Cuatro, Telecinco, La Sexta y las autonómicas de la FORTA.
Durante el acto de presentación de la campaña, en el que también estuvo presente la directora del programa europeo, Elda Moreno, la ministra destacó la importancia de erradicar de nuestro vocabulario frases como “la letra con sangre entra” o “una torta a tiempo evita muchos males”, insistiendo en que los poderes públicos y la sociedad en general asuman el compromiso de velar y proteger los derechos de la infancia.

Doble moral

El castigo físico es una “violación de los derechos del niño y una doble moral inaceptable: lo que no haríamos nunca a un adulto no deberíamos plantearnos hacérselo a un niño”, añadió.
Para la ministra, a los menores se les debe reprender, pero siempre con respeto a su integridad física. Los padres y adultos debemos tener autoridad sobre ellos, pero sin recurrir al cachete o azote. Los jóvenes deben aprender las reglas y cumplirlas, pero haciéndolo por propio convencimiento y de forma crítica. El diálogo y la negociación deben ser la forma adecuada de resolver los conflictos.
Cabrera apuntó también que la lacra de la violencia machista “puede tener que ver con el maltrato infantil”. Por todo ello, destacó que para “el Gobierno la lucha contra la violencia en todos los campos ha sido y es una prioridad”. En este sentido, recordó la labor del Congreso con la reciente aprobación de la reforma del artículo 154 del Código Civil, para controlar la violencia hacia los niños.
“Ya somos 18 los países que nos hemos aliado para impulsar medidas legislativas y de sensibilización y así desterrar comportamientos violentos y degradantes”, ha recordado la ministra, quien hizo mención a dos instrumentos clave en la erradicación de la violencia hacia los menores: El Plan Estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia 2006/2009, y el Observatorio de la Infancia.

Crecer respetando

Por su parte, Elda Moreno, directora del programa “Construir una Europa para y con los niños” del Consejo de Europa, señaló que los niños “no son mini-personas con mini-derechos”, y que al igual que les pedimos que crezcan respetando a los mayores “ya va siendo hora de que Europa crezca respetando a los niños”.
Moreno explicó que la mayoría de los padres confiesan recurrir a la violencia física cuando pierden el control de la situación o no encuentran otro medio de imponer la disciplina. No obstante, la práctica del castigo físico varía según los países, oscilando entre el 5% en Suecia y el 80% en Francia y República Checa. Casi todos aquellos que emplean el castigo físico con sus hijos, lo sufrieron en su propia infancia.
Igualmente, Moreno señaló que la campaña del Consejo de Europa no pretende culpabilizar a los padres, sino llamar su atención sobre la necesidad e interés de adoptar métodos no violentos.
La campaña europea pretende lograr la intervención de los países de la Unión, desde tres ángulos. “Perseguimos una reforma legislativa, para que se prohíban todas las formas de castigo físico; una sensibilización de la sociedad para asegurar el mantenimiento de la integridad de los más pequeños; así como una serie de reformas políticas encaminadas a conseguir estos objetivos”, recalcó la responsable del Consejo.

 

arriba