Espejos del pasado

El Ministerio de Cultura reaviva nuestra memoria histórica dando libre acceso a la colección de imágenes contenidas en el Archivo Rojo

Están clasificadas y tienen en sí mismas claves esenciales de la vivencia social de nuestra Guerra Civil. Han estado en el olvido y vuelven digitalizadas en el portal del Ministerio de Cultura de Archivos Españoles en la Red. Imágenes del Archivo Rojo: escenas de vida, edificios, industrias, carteles, y, sobre todo, escenas de guerra y muerte que son la historia narrada gráficamente de una rota sociedad.

JULIA FERNÁNDEZ
“¿Quién era aquel teniente coronel cerebro y clave de la Defensa que, sin alzar la voz, con gesto tan mesurado como enérgico, fue capaz de dominar la caótica situación? –escribe el historiador Tuñón de Lara, en el prólogo al libro escrito por el general  Vicente  Rojo,  Así

fue la defensa de Madrid; y responde:- Era Vicente Rojo, valenciano de nacimiento, huérfano de militar; había realizado brillantes estudios en la Academia de Infantería de Toledo, obteniendo su despacho de segundo teniente en 1914, a los 19 años. A esa Academia volvería como profesor de táctica en 1923 y en 1931 sería nombrado jefe de Estudios de la misma. Al siguiente año entrará a en la Escuela Superior de Guerra, donde obtendrá el diploma de Estado mayor. Agregado después al Estado mayor Central, le sorprende en ese destino la sublevación de julio de 1936. Para Vicente Rojo, que no tiene filiación política, la opción no es dudosa; fiel a su palabra y a su deber profesional, está con el Estado republicano”.
Este es, el jefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Madrid y responsable del plan de protección de la ciudad, una vez trasladado el Gobierno republicano a Valencia, Alfonso Rojo, el serio y valiente militar que da nombre al Archivo que estos días vuelve a dar imágenes vivas al espejo de la memoria histórica social.

Realismo impactante

Configurado a instancias de la Junta de Defensa de Madrid como Fondo propagandístico para denunciar, especialmente en el extranjero, los desastres de la Guerra Civil, el Archivo Rojo tuvo como autores a fotógrafos autorizados por el Ministerio de Propaganda. Aunque fundamentalmente centrado en Madrid, contiene imágenes de algunos acontecimientos anteriores de gran relevancia, como la sublevación de Jaca de 1930 o los sucesos de Asturias de 1934. En su portal (pares.mcu.es) queda advertido que “No puede olvidarse que el Archivo Rojo es un fondo gráfico cuyo hilo conductor es la guerra más cruel vivida en nuestro país. Por ello, la crudeza y el realismo de algunas de las imágenes pueden impactar negativamente al ser visionadas. No obstante , retirar dichos testimonios supondría, por una parte, obviar los aspectos más estremecedores de nuestra Guerra Civil y, por otra, alterar la unidad de conjunto, razones por las cuales se presenta completo y sin alteraciones de ningún tipo”.  

Singular y abierto

El proyecto ahora hecho realidad de hacer este fondo accesible a los ciudadanos, se ha llevado a cabo, por parte del Archivo General de la Administración, haciendo una labor inicial de descripción, en la que se ha trabajado con las descripciones iniciales contemporáneas a la creación del archivo y, posteriormente, una digitalización de las imágenes. Su carácter excepcional, y de especial interés para los ciudadanos, decidió al Archivo General de la Administración a crear un destacado en la página de los Archivos españoles, que posibilitara el encuentro con las imágenes a cualquier ciudadano sin conocimientos específicos en documentación.
Compuesto en la actualidad de 3.051 imágenes, se  encuentra estructurado en veintinueve categorías temáticas o descriptores principales –Edificios y lugares destruidos por aviación y artillería, Escenas de dolor, Armas y material de guerra, Enseñanza, cantinas escolares, guarderías...- que, en algunos casos, se han subdividido en otros niveles de descripción que permiten una mayor precisión en la búsqueda.
De manejo fácil para alguien no experto en archivos o informática, el acceso a cada una de las categorías se consigue haciendo clic sobre su título y, más adelante, pinchando sobre los iconos, se llega a las imágenes que aparecen en un tamaño adecuado para su consulta.

Recuerdo y homenaje

“Hay una serie de elementos que confieren al Archivo Rojo una especial singularidad –nos comenta Elena Cortés Ruiz, Jefa de la Sección de Reproducción de Documentos del Archivo General de la Administración y encargada de la coordinación del Archivo Rojo-: en primer lugar, las imágenes están montadas en marcos de cartón, en cuyos reversos se incluye información relevante, tanto del contenido de la fotografía, como de su autor, fechas, clichés, etc... En segundo lugar, se organizó siguiendo unas categorías temáticas muy precisas, que permiten un acceso rápido e intuitivo a las fotografías. Hemos abierto la posibilidad de que los ciudadanos aporten información supletoria a las imágenes y el resultado ha sido extraordinario. El primer día que estuvo disponible el fondo como destacado en la página de Archivos Estatales, se recibieron más de 3.000 correos aportando información. Actualmente estamos trabajando en la verificación de los datos que nos han aportado”.
Ocultado y utilizado durante el franquismo como instrumento de represión de las ideas políticas, las imágenes del recuperado para todos Archivo Rojo nos acercan hoy más al recuerdo y homenaje de las víctimas inocentes de la guerra, a la reafirmación de los lazos de convivencia política y social recogidos en el espíritu de la Constitución de 1978, que a un escenario de causas dolorosas irresueltas.

 

arriba