Contar con los profesores

Los sindicatos piden mayor reconocimiento social a la tarea de enseñar
con motivo del “Día mundial de los docentes”

Los sindicatos de enseñanza españoles celebran conjuntamente el “Día mundial del docente”, ocasión que han aprovechado para pedir el reconocimiento social a la tarea que desarrollan los profesores. Y también para reclamar mayores inversiones públicas para la enseñanza, un Estatuto que establezca una auténtica promoción profesional, mejoras laborales y salariales, y mejores dotaciones económicas y humanas para los centro.
"Los docentes sí cuentan” es el lema del cartel y la campaña que desarrollan los sindicatos españoles este año para celebrar el Día Mundial del profesorado.

Madrid. G. A.
Los sindicatos ANPE, CC.OO, CSI-CSIF, FETE-UGT, FSIE y USO han vuelto a pedir a toda la sociedad “el reconocimiento de la tarea que lleva a cabo el profesorado” según manifiestan en un comunicado conjunto que han difundido con motivo de la celebración, el 5 de octubre, del “Día mundial de los docentes”. Estas organizaciones reclaman a los políticos, familias, agentes sociales y medios de comunicación que reconozcan la importancia de la labor que “todos los días, en millares de aulas”, realizan los enseñantes. Y exigen a las administraciones educativas “un esfuerzo en el desarrollo de los programas de formación del profesorado”.
Todos estos sindicatos llevan tiempo reclamando a los distintos gobiernos un aumento de la inversión pública en educación hasta llegar al 7% del PIB, y han exigido igualmente un Pacto de estado para que la enseñanza quede al margen de los vaivenes y la alternancia política. Junto a ciertas mejoras laborales y retributivas y mayores dotaciones económicas y humanas para los centros, han pedido también un Estatuto del profesorado y una carrera docente que permita una auténtica promoción profesional.

Homenaje

Según recuerdan estas organizaciones, en el año 1993 la Internacional de la Educación (IE) y la UNESCO declararon el 5 de octubre “Día mundial de los docentes”, como “homenaje al papel central que el profesorado representa en la educación de las generaciones jóvenes y en el desarrollo de los países”. Y también como “reconocimiento de la contribución vital que supone la docencia para los niños y niñas, jóvenes y personas adultas, durante todo ese largo proceso de aprendizaje que es la vida”.
Estos sindicatos consideran que “la educación es un bien común, un compromiso social que distingue y marca el progreso de un país”. Advierten que hacen falta 18 millones de docentes más en todo el mundo para alcanzar el objetivo de escolarización universal en la enseñanza privada en el año 2015. Y afirman que “la escasez de docentes suficientemente cualificados es uno de los obstáculos para la consecución de este objetivo en muchos países y, por ello, las actividades previstas por la IE para este año 2008 se centran en la formación del profesorado, imprescindible para una educación de calidad”.

Denuncias

La Confederación de STES-I también comparte estas reivindicaciones y se ha sumado al manifiesto “Los docentes sí cuentan”, elaborado para la celebración de este año por la IE. Pero no ha suscrito el comunicado de los demás sindaicatos porque en el mismo “no se reivindica la escuela pública como la mejor forma de extender la educación para todos”. Además, quieren aprovechar esta celebración para denunciar, una vez más, “las políticas privatizadoras y el abandono de la enseñanza pública que realizan algunas administraciones educativas, y la consiguiente desregularización y empeoramiento de las condiciones de trabajo del profesorado, lo que está ocasionando conflictos educativos en distintas comunidades autónomas.
Asimismo, han querido aprovechar esta celebración para denunciar igualmente que “el Gobierno español no constituye la Mesa Sectorial de Educación, órgano de representación de los cerca de 430.000 profesores de la enseñanza pública en el conjunto del Estado”. Según los STES-I, el hecho de no haberse creado todavía dicho órgano, cuando hace casi un año y medio que se aprobó el Estatuto del Empleado Público, “supone un grave e injustificable retroceso democrático en la gestión de las condiciones laborales de este importante colectivo de trabajadores, pues la Mesa venía funcionando con la legislación anterior a ese Estatuto”

.
arriba