Premio ONCE para un proyecto que facilitará la movilidad de los discapacidatos visuales
La tecnología GPS permitirá a los invidentes recibir información a tiempo real sobre trenes y autobuses en sus teléfonos móviles

Madrid. a ONCE ha otorgado su Premio Internacional de I+D a un proyecto desarrollado un equipo de investigadores asturianos, cuyo objetivo es facilitar el uso del transporte público a las personas con discapacidad visual. La entrega de este galardón, dotado con 240.000 euros, se ha realizado en el Centro de Investigación, Desarrollo y Aplicación Tiflotécnica (CIDAT) de la ONCE, durante un acato presidido por la ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera.
El proyecto galardonado en esta V edición de los Premios de la ONCE se denomina “Shinobu”, y consiste en un asistente de navegación que mantiene en contacto el móvil y los servicios públicos de transporte, de forma que las personas ciegas puedan recibir la información en su propio teléfono en tiempo real, y escoger la mejor ruta para desplazarse de un punto a otro. Para ello, el usuario deberá indicar en primer lugar la calle y el número al que desea ir y, una vez procesados los datos, el dispositivo le indicará el camino por el que tiene que ir para llegar a su destino, así como el medio de transporte más apropiado que ha de coger, el lugar exacto en el que debe bajarse, etc.
Para ello, se deberá instalar en los vehículos de transporte público una “baliza de geolocalización” que, según los científicos asturianos, no costará más de 60 ó 70 euros. Cuando un tren o autobús se esté acercando a la parada, emitirá una señal para informar al usuario de su llegada. En definitiva, el dispositivo del proyecto premiado controlará los recursos del sistema de posicionamiento GPS con los sistemas de información de los transportes en trenes y autobuses, de manera que la información se ofrezca de forma inmediata a la persona ciega en su propio teléfono móvil. Este proyecto ha competido con otros 59 trabajos procedentes de 18 países y 4 continentes, y estará preparado para ser comercializado en año y medio.

Impulso tecnológico. La ONCE concede estos premios, de carácter bienal, para impulsar tecnologías en las áreas de ingeniería, inteligencia artificial, informática, telecomunicaciones, tecnología micro y nanotecnología, “que faciliten la integración de personas ciegas o con deficiencia visual, y que permitan corregir o superar limitaciones relacionadas con esta capacidad”. Porque según ha indicado su presidente, Miguel Carballeda, “queremos disfrutar de los avances tecnológicos igual que nuestros conciudadanos”, y de los que se trata es de “mejorar la calidad de vida y la igualdad de oportunidades de mucha gente”.
Por su parte, la ministra Mercedes Cabrera ha manifestado que “trabajar por una sociedad accesible es contribuir a la autonomía personal de los discapacitados, y contribuir a la construcción de un mundo en el que todas las personas tengan igualdad de derechos”. También ha anunciado que se departamento va a promover que en la próxima revisión del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española se incorpore la palabra “tiflotecnología”, para definir los avances tecnológicos relacionados con las personas ciegas.

Ley de la Ciencia llegará al parlamento a principios de 2009

Cristina Garmendia destaca el papel que deben tener las políticas de ciencia e innovación para combatir el cambio climático

Madrid. El articulado del borrador de la futura Ley de la Ciencia estará ultimado el próximo mes de diciembre, con el fin de iniciar su trámite parlamentario en los primeros meses de 2009, según ha anunciado la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, tras su intervención en la Comisión Mixta no permanente del Congreso y el Senado para el Cambio Climático. Ha recordado que su departamento ha elaborado un primer proyecto a partir de las aportaciones de más de 400 personas, entre ellas representantes de todos los grupos políticos, y que todavía está abierto a las sugerencias que quieran formular los interesados a través de la web de este ministerio.
La ministra ha desatacado el papel “importantísimo” y el impacto positivo que deben tener las políticas de ciencia e innovación en la lucha contra el cambio climático, y ha desatacado las “muy buenas” capacidades científicas que hay en nuestro país y la importancia de la actividad empresarial en la “concienciación” sobre los efectos del calentamiento global. También ha avanzado que en todas las políticas de la futura Ley estará presente este tema, porque las actuaciones en I+D+i son “esenciales para elaborar propuestas sobre este reto globalizado”.

Avance importante. Cristina Garmendia ha celebrado que durante los últimos años España ha avanzado “de manera muy importante en la conexión entre la política científica y tecnológica y otras políticas sectoriales, como es el caso del cambio climático”, pero ha insistido en el “papel crucial que tiene el conocimiento científico y la innovación tecnológica en ese desafío”. También ha explicado que la Estrategia Española de Cambio Climático y Energía Limpia, aprobada en Consejo de Ministros el 2 de noviembre de 2007, pretende fomentar ese tipo de energía como factor de lucha contra el calentamiento global. Para ello, el Gobierno ha dotado ese área con 170,9 millones de euros para el presente año, en el marco del nuevo Plan Nacional de I+D+i.
Ha asegurado además que, incluso en un contexto de crisis económica mundial, no se puede permitir que un recorte presupuestario incida en un problema “global y tan importante” como es el cambio climático. Según Cristina Garmendia, “ningún país puede permitirse quedarse al margen de esta reflexión, y todos tienen que poner todos sus esfuerzos en intentar contribuir y ejemplarizar de una manera global que éste es el camino para tener un mundo más sostenible”.
Por último, ha anunciado que el Instituto de Investigación sobre Cambio Climático se instalará en el Pabellón de España de la Expo 2008 en Zaragoza, y estará constituido formalmente en el primer semestre del próximo año. Permitirá reforzar las capacidades en los ámbitos de investigación que cuentan con menos recursos, atendiendo entre otras necesidades al conocimiento científico que precisan las administraciones públicas españolas para diseñar políticas de mitigación y adaptación a dicho fenómeno.

El Senado reclama medidas para mejorar la comunicación entre científicos y ciudadanos

Madrid. Pleno del Senado ha aprobado recientemente por unanimidad una moción impulsada por el PSOE, por la que se insta al Gobierno a elaborar, a través del Ministerio de Ciencia e Innovación, un manual estándar de comunicación de la ciencia y la tecnología para su uso por los gabinetes de comunicación científica. Su principal objetivo es que dicha información llegue de manera más clara y accesible al resto de la población, para mejorar la comunicación entre los científicos y los ciudadanos.
El Senado ha pedido al Ejecutivo que continúe, de manera permanente, la realización de “acciones orientadas a la comunicación de la ciencia, en colaboración con las comunidades autónomas, organismos públicos de investigación, universidades y demás organismos científicos financiados con fondos públicos”. Y que, de manera coordinada, ofrezca “servicios de formación y auditoría de comunicación, evaluación de programas de comunicación científica, en la línea de los ya existentes en algunos programas de grado, máster y postgrado, y también de buenas prácticas en materia de comunicación de la ciencia y estudios, encuestas y encuentros relacionados con la comunicación” en este ámbito.
El senador socialista y promotor de la moción, Mario Bedera, ha dicho que su iniciativa está relacionada con el “conocimiento científico cívico”, o captación de la ciudadanía para que sea más consciente de la incidencia de la ciencia y la técnica en los aspectos comunes de la vida diaria. Ha advertido que los medios de comunicación no siempre tienen especialistas en esta materia, por lo que hay que proporcionarles “las herramientas necesarias” para que puedan divulgar correctamente esos contenidos. En definitiva, cree que hay que “establecer medidas más directas que favorezcan, además de la divulgación, la comunicación entre científicos y ciudadanos”.

Oviedo tendrá un centro de referencia en investigación sobre la leche

Madrid. La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, el presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, el del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Rafael Rodrigo, y el rector de la Universidad de Oviedo, Juan Vázquez, han firmado un convenio de colaboración para la creación del Centro Nacional de Competencia de la Leche, que se ubicará en la capital asturiana y será “un lugar de referencia para este tipo de investigaciones”.
El presidente del CSIC ha desatacado la importancia de este convenio ya que, en su opinión, el futuro Centro permitirá a los científicos españoles liderar la investigación en esta área, y “potenciará su relación con las asociaciones y empresas del sector, lo que les permitirá estar a la vanguardia de las necesidades, y mejorar la transferencia de los estudios y los resultados que generen”. El principal objetivo de esta nueva institución es desarrollar proyectos de investigación sobre distintos aspectos de la leche y los productos derivados de la misma, aumentar la competitividad del sector lácteo español, y convertirse en un centro de referencia para este tipo de investigaciones.
El acuerdo contempla la posible incorporación al Centro de científicos y grupos de investigación de institutos y otras instituciones universitarias, junto a profesores y expertos del CAIC y de la universidad ovetense. Así, uno de sus principales objetivos es fomentar la relación entre su personal y el de otros organismos especializados en áreas similares, y promover la cooperación internacional en este campo. En la primera fase de creación del centro, que se prolongará durante un año, el proyecto estará dotado con una inversión de 500.000 euros, que se realizará a través del CSIC y de la Fundación para el Fomento en Asturias de la Investigación Aplicada y la Tecnología.

 
Mercedes cabrera ha anunciado que el Diccionario de la Lengua Española incorporará la palabra “tiflotecnología”, para definir los avances tecnológicos relacionados con las personas ciegas. (Foto Rafael Martinez)
arriba