Las nuevas tecnologías y la escuela del futuro

El congreso ITWorldEdu (ITWE) reúne en Barcelona a 300 expertos
para debatir sobre el uso de las TIC en la enseñanza

 

La tecnología y la educación deben avanzar juntas para facilitar y mejorar la tarea de profesores y alumnos, según se ha puesto de manifiesto durante el congreso ITWorldEdu (ITWE) celebrado en Barcelona. También se ha debatido sobre la necesidad de promover en los centros docentes un “aprendizaje activo”, cambiar los modelos de formación y actualización del profesorado, y transformar Internet en una red de trabajo para realizar actividades y no sólo consultas.

A la izquierda, el profesor de la Universidad Jaume I de Castellón, Jordi Adell. Sobre estas líneas, el representante de la OCDE, Francesc Pedró. (Foto: Rafael Martínez)
Madrid. G. A.
La Fundació Joan XXIII ha organizado la primera edición del congreso ITWorldEdu (ITWE), que durante tres días ha reunido en Barcelona a 300 directivos y profesionales de los sectores de las nuevas tecnologías y la educación. Su principal objetivo ha sido “promover el papel decisivo de la enseñanza y el aprendizaje en la sociedad del conocimiento, mediante la innovación tecnológica en sus diversos ámbitos de funcionamiento”. Y también ser “el primer gran punto de encuentro hacia la excelencia de la tecnología educativa”.
Durante la apertura de este encuentro, el presidente de la entidad organizadora, Josep Menéndez, ha desatacado la necesidad de que la tecnología y la educación avancen juntas, para lograr unos objetivos comunes y soluciones tecnológicas que ayuden al sector educativo a mejorar. Por su parte, la directora ejecutiva de SMART Technologies, Nancy Knowlton ha impartido la primera conferencia plenaria del congreso, y ha destacado la gran importancia, tanto de los alumnos como del profesorado, en el sistema educativo. Por ello, ha dicho que las nuevas tecnologías tienen que estar encaminadas a facilitar y mejorar la tarea de esos dos grupos.

Cambio pedagógico

El director de la Oficina de la Tecnología y la Innovación Educativas del MIT, Vijay Kumar, ha pronunciado una conferencia en la que ha resaltado la gran oportunidad que representan las nuevas tecnologías para transformar el método educativo tradicional. Pero también ha advertido del peligro que puede suponer pensar que con el cambio tecnológico se llega inmediatamente al cambio pedagógico del profesorado, “uno de los temas más importantes que tendrá que afrontar el sistema a partir de ahora”. También se ha referido al concepto de “Educación Abierta” basada en compartir los conocimientos, que abre “un nuevo abanico de posibilidades para todos los pedagogos”. Además, ha afirmado que los centros docentes tienen que dar un giro hacia el “aprendizaje activo”, porque “las clases magistrales ya no tienen razón de ser”.
Por su parte, el profesor de Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación, de la Universidad Jaume I de Castellón, Jordi Adell, ha centrado su ponencia en el concepto de “Educación 2.0” como “la formación para un mundo en el que las TIC ocupen un papel fundamental en todos los ámbitos”, y ha manifestado que “hay que formar con las TIC, no aprender las TIC”. También ha recordado que “ya no se aprende solamente dentro de las cuatro paredes que conforman un aula, sino que el espacio de aprendizaje se ha ampliado y está formado por todo el mundo”. Por ello, los modelos de transmisión tradicionales ya no tienen cabida, y la explicación oral ha dejado de ser el método pedagógico por excelencia. El profesorado tiene que buscar actividades auténticas que tengan sentido para los alumnos”.

Alumnos críticos

Según Jordi Adell, “el profesorado tiene que enseñar a los alumnos a buscar la información, analizarla y ser críticos con la misma, para que la integración de las TIC en las aulas sea una realidad”. También cree que “Internet se tiene que transformar en una red de trabajo, y es necesario que los alumnos conciban este espacio como un lugar para hacer actividades, no de consulta. Tenemos que ser conscientes de que para las nuevas generaciones Internet es una extensión de la vida real” y, por todo esto, “las escuelas tendrían que replantearse sus objetivos. Ya no se tienen que centrar en cómo enseñar, tienen que preocuparse de saber de qué manera aprenden los alumnos”.
También ha intervenido en las sesiones de este congreso el gerente del  Centro para la Investigación e Innovación Educativas de la OCDE, Francesc Pedró, quien ha denunciado la poca utilización de las nuevas tecnologías en el mundo de la enseñanza. Ha dicho que “es muy importante que las escuelas hagan ver a los políticos que hay que progresar no tanto en las materias, sino en los valores educativos”, aunque ha añadido que “tiene que haber una reforma curricular para garantizar la utilización de las TIC en las aulas”. Por último, se ha referido a la seguridad en la red, porque “las familias piensan que los chicos están seguros porque se encuentran dentro de casa, pero Internet es muy peligrosa y, por eso, los niños necesitan un acompañamiento adulto durante el período de inmersión tecnológica”.

Nuevas generaciones

El director del CETEI-Fundació Joan XIII, Miguel Ángel Prats la leído las conclusiones de estas jornadas, y ha advertido que el actual sistema de enseñanza-aprendizaje quizás olvida a menudo las herramientas, los lenguajes y los espacios que le son más propios a las nuevas generaciones de niños y adolescentes. También ha señalado que “las tecnologías aportan un pretexto y una excusa de cambio”, y hay que “cambiar los modelos vigentes de formación y actualización profesional del docente, por otros basados en el acompañamiento y la tutorización”.
Según Miguel Ángel Prats, hay que permitir que el alumnado pueda “construir, comunicar, conectar, colaborar y compartir socialmente el conocimiento, dada la elevada pericia instrumental de las herramientas tecnológicas y el alto nivel de motivación que tienen”. En su opinión, se observa “un progresivo interés” por modalidades formativas on-line, “que permiten generar y crear entornos de simulación como facilitadores de un proceso de enseñanza-aprendizaje basado en la resolución de problemas”. Y la FP se presenta como “una etapa donde está emergiendo una variedad más rica de modalidades formativas que combinan la presencia y la distancia”.


arriba