En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@mec.es

 
     
   

Escuelas de verano para profesores

La necesidad de una formación adecuada para atender la mayor complejidad de la población escolar, además de asumir nuevas competencias profesionales, anima a los profesores de todos los niveles de la enseñanza a realizar actividades de formación durante las vacaciones.
Desde cursos en universidades, hasta las escuelas de verano organizadas por los movimientos de renovación pedagógica, numerosos docentes aprovechan el periodo estival para participar en estos programas de actualización didáctica y científica. Educación para la salud y medioambiental, desarrollo sostenible, convivencia en las aulas, atención a la diversidad, orientación, tutoría y funcionamiento de los centros son algunos de los temas que configuran una oferta elevadísima de cursos y talleres.
No obstante, en los últimos años las demandas de los profesores van encaminadas a las tecnologías de la información y la comunicación, el aprendizaje de idiomas, la relación maestro/alumno, la resolución de conflictos, la interculturalidad y, concretamente este último año, la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía.
Además de la oferta de distintas organizaciones públicas y privadas, el Ministerio de Educación, Política Social y Deporte, a través del Instituto Superior de Formación del Profesorado, organiza y financia 40 cursos de verano para profesores en ejercicio, que se celebrarán en las Universidades Menéndez Pelayo, de Educación a Distancia, Complutense de Madrid, de Castilla y León y Patrimonio Nacional. Las ayudas se destinan a cubrir los gastos de matrícula, alojamiento y manutención.
En definitiva, lograr una enseñanza de calidad implica el esfuerzo de todos los sectores de la comunidad educativa y especialmente del profesorado, que debe adaptarse a los continuos cambios de la sociedad actual.

Francisco Pérez de la Torre
Guadalajara.

 
     
   

Vacaciones de calidad

Abuelos, canguros, colonias o campamentos urbanos, cualquier solución es buena para “colocar” a los niños cuando comienza el largo periodo vacacional. Los alumnos españoles disfrutan de las vacaciones más largas de la Unión Europea, sólo superados por Italia. Padres, profesores y otros sectores de la comunidad educativa son conscientes de que este periodo debería acortarse o bien distribuirse a lo largo del año.
En cualquier caso, los expertos en educación se muestran partidarios de evitar que los niños “no hagan nada” durante mas de dos meses y medio, sino que el tiempo de ocio debe llenarse con un contenido pedagógico, pero que resulte atractivo.
Mantener los colegios abiertos en junio, julio y las primeras semanas de septiembre es una opción que han puesto en marcha algunas administraciones educativas. Durante este periodo, monitores y expertos en ocio y tiempo libre desarrollan un programa que conjuga el entretenimiento con algunas actividades escolares.
De igual modo, una estancia de quince días en un campamento de verano resulta muy recomendable, ya que los niños tienen la oportunidad de desarrollar habilidades sociales.
No obstante, los padres debemos procurar pasar mas tiempo con nuestros hijos en verano, para jugar, hablar, realizar excursiones o visitas culturales, pero también reservar un tiempo diario a la lectura y al repaso de otras materias, de forma que no olviden los conocimientos adquiridos durante el curso.

María Dolores Ruiz Jiménez
Majadahonda (Madrid). 

 
       
arriba