Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

Ha salido “El segundo andamio”

El Centro Sociolaboral Casetas, de Zaragoza, edita un periódico educativo como vehículo de integración intercultural en el aula

La diversidad en el aula es un fenómeno que para muchos supone una dificultad añadida a la tarea del docente en el desarrollo de las clases. Para algunos es más fácil y mejor para todos que todo el alumnado sea uniforme, sin
problemas ni dificultades. Para el equipo de docentes del Centro Sociolaboral Casetas de Zaragoza, más concretamente para el grupo de Garantía Social, esta percepción no es así, y desde esta percepción han acometido una experiencia vinculada a la creación y edición de un periódico educativo intercultural.

La idea de crear y fundamentar nuestra programación educativa en un periódico educativo intercultural surgió de la propia necesidad de integrar la diversidad del alumnado existente en el aula. Dada la tipología del alumnado (alumnos de Garantía Social: alumnos en riesgo de exclusión social, por diferentes razones y problemas sociales, culturales, académicos,  familiares,  etc...)  y  su

falta de vinculación a la zona, debido al origen de éstos, el periódico pretende ser un vehículo, en el que desde la atención a la diversidad, se lleve al conocimiento entre los alumnos y con el entorno, mediante metodologías grupales favoreciendo la cooperación. Con ello pretendemos profundizar en el conocimiento de otras culturas, costumbres, tradiciones y modos de vida mediante la prensa y mas concretamente, del periódico.
La prensa, como medio de comunicación puede ser el vehículo ideal de transmisión de ideas. Así que, al mismo tiempo que profundizamos en la comprensión de toda la pluralidad cultural de nuestro centro, aprendemos a conocer los mecanismos de elaboración de un periódico.
La integración, en el sentido más amplio, partiendo del conocimiento de la propia identidad cultural para fomentar la autoestima y el enriquecimiento de todo el alumnado del centro, es el eje vertebrador del proyecto. La escuela y los medios de comunicación están íntimamente ligados, ni unos ni otros pueden desligarse de la sociedad que les rodea.
La prensa, dentro de estos medios, es un instrumento informativo orientado a la lectura y a la observación de imágenes, con lo que es conveniente abordarlo en el aula para conseguir nuestros objetivos. Los medios de comunicación en el aula favorecen los conocimientos de la realidad que nos rodea, y no debe sorprendernos que cada día sea mayor su protagonismo en la escuela, bien como contenido curricular, bien como recurso didáctico o bien como portavoz de la comunidad educativa.
Para situar el proyecto educativo del periódico “El segundo andamio”, debemos primeramente situar el contexto en el que nos movemos. Nuestros alumnos en este curso en el Centro Sociolaboral Casetas de Zaragoza han sido de muy diversa procedencia: dos brasileños, un suizo, un ecuatoriano, dos colombianos, un marroquí, un argelino, un alumno gitano, que junto con tres españoles completan la riqueza cultural de nuestra clase. Ante esta amalgama de nacionalidades, procedencias y pensamientos, la idea de aunar todo en un conjunto en el que cada uno conservara y respetara las peculiaridades de todos, nos sedujo desde el principio.
En numerosas ocasiones, nosotros los docentes nos quejamos de la falta o ausencia de materiales para trabajar esta enorme diversidad, y esta queja no nos deja ver que los propios alumnos y sus vivencias son los mejores recursos para analizar y enriquecernos con la diversidad. Con este precepto, pusimos en marcha la idea convertida en proyecto del periódico intercultural.

Módulo de Formación Básica

Desde el módulo de Formación Básica, que engloba las tres asignaturas eminentemente académicas (área de Lenguaje, de Matemáticas y Socio-Natural) de la Garantía Social, se estructuró todo el eje vertebrador del proyecto.
La tipología del alumnado condiciono y marco la programación didáctica, desde el punto de vista organizativo del desarrollo del curso. A priori, este tipo de alumnos, provienen de entornos muy desfavorecidos, y poco dados al estudio regulado y académico, el propio estudio teórico no es nada motivante y siempre se decantan por actividades más prácticas y manipulativas, pues con esta idea se propuso al grupo-clase la realización, elaboración y distribución de nuestro periódico.
Quisimos simular que nuestra clase era la rotativa y redacción de un periódico, con un objetivo muy claro: trabajar en grupo, cooperando, como lo tendrían que hacer una vez que terminara su formación en el centro y se incorporaran al mundo laboral, en sus prácticas a empresas. Como docentes, nuestros objetivos propuestos no aspiraban a ser inaccesibles e inalcanzables, convirtiendo nuestra programación en una mera lista de objetivos y contenidos sin sentido, en todo momento estuvieron ajustados a la realidad de nuestra aula, que no era otra que un grupo de alumnos que habían perdido la motivación necesaria para continuar con sus estudios en la educación reglada.
En el área de Lengua perseguimos la idea de que comprendieran textos orales y pudieran resumir los aspectos más importantes de su contenido, sabiendo interpretar y descifrar el “contenido oculto”, en cualquier acto de comunicación, también buscamos el trabajo encaminado a elaborar textos escritos, utilizando correctamente procedimientos básicos de ortografía y caligrafía (márgenes, puntuación, nexos, etc...). Las actitudes adquirieron la misma importancia al intentar que participaran  de forma ordenada y organizada en situaciones de comunicación oral/ debates (escuchar, respetar el turno y opiniones contrarias, participar...) al igual que valoraran  la importancia de la lectura y las técnicas apropiadas para la misma.

Objetivos

En el área Socio-Natural, los objetivos que perseguíamos eran muy claros, y todos seguían la senda del conocimiento del entorno más cercano, sin olvidar el trabajo desde la higiene y el cuidado personal.
Con los objetivos claros y adaptados a las necesidades del grupo-clase, el siguiente paso en el proceso previo al trabajo en el aula fue la distribución y organización de los alumnos. Desde el comienzo del trabajo, se pretendió que fuera una publicación exclusivamente realizada por los propios alumnos, que ellos fueran los auténticos protagonistas y artífices del periódico, todo el trabajo debía salir de ellos, y por consiguiente ellos mismos decidirían sobre las cuestiones a tratar. La organización de los grupos de trabajo quedo definida en la primera Asamblea de “El segundo andamio”, quedando establecido un sencillo organigrama, con el que estaríamos todo el curso trabajando,  con los siguientes estamentos: se decidió en Asamblea, la existencia de dos directores del periódico, con el fin de ser los últimos responsables de la publicación y salida a tiempo de cada ejemplar. También, se decidió que hubiera un responsable de la fotografía y las ilustraciones, y que el resto de la clase fuesen reporteros.
Organizado el trabajo, quedaba establecer la línea a seguir. Aprovechando que para este curso, era Don Quijote, quien nos iba a guiar durante todo el curso, convirtiéndolo en nuestra pieza clave para nuestro aprendizaje en clase, decidimos utilizarlo como logotipo y principal objeto de estudio. Para ello, varias de las secciones del periódico girarían entorno a él.
Las rutinas de trabajo estaban muy claras: mediante Asambleas-reuniones semanales de la Redacción del periódico discutíamos sobre la temática de nuestro periódico quincenal, nos queríamos hacer eco de las numerosas actividades del centro y darles forma bajo un mismo formato temático. Así pues, hubo números dedicados a las Tecnologías de la Información, aprovechando que trabajamos el uso y creación de blogs; números dedicados a la prevención de riesgos laborales aprovechando la celebración de la I Semana de la Seguridad Laboral, organizada por nuestro grupo también; números dedicados a la figura exclusiva del Quijote, y un largo etcétera hasta cumplir 14 números del periódico, convirtiéndose en una publicación esperada por todo el centro.
Los resultados han sido muy satisfactorios, hasta el punto de demandar por parte del alumnado que la salida del periódico no fuera quincenal, sino semanal. El método de trabajo combinativo entre las Tecnologías de la Información y Comunicación (uso del ordenador, manejo de programas informáticos, uso de editores de video y maquetacion, Internet como recurso educativo, webquest,etc) y  el trabajo codo con codo, preguntando, participando, observando, aprendiendo, ha supuesto todo un éxito de formación, como así muestran las hojas de observación utilizadas para medir el grado de aprendizaje y compromiso. El nivel de motivación alcanzado ha sido superado con creces con lo esperado, ya que eran los propios alumnos quienes pedían seguir con la actividad día tras día. Todo esto nos lleva a pensar que el uso del periódico en el aula, pero siempre mediante actividades integradoras y cooperativas, puede ser una gran herramienta de trabajo en clase, con la que conseguir unos niveles de aprendizaje muy altos. Además supone un aliciente para la renovación metodológica y curricular, acerca cada día a  la escuela la actualidad inmediata, de manera que ayuda a hacer realidad el principio de que la escuela debe educar para la vida y en la vida y remite a los alumnos a contrastar sus visiones y puntos de vista sobre temas reales y de interés.

Diego Arroyo Murillo
Maestro de Educación Primaria

 

arriba